Un exconvicto preside el Congreso de Costa Rica con apoyo del Gobierno

San José, 2 may (EFE).- Un exconvicto se convirtió este martes en el nuevo presidente del Congreso costarricense, gracias a una negociación entre el oficialista Partido Liberación Nacional (PLN) y un pequeño partido de oposición, que le devuelve además el control del Parlamento al Gobierno.

El nuevo presidente de la Asamblea Legislativa es Víctor Emilio Granados, un abogado de 46 años que había sido condenado en 1992 a ocho años de prisión por estafa en contra de un banco público, pena que cumplió parcialmente y luego fue liberado.

Granados milita en el opositor Partido Accesibilidad sin Exclusión (PASE), que pactó con el PLN los votos de sus cuatro diputados para la elección del directorio legislativo a cambio de obtener puestos claves, como la presidencia del Congreso.

Hasta la semana pasada el PASE formó parte de la llamada Alianza por Costa Rica, un grupo donde se unieron el año pasado todos los partidos de oposición para arrebatarle al PLN y al Gobierno el control del Parlamento.

No obstante, tras negociar con la bancada oficialista, el PASE decidió unirse al PLN, lo que impidió a la Alianza mantenerse en el directorio de la Asamblea Legislativa.

Granados fue elegido hoy presidente del Congreso con el voto de 30 de los 57 diputados que integran el Parlamento, lo que demostró el acuerdo anunciado días atrás entre el PLN (24 diputados), el PASE (4 diputados) y dos diputados evangélicos, que también tendrán puestos en el directorio.

La presidenta Laura Chinchilla, que hoy rendirá ante el Congreso su segundo informe anual de labores al final de la tarde, felicitó a Granados a través de su cuenta de la red social Twitter.

Cuando Granados fue cuestionado acerca de la condena en su contra reconoció haber cometido el delito, pero aseguró que se trató de un error en su pasado por el cual ya había pagado su deuda con la sociedad costarricense.