El Presidente, el león y la zorra

El Presidente, el león y la zorra

- enSin categoría
4
Carlos Alvarado, Presidente electo de Costa Rica. Archivo

De cal y de arena

¿Qué interpretación le dará don Carlos Alvarado Quesada en la intimidad de su soledad a su elección como Presidente de Costa Rica?. Es muy fácil especular, tejer suposiciones y hasta presumir de una amistad para erigirse en oráculo y rellenar espacios en los medios. Pero a la hora de las verdades, no serán muchos los bienaventurados con silla en el primer círculo de amigos de don Carlos.

Probablemente, en las circunstancias que están bordeando la toma de decisiones en los pasillos habituales del presidente electo, estará resultando dificultoso armar el rompecabezas de las piezas del plan de ataque a los problemas enunciados en su programa de gobierno. De seguro, tras las consultas hechas a las fuerzas políticas, ha habido que hacer ajustes y se ha tenido que revisar una y otra vez  la lista de los incorporados al rol de los que serán escogidos. Dado que la ruta hacia la conformación de un gobierno multipartidista es empinada y complicada, es de pensar que las elucubraciones que se hacía el presidente electo a este respecto tras los primeros días después de su elección,  no tengan los mismos contenidos que las de estos días cuando debe tomar las decisiones impostergables en punto a objetivos, estrategias y nombres. Al fin y al cabo, las aguas sólo están calmas en apariencia.

Ya sabe qué partidos no quieren incorporarse al Poder Ejecutivo y en qué términos  le aportarían respaldos a programas específicos de gobierno. Ningún grupo le ha tirado las puertas; tampoco los entes sindicales, aunque sí lucen estar recelosos.

El caudaloso respaldo popular que recibió el 1 de abril apareja grandes desafíos, lo mismo en lo atinente a darle cabal cumplimiento a las promesas de campaña como a la tarea de estructurar  los cuadros que le acompañarán a tal fin. En medio,  el muy humano anhelo de salir bien parado a la hora de rendir cuentas.

Don Carlos ha estado en el corazón mismo del poder político. Conoce las veleidades de la voluntad popular que así como otorga un envidiable capital político también  puede retirárselo  al gobernante incurso en una “estafa política”.

Alvarado Quesada ha experimentado una intensa campaña electoral caracterizada por el descrédito no hacia su persona, sino hacia la sumatoria de errores materiales políticos y  éticos de la administración Solís Rivera a la que sirvió por más de tres años. ¿Cómo interpreta esa crítica y qué pertinencia le reconoce? ¿Anticipa los riesgos de que su gobierno se atore en los mismos temas más que porque le fallen sus inmediatos colaboradores, porque “la dictadura de los incisos” y el “poder de veto” de los mandos medios se le interpongan?

Errores, torpezas, inepcias marcan el estado de cosas que le aguaitan. Pudiera ser que don Carlos crea que no vale la pena correr los riesgos que corrió Sara por ver para atrás. O que crea que no vale la pena hacer leña del árbol caído. Quizá hasta invocaría al sursum corda como un llamado a los sentimientos más depurados de todos –también de los derrotados en las urnas- a cooperar en la pesada empresa de sacar al país del charral (ahora sí que está encharralado).

Es evidente que don Carlos está consciente de lo que significa ejercer un gobierno sin amplios apoyos parlamentarios propios y de lo que un gobernante en estas circunstancias debe hacer ante la dimensión de los problemas sociales, fiscales y estructurales acumulados. Por eso está convocando a la formación de un amplio arco político que trabaje por su solución a partir de una plataforma de coincidencias.

Va bien el presidente electo. Afortunadamente, hasta ahora le son auspiciosos los encuentros. Veremos qué pasará cuando haya que ponerle el punto a las íes. Es decir, cuando haya que tocar los intereses de los poderes fácticos acostumbrados a incidir en la forma y contenido de las políticas gubernamentales.

Escribió Nicolás Maquiavelo: “Así pues, viéndose un príncipe en la necesidad de saber obrar competentemente según la naturaleza de los animales, debe entre ellos imitar a la zorra y al león a un tiempo; porque el león no se defiende de las trampas, y la zorra no se defiende de los lobos. Es necesario, pues, ser zorra para conocer las trampas y león para destrozar a los lobos. Los que sólo toman por modelo al león no entienden sus intereses.”

También escribió Maquiavelo: “Que el príncipe intente, como he dicho más arriba, evitar aquellas cosas que le hagan odioso y despreciable”.

(*) Álvaro Madrigal es Abogado y Periodista

4 Comments

  1. Tengo esperanza de que sepa hacerlo. Y tengo esperanza de que los dinosaurios den un paso a un lado para dejar pasar a los verdaderos intereses del país, y a la juventud que parece traer un cambio fuerte.
    Ya no podemos seguir dilatando las cosas, hay que hacer, hay que decidir y el pueblo ha dicho que sea entre todos.

  2. Eugenio Salas Vega

    Temo que lo abordarán en plena tempestad, hordas de piratas que después de saquear lo que puedan, lo dejaran al pairo un año antes de terminar: Carazo II.
    Quizá el lo huela, pero su juventud no le permite la malicia y esa alma de escritor lo llenara de ensueños. Que triste futuro el nuestro, ah y a propósito con el encantador de serpientes nos hubiera ido peor.

  3. Franklin Rojas H.

    El panorama que le espera al futuro presidente no es muy claro, pero tiene juventud y ganas de hacer bien las cosas; sin embargo tendrá que luchar con los torcidos y mañosos que anteponen sus intereses materialistas antes que el bienestar de la patria. Espero que “DIOS” le dé “la fortaleza y sabiduría necesaria” para lidiar con estos problemas.

  4. El PLN y PUSC no les importó hacer desastres con el fin de favorecer sus intereses cuando tuvieron el poder y eran ellos quienes daban la cara al pueblo en sus períodos de gobierno, ahora que van a tener poder pero va a estar dando la cara otro no me imagino los desastres que puedan llegar a hacer.

Deja una respuesta a nilfs2 Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede gustar

El Pentágono autoriza el gasto de $1.000 millones para construir el muro fronterizo

Washington, 26 mar (Sputnik).- El Departamento de Defensa