Mascarada electoral e ilusionismo democrático (Unos ejercicios de política ficción)

Mascarada electoral e ilusionismo democrático (Unos ejercicios de política ficción)

- enSin categoría
5
Salvador Nasralla dice en protesta que se debe impedir toma de posesión de Hernández. EFE

Pocas veces se ha evidenciado tanto, dentro de una determinada coyuntura histórica,  lo que sucede en una sociedad  o estado nacional, como cuando se hace evidente, de muchas maneras,  el hecho de que la institucionalidad democrática ha quedado vaciada de sus contenidos esenciales: este, y no otro es el panorama que se presenta en toda la América Central, casi al concluir la segunda década del siglo XXI, una región en la que se habla más que nunca de la existencia de una presunta democracia, la que no resiste la menor contrastación con la realidad que muestra el acontecer político cotidiano, en unos escenarios donde la ausencia de prácticas y manifestaciones de un ejercicio ciudadano de los derechos democráticos es más que notoria, mientras lo que se nos sigue revelando, paso a paso, es la persistencia de una recurrente mascarada electoral, la que ha quedado reducida a un conjunto de rituales, carentes de asidero o correspondencia entre la vacía y monótona elaboración discursiva, por parte de los dirigentes  de unos partidos políticos, que hace mucho tiempo dejaron de serlo, y las acciones u omisiones que estos llevan a cabo, una vez que se convierten en unos gobernantes insípidos y mediocres, siempre al servicio de unos poderes fácticos, los que no sólo no se ocupan o inquietan de mantener ocultas sus pretensiones hegemónicas ilegítimas sobre el conjunto de la sociedad, sino que proclaman en voz alta, a través del aparato mediático que controlan, con mano férrea, la intencionalidad de seguir asaltando la institucionalidad de cada una de las naciones centroamericanas. Es así como en países, tales como Costa Rica, Honduras o Guatemala se siguen realizando unos comicios o elecciones, dentro de una dinámica que responde a una cierta inercia paradojal, o cuando menos al lejano recuerdo de unos actos que alguna vez se asumieron como democráticos, aún en las épocas de las peores dictaduras de la primera, y la segunda mitad del siglo anterior.

Mientras en Honduras se lleva a cabo un descarado y gigantesco fraude electoral, a la vista de toda la población del país, y de la llamada opinión pública internacional o regional, en Costa Rica lo fraudulento es todo el espectáculo electoral, montado por unas elites del poder que se disputan entre sí el privilegio de cumplir las órdenes de los ya mencionados poderes fácticos: es decir, de la materialización de los más íntimos deseos o el inconfesable proyecto totalitario de los amos del país. Para ello, necesitan todavía seguir hablando, en medio de la puesta en escena de la campaña electoral, de que vivimos en una sociedad democrática ejemplar, aunque los hechos demuestren lo contrario. La casi totalidad de los candidatos presidenciales, y aspirantes a diputaciones en la Asamblea Legislativa de Costa Rica, están dispuestos a ponerse el corset o cinturón de castidad neoliberal, proclamando a voz en cuello que no caerán en los pecados mortales del populismo, repartidor de riqueza entre los más desfavorecidos de la sociedad y causa de todos los males universales. Hacen gala o profesión de fe de su fe reduccionista del gasto público y aperturista de los servicios básicos, mostrándose dispuestos a regalárselos a los amos del país, para que hagan buenos negocios con los servicios de la electricidad, los teléfonos, el agua (convertida ahora en una mercancía),la salud y los fondos de pensiones de la población. Solo uno de los candidatos presidenciales, de filiación marxista trotskista, se atrevió a decir en un debate público junto otros aspirantes a la presidencia de la república, que su meta era seguir luchando al lado de los trabajadores de la empresa privada, para que estos puedan tener sus sindicatos, sus convenciones colectivas y ejercer sus derechos de petición para mejorar sus condiciones laborales, tal y como establece la legislación laboral vigente en el país, de la que la gran mayoría de los jueces han hecho caso omiso. De esta manera, el trabajador docente John Vega, del Partido de los Trabajadores (PT) dejó con la boca abierta a los otros(as) ciudadanos presidenciables, al emplear expresiones y plantearse metas que las elites políticas dejaron en el olvido, hace ya varias décadas: hablar de respeto a los salarios mínimos establecidos por ley, de combatir la gigantesca evasión tributaria de los más poderosos, de reactivar la economía en términos reales, incentivando la producción local entre otras cosas lo convirtió en una especie de convidado de piedra, dentro de ese foro. Gracias a sus denuncias también el país se enteró de que los trabajadores agrícolas de las empresas piñeras estaban en huelga, mientras eran objeto de una salvaje y descarada represión.

Conforme pasan las semanas, y cuando ya está a punto de concluir la mascarada electoral, la que habrá de culminar en unas elecciones generales, el domingo 4 de febrero, en la vecina República de Honduras las mayorías populares se han manifestado en las calles para repudiar el fraude electoral, siendo reprimidas por el ejército y la policía, con un saldo de 34 ciudadanos muertos, numerosos heridos y de detenidos, para imponer la reelección presidencial del dictador Juan Orlando Hernández(JOH), en un país donde la constitución vigente lo prohíbe de manera expresa. En ese país el acto de votar con la pretensión de cambiar la sociedad o mejorar las condiciones de vida de los habitantes no pasa de ser una vana ilusión, puesto que allí los poderes fácticos están dispuestos a emplear todos los medios posibles para arrebatarle su triunfo al presidente escogido por los hondureños, en los comicios del día domingo 26 de noviembre: el Ingeniero Salvador Nasralla, de la Coalición Alianza Opositora.

En Costa Rica, la campaña electoral ha asumido tonos delirantes por las acusaciones o satanizaciones mediáticas hacia determinado candidato electoral, un personaje que no figuraba entre los favoritos de las elites para gobernar, y  que ha irrumpido con mucha fuerza, por lo que habrá que esperar para ver, con más claridad, ¿cuáles son los juegos de poder y los intereses en disputa detrás de este tipo de juegos pirotécnicos, donde los protagonistas se lanzan descalificaciones mutuas?. Sin embargo, la gota que derramó el vaso para darle un tono surrealista a la mise en scène de esta campaña electoral ha sido el fallo favorable al matrimonio de los homosexuales, emitido por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que tiene su sede en la capital costarricense, una acción que ha desatado la furia de los integristas religiosos por un lado y el júbilo de la llamada comunidad LGTBI, por el otro.

El ilusionismo prestidigitador de la campaña electoral en Costa Rica, no ha servido para sacar la gran mayoría de los potenciales electores de su indiferencia y frialdad manifiesta frente a unos partidos políticos que hace ya mucho tiempo llevan una existencia puramente nominal, mientras que en Honduras la sola pretensión de validar lo actuado en las urnas, por parte de una ciudadanía heroica y decidida, supone el enfrentarse a una disyuntiva de vida o muerte. La comedia o la tragedia deben continuar porque los espectadores ya pagaron sus boletos, aún  y cuando la democracia siga sin dar señales de existencia, en medio del ruido ensordecer de unos pocos actores de mala calidad o la violencia homicida de los que buscan perpetrarse en el poder para mantener intacto el modelo capitalista neoliberal, triste destino el de nuestros pueblos centroamericanos en este cambio de siglo.

 

(*) Rogelio Cedeño Castro es sociólogo y escritor

5 Comments

  1. Me gusta su comentario. Muy acertado. Yo terminé de “aterrrizar” del mito de la democracia en que supuestamente vivimos los costarricenses, cuando me leí el libro de Don Óscar Aguilar B. : CR: ¿Dictadura mediática o tiranía en democracia? Es espantosa la manipulación de ciertos grupos sobre la mayoría del pueblo (incluyéndome). Si bien aquí todavía no se usan las armas, nos hacen creer que nosotros decidimos, cuando en realidad no es así.

  2. Juan Josè Lemus

    Muy interesante estimado Rogelio. Pienso que tu reflexiòn- muy buena por cierto-, cubre a los otros países de Centroamérica, especialmente a Guatemala, Salvador y Nicaragua. Sería importante hacer un esfuerzo para que la mayoría de la poblaciòn se informe, se entere de lo que verdaderamente ocurre más allà de nuestras fronteras. Saludos.

  3. Triste verdad. vivimos en el reduccionismo de que democracia es simple, unas elecciones que creemos libres, no sabemos que cuando vamos a decidir es que ya otros han decidido por nosotros, ¿acaso no hay mayor fraude que ese?

  4. En mucho la política es teología secularizada. Un movimiento político de cualquier signo necesita de símbolos y abstracciones para garantizarse el poder de convencimiento y la adhesión de quienes compren su producto de disuasión; un sistema político igual lo requiere pero en una proporción incomparablemente mayor. La metafísica política es moneda común en nuestras sociedades, mucho más de lo que podemos sospechar, es una columna vital en el ejercicio de dominación democrático o no. En época electoral ni se diga que la metafísica política se desborda al menudeo en plazas y avenidas, como en procesiones solemnes donde cánticos, santos e incienso se funden en una sola letanía exultante. El asunto es que la teología divina es inagotable y la política, llámese democracia, es del ámbito estrictamente temporal. El profesor y catedrático don Rogelio Cedeño, en este artículo de su autoria, hace un repaso de la democracia en América Latina, señalando cómo las democracias deslegitimadas por la opresión y la pobreza van siendo desnudadas en su significado y significante. En tiempos de profunda crisis el signo, los símbolos en general, se transmutan para revelar fealdad, engaño y traición. Dice don Rogelio:”El ilusionismo prestidigitador de la campaña electoral en Costa Rica, no ha servido para sacar la gran mayoría de los potenciales electores de su indiferencia y frialdad manifiesta frente a unos partidos políticos que hace ya mucho tiempo llevan una existencia puramente nominal, mientras que en Honduras la sola pretensión de validar lo actuado en las urnas, por parte de una ciudadanía heroica y decidida, supone el enfrentarse a una disyuntiva de vida o muerte. La comedia o la tragedia deben continuar porque los espectadores ya pagaron sus boletos, aún y cuando la democracia siga sin dar señales de existencia, en medio del ruido ensordecedor de unos pocos actores de mala calidad o la violencia homicida de los que buscan perpetuarse en el poder para mantener intacto el modelo capitalista neoliberal, triste destino el de nuestros pueblos centroamericanos en este cambio de siglo.” Cuando la metafísica política se acaba en el discurso democrático, el pueblo es despojado de sus místicos encantos, despojo que va evidenciando ese “algo” del discurso político devocional que muere por ser una estafa. Nos dice don Rogelio: “Es así como en países, tales como Costa Rica, Honduras o Guatemala se siguen realizando unos comicios o elecciones, dentro de una dinámica que responde a una cierta inercia paradojal, o cuando menos al lejano recuerdo de unos actos que alguna vez se asumieron como democráticos, aún en las épocas de las peores dictaduras de la primera, y la segunda mitad del siglo anterior.” Precisamente, tarde o temprano, los pueblos ensayarán una y otra vez trascender el acto de la teología política, sentimiento revelador del abismo que puede existir entre la forma y el fondo. Los pueblos siempre ganan cuando colocan a la teología donde corresponde: en la religión. Ganan también cuando son capaces de desacralizar la simbología en los asuntos cívicos y políticos. Si hay un ateísmo que sirve a la emancipación de la humanidad, dicho ateísmo no es otro que el político.

  5. Rogelio Cedeño Castro

    Hace ya nueve años escribía en mi columna LIBERTARIOS Y LIBERTICIDAS lo siguiente: ” La mascarada electoral hondureña no anda muy lejos de la que tendrá lugar en Costa Rica dentro de pocas semanas, sólo que en nuestro caso la calidad del lavado de cerebro de que es objeto la mayoría de la población, le evita a los personeros del régimen imperante el acudir al desagradable recurso de echar los gorilas contra la población, tal y como sucedió en las calles de Tegucigalpa, San Pedro Sula y otras ciudades del vecino país. El caso de Honduras fue muy revelador en el sentido de cómo frente a una circunstancia histórica tan sombría la abstención electoral masiva, impulsada por el Frente de Resistencia al golpe militar, asume un sentido pleno, dentro de lo que se perfiló desde el inicio como una decisión, de naturaleza colectiva, a pesar de que la dictadura mediática regional e internacional pretendió ocultar y hasta negar que apenas una quinta parte de los electores inscritos acudieron a los centros de votación. Para la derecha regional, que maneja un discurso y unas prácticas democráticas solo de la boca para afuera, la elección del reaccionario Porfirio Lobo, con tan exiguas cifras, constituye una clara expresión de la voluntad soberana del pueblo hondureño, cuando en realidad de lo que se trata es de la consumación de la más grotesca mascarada electoral en el istmo, con los auspicios del imperio y sus secuaces regionales: Óscar Arias y doña Laurita allí incluidos.” Casi al terminar la segunda década de este nuevo siglo las cosas no han cambiado mucho, seguimos retrocediendo y pensando que vivimos en un mundo que sencillamente no existe, la mascarada electoral prosigue y la democracia sigue ausente, sin ciudadanos no puede haber jamás una democracia genuina.

Deja una respuesta a Fernando Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede gustar

El Pentágono autoriza el gasto de $1.000 millones para construir el muro fronterizo

Washington, 26 mar (Sputnik).- El Departamento de Defensa