Hasta en Sidney: todo el mundo votó este domingo