Ministra de Salud celebra aprobación en primer debate de Ley Antitabaco y ataca contrabando

San José, 21 feb (elpais.cr) - La salud pública se reviste de fiesta. Y es que, gracias a una actitud positiva y de consenso por parte de todas las bancadas legislativas, por fin se llevó ayer a primer debate el ansiado proyecto de ley de Control Antitabaco y sus efectos nocivos para la salud, tramitado bajo el expediente número 17371, ante la atenta mirada, desde la barrera, de la Ministra de Salud Pública, Daisy Corrales, quien celebraba la noticia entre sonrisas y efusivos aplausos. 

Corrales reiteró que Costa Rica hace gala actualmente de uno de los mayores hitos que puede darse en un país en el aspecto de la salud pública y se mostró muy satisfecha no solo con el consenso de los diputados sino con el grueso del proyecto de ley. 

“Estamos muy alegres porque también se aprobó la ley para el financiamiento de todo lo que la ley plantea y no pensábamos que podríamos sacar adelante el tratamiento y todo lo que son las medidas preventivas y de promoción a través de esta legislación”, señaló.

Según la ministra, la Caja Costarricense de Seguro Social también se verá muy beneficiada ya que el 60% del monto total que se recoja de los impuestos en cada paquete de tabaco, concretamente 400 colones, irá destinado a su refinanciamiento. 

Es decir, alrededor de 68.000 millones de colones se destinarán a cubrir el endeudamiento de la Caja, que supone un total de 81.000 millones, según datos proporcionados a finales del pasado año por el Ministerio de Salud Pública. “La Caja destina anualmente 58.000 millones para tratar pacientes con enfermedades asociadas con el tabaco”, puntualizó Corrales.

Con la puesta en marcha de la nueva legislación el Ministerio de Salud gozaría de la potestad para poder intervenir en muchos escenarios, desde lo que son las cajetillas de cigarrillos propiamente dichas hasta los lugares libres de humo, la realización de cursos de cesación del fumado o la aportación de recursos para el trabajo con esta generación que actualmente ya padece una adicción clara al producto.

“Ahora, ya únicamente nos falta lo referente a las reglamentaciones, que tendrá lugar lo antes posible, a la luz de la importancia del asunto, pero ya contamos con los instrumentos principales”, enfatizó. 

Ante el contrabando, principal punto de desencuentro en el Plenario Legislativo, la Viceministra de Salud, Sisy Castillo, asegura contar con la respuesta, ya discutida y consensuada dentro del Ministerio de Salud. Parece que un porcentaje de lo que recolectará la institución se utilizará para la instauración de un sistema de seguridad dentro de las cajetillas de tabaco, “una especie de sello fiscal”, que permitirá conocer qué son, si su comprador ha contribuido con los impuestos o si cuenta con los registros sanitarios pertinentes. “Con un escáner que portará cada abastecimiento será muy sencillo conocer la información que deseamos”, concluyó.