También te puede gustar

Los virus están, han estado y estarán ahí, siempre

Hace unos cuarenta años, un colega jefe mío,