También te puede gustar

Cuento de Frank Ruffino: La sentencia

A Laureano Albán Rivas El hombre estaba solo,