Fidel: Partió uno de los últimos grandes líderes de la historia contemporánea

Fidel: Partió uno de los últimos grandes líderes de la historia contemporánea

- enSin categoría
4
El líder sudafricano Nelson Mandela y Fidel Castro. Foto Cubainsider

Fidel Castro Ruz (1926-2016), el líder revolucionario y político cubano que trascendió con creces las fronteras de su isla caribeña, es alguien que más allá de sus virtudes y sus limitaciones, como todo ser humano, se convirtió en el faro de las esperanzas de millones de oprimidos en todo el mundo y contribuyó, de manera decisiva, a derrotar el apartheid sudafricano, apoyando a Nelson Mandela y el Congreso Nacional Africano, en los momentos más duros y difíciles de aquella lucha.

Cierto, durante el largo proceso político a que dio lugar la revolución cubana hubo represión y hasta injusticia manifiesta hacia los disidentes (jamás de las dimensiones que le atribuyen sus detractores oficiosos), ese es el problema de las revoluciones al querer cambiar la realidad y tener enemigos tan formidables, además de perversos como el imperio yanki, no logran actuar con la misma seguridad de quien cuida el inmobiliario de una cristalería, además de que como seres humanos y meras creaturas de un proceso histórico estamos expuestos a cometer grandes errores y hasta injusticias, quien no actúa ni arriesga nada, jamás se equivoca.

El recién fallecido Fidel desafío a todos vientos y fuerzas planetarias e hizo grande a su isla. En Costa Rica, tenemos gracias a Cuba y su generosidad la primera médico de la etnia gnäbe, además de la formación de gran cantidad de médicos, los que siguen siendo tan necesarios en toda América Latina, África y el mundo entero. Aún los cubanos de la emigración, algunos de ellos críticos del régimen, saben en el fondo de su conciencia que ellos recibieron unas oportunidades de educación, de las que muchos otros latinoamericanos ni siquiera pudieron sospechar.

Evito endiosar a Fidel, él no lo necesita y no dejo de criticar los excesos estalinistas de la primera época, incluso la represión de los escritores de la que algunos burócratas estalinianos y oficiosos fueron los grandes responsables, en especial en el caso de Heberto Padilla y otros, durante la década de los setenta. Tampoco se puede descalificar, de manera oficiosa, a todos los que se fueron al exilio, llamándolos gusanos o batistianos, gentes del Movimiento 26 de Julio como Carlos Franqui, David Salvador y José Pardo Llada, revolucionarios de la primera hora, quienes discreparon y tuvieron sus razones, las que habrá que leer con atención, dentro de un balance histórico que tomará muchos años todavía.

Por lo demás, un hombre extraordinario luchando contra todas las adversidades, como las orden geopolítico y económico, siempre dentro de un camino muy difícil de modificar a voluntad, un hombre como este que acaba de partir en su viaje final, que fue capaz de rectificar grandes errores y emprender tareas, luchando con lo imposible para las mentes timoratas (a Fidel le cabe lo que Rubén Darío de Antonio Machado “Montado en un raro Pegaso, un día al imposible se fue, ruego por Antonio a mis dioses, ellos le salven siempre. Amén.”) como cuando cayó el llamado socialismo histórico y la economía cubana se vino abajo durante el llamado período especial, en esos días de la década de los noventa, lo vimos luchando a brazo partido junto con las gentes de su pueblo, al igual que después del desembarco del Granma en diciembre de 1956, cuando los revolucionarios del 26 de Julio que lo acompañaron en el desembarco, perseguidos por las fuerzas de Batista, eran unos pocos sobrevivientes, allí el único que hablaba aún de la victoria era el propio Fidel, según contaba el Che.

La grandeza de su huella histórica estará siempre con nosotros, en gran medida porque recordando a K Marx en El 18 Brumario de Luis Bonaparte hay que tener presente que los seres humanos no hacen la historia según su propia voluntad, sino que están condicionados por fuerzas y procesos históricos, sumamente complejos y contradictorios. No hay que endiosar ni tampoco satanizar a los seres humanos, los grandes brillan siempre porque tienen un brillo propio y no necesitan de una corte de aduladores, es probable de que algunos metidos en el aparato de poder, con su afición por la adulación, cometieron grandes injusticias y abusos contra muchos otros revolucionarios a espaldas de él y en nombre de la revolución misma, traicionándola así en su espíritu o ethos original. Además, recordemos que la revolución o el régimen que fue realmente y no el imaginado por unos y otros, estuvo condicionado y amenazado siempre por los poderes imperiales, fue apenas una de las posibles (cuando se luchaba contra Batista habían varias en camino, sólo que tengo muchas dudas que una frágil democracia burguesa y cada día más putrefacta como las que tenemos en la región hubiera emprendido las tareas y tenido los logros de la que finalmente se materializó, la continuidad del proyecto, para bien o para mal, fue la que permitió materializar logros muy importantes, que michos pretenden o prefieren ignorar), las revoluciones ni los regímenes a que dan lugar no pueden ser perfectos, simplemente porque están hechas por seres humanos, condicionados por los elementos y visiones, propias del proceso histórico que les tocó vivir, sólo que a diferencia de los poderes contrarrevolucionarios y las fuerzas regresivas siempre están en lucha por avanzar, en función del bienestar del ser humano. La derecha latinoamericana del nuevo siglo, no es democrática en ningún sentido y sólo aspira a las políticas de ajuste estructural, tendiente a hacer cada vez más regresiva la distribución de la riqueza y el producto social generados.

Ese es el caso de Fidel, quien sólo hasta que estuvo muy enfermo, diez años atrás, pudo empezar a tener una vida propia y a poder acordarse de que tenía una familia, además de empezar a vivir como cualquier hijo de vecino. La suya fue, sin duda, una vida de grandes sacrificios, siguiendo en esto al apóstol José Martí(1853.1895), quien una vez dijo que la patria es ara y no pedestal, una patria que aún no nacía a la que dedicó su vida entera en la lucha, entregándola finalmente en el campo de batalla de Dos Ríos.

Gracias Fidel, por haber sido un hijo excepcional de nuestro tiempo y por haber irradiado hacia nosotros tu mensaje y tu espíritu inquieto de un ser inclaudicable sobre nosotros, aunque muchas veces a lo largo de tantas décadas, no siempre hubiéramos estado de acuerdo en todo. No hay duda de que, hace apenas algunas horas, partió para siempre uno de los últimos grandes líderes que marcaron el siglo XX y los primeros años del que corre. Vivirá siempre en la memoria de quienes fueron alcanzados por su afán de justicia social, defensa del medio ambiente y de lucha contra la injusta deuda con que los banqueros de Wall Street asfixian a los pueblos de la región, condenándolos a la tiranía y a la sumisión.

(*) Rogelio Cedeño Castro, sociólogo y catedrático de la Universidad
Nacional de Costa Rica (UNA)

4 Comments

  1. Excelente comentario. Es preciso analizar a los grandes personajes, en sus circunstancias en sus tiempos, y en sus pasiones.

  2. Gerardo OLMOS CAMPOS

    ¡Excelente artículo!, como siempre don Rogelio CEDEÑO es preciso en sus comentarios siempre tan acertados.

  3. A los que mueren, sea quien sea, se les reconoce, por muy poco que sea, lo que hicieron en vida, en bien de sus semejantes; pero tambien se les senala, lo que hicieron mal. Como un simil de Fidel Castro, me voy a referir a lo que expreso JOSE MARTI (Obras Completas – Tomo IX – Pag.388) sobre Carlos Marx: “CARLOS MARX (Lease Fidel Castro)} ha muerto. Como se puso de parte de los pobres merece honor. PERO, NO HACE BIEN el que senala el dano y arde en ansias generosas de ponerle remedio, SINO, EL QUE ENSENA remedio blando al dano. ESPANTA, LA TAREA DE ECHAR LOS HOMBRES SOBRE LOS HOMBRES”. Como lo hicieron C. Marx y F. Castro. En el Alegato de su Defensa por el Juicio del Cuartel Moncada, Fidel Castro dijo que: “Jose Marti era el autor intellectual del Moncada”, NADA MENOS CIERTO, por no decir: MENTIRA. MARTI, jamas hubiese odiado, ni torturado, ni asesinado a los que NO PENSARAN IGUAL QUE EL; en este sentido dijo: “NI ODIO CONTRA los que no piensan igual que nosotros. CUALIDAD MEZQUINA, fatal en las masas, y RAQUITICA e INCREIBLE en VERDADEROS HOMBRES DE ESTADO” (Apuntes No. 94 – Tomo 22 – Pag.58). P E R O, Fidel Castro, cumplia las amenazas que hizo en: 16,23 y 30 Junio/1961, en REUNINES CON INTELECTUALES CUBANOS, cuando (poniendo la pistola encima de la mesa) les dijo: “DENTRO DE LA REVOLUCION, TODO; CONTRA DE LA REVOLUCION, NADA”. estas palabras de Fidel Castro, SON IGUALES EN SU SIGNIFICADO, a las que dijo, Benito Mussolini: “TODO EN EL ESTADO, NADA FUERA DEL ESTADO, NADA CONTRA EL ESTADO”. El 8vo. Mandamiento dice: “NO DARAS FALSOS TESTIMONIOS” (NO MENTIRAS); y Fidel Castro, en NO POCAS, EN MUCHISIMAS OCASIONES MINTIO DELIBERADAMENTE, por decir DOS (entre las cientos) que dijo: “YO NO ESTOY INTERESADO EN EL PODER….RESTABLECEREMOS TODOS LOS DERECHOS Y LIBERTADES, INCLUIDA LA ABSOLUTA LIBERTAD DE PRENSA” (Discurso en Santiago de Cuba – 3 de Enero de 1959); y “RESPECTO AL COMUNISMO, SOLO PUEDO DECIRLES UNA COSA: NO SOY COMUNISTA, NI LOS COMUNISTAS TIENEN FUERZA PARA SER FACTOR DETERMINANTE EN MI PAIS” (Abril 17/1959 – Discurso en la Sociedad Norteamericana de Editores en Washington). QUE DIOS TENGA A FIDEL CASTRO EN EL LUGAR QUE LE CORRESPONDA. Gracias.

  4. Greivin Madrigal Mora

    !Bellísimo comentario del Sr Cedeno!

Deja una respuesta a Gerardo OLMOS CAMPOS Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede gustar

El Pentágono autoriza el gasto de $1.000 millones para construir el muro fronterizo

Washington, 26 mar (Sputnik).- El Departamento de Defensa