También te puede gustar

No basta ser bueno, hay que ser misericordioso

La llamada «ley áurea», presente en todas las