¿Otra gran coalición? Merkel ya piensa en nuevos socios

ANÁLISIS Por María Laura Aráoz (dpa) 

Berlín, 26 mar (dpa) - La primera pregunta hoy a la canciller alemana, Angela Merkel, tras los resultados electorales en la región del Sarre fue directamente al grano: \"¿Tendría usted la valentía de romper su coalición y llamar a comicios adelantados?\"

El interrogante dejó al descubierto la soledad en que han quedado sumidos Merkel y sus democristianos en la centroderecha después de que el \"socio natural\", el Partido Liberal (FDP), fuese expulsado el domingo del Parlamento regional del Sarre, en el suroeste de Alemania.

El FDP está en vías de extinción: quedó fuera de seis parlamentos regionales en un año y puede correr igual suerte en otros dos en mayo. \"El FDP sigue claramente por encima del cero por ciento\", se burló hoy el diario de izquierdas \"taz\".

\"No se puede comparar\", se apresuró a responder Merkel. \"Parto de la base de que (a nivel nacional) habrá una cooperación razonable y buena, centrada en los contenidos y destinada a adoptar las decisiones importantes para Alemania\".

Pero aunque haga votos de fidelidad hacia su moribundo socio de gobierno en Berlín, la canciller baraja ya otras opciones para dirigir los destinos de Alemania un tercer mandato a partir de octubre de 2013.

Más allá de los pésimos resultados de los liberales, el clima en el seno del gobierno se ha visto deteriorado en los últimos meses. Según el diario \"Financial Times Deutschland\", la CDU de Merkel ha frenado varias iniciativas conjuntas que ya habían sido acordadas y aprobadas por el gabinete. \"De momento está todo congelado\", cita el diario a un miembro del Partido Liberal.

Al mismo tiempo, Merkel coquetea con la oposición socialdemócrata y verde para sacar adelante su proyecto más preciado: el pacto fiscal para imponer la disciplina presupuestaria en la Unión Europea.

Así las cosas, los liberales tratan de poner al mal tiempo buena cara, pero se especula con que ellos mismos dejarían el poder si desaparecen del mapa en los dos comicios regionales de mayo.

\"Sabemos que estamos en una situación muy difícil. Pero tenemos que mantener la calma, imponer nuestros temas y no dejarnos llevar por el pánico\", reclamó hoy el vicecanciller y presidente liberal, Philipp Rösler.

Merkel es consciente que ya no podrá ganar una nueva elección con la centroderecha pese a que su partido sigue siendo la primera fuerza en las encuestas. La opción más factible sería la de una reedición de la \"gran coalición\" con los opositores del Partido Socialdemócrata (SPD) como la que lideró de 2005 a 2009.

La alianza que forjarán la CDU y el SPD en el Sarre puede ser señal de lo que vendrá. Esta alternativa goza de popularidad en el electorado, como lo indican una y otra vez los sondeos.

Pero Merkel aún no muestra las cartas y abre el abanico: \"Lo más importante para nosotros es que la CDU sea fuerte y después las opciones se darán por sí solas\".