También te puede gustar

Cuento de Frank Ruffino: Una tarde de lucha libre con Maupassant

La bruta enamorada pilló a su novio desarmado