También te puede gustar

Segunda carta abierta a Rubén Hernández y de paso a otros de similar tendencia

Lo suyo, señor Hernández, realmente se para el