IMAGEN

Juramento hipocrático contra Assad: los médicos rebeldes en Siria

Fuente: dpa  |  2012-06-13
Juramento hipocrático contra Assad: los médicos rebeldes en Siria

Un hombre herido es atendido en un hospital ambulante de los rebeldes en Homs (Siria) en febrero de 2012. Crédito: picture-alliance/Local Coordination Committees

REPORTAJE Por Taylor Luck (dpa)

AR-RAMTHA/JORDANIA, 13 jun (dpa) - Operan en viviendas, mezquitas, garajes e un incluso en coches en marcha. Una creciente red de médicos sirios y enfermeros trasladan disidentes heridos a la vecina Jordania arriesgando su vida, pues el presidente sirio Bashar al Assad persigue a todos de los que se sospecha que ayudan a la oposición.

"Durante toda nuestra vida se nos recuerda el juramento hipocrático por el que nos comprometemos a tratar a todas las personas, sin importar la religión o la etnia o qué orientación política tengan", dijo Mohammed Ahmad.

"Pero de repente se nos ordena ver cómo mueren personas delante de nuestros ojos", añadió este médico, que tuvo que huir a Jordania, después de haber asistido a un manifestante. Por ello fue encarcelado y torturado. 

Las clínicas clandestinas en Siria se instalaron en un principio para ofrecer una primera asistencia a los heridos. Sin embargo, la brutal represión de las protestas está provocando la despoblación de personal médico. Los hospitales en garajes constituyen a menudo la única posibilidad de tratamiento.

Los médicos rebeldes tienen que ser creativos, pues falta material. En lugar de vendas utilizan la tela de los sacos de patatas, las heridas se cosen con cuerdas de guitarra y en lugar de anestesia hay camisetas empapadas en whisky.

Es por ello que los galenos en la clandestinidad también trasladan a personas. En los últimos meses han creado una red bien organizada para poder llevar heridos a Jordania, donde el gobierno brinda a los heridos ayuda médica.

Con el apoyo de los combatientes de la oposición del Ejército Libre de Siria, los heridos son llevados por rutas de contrabando al otro lado de la frontera. Según las estimaciones de las autoridades jordanas, serían hasta 500 personas al mes.

Ahmed Yussef es la prueba viviente del talento de los médicos sirios. Durante las protestas en su ciudad natal, Daraa, una granada casi le secciona la pierna. Sólo una operación de emergencia pudo salvar al joven de 23 años de morir desangrado.

Ahora se encuentra en un hospital jordano. "Los médicos aquí me han felicitado por lo bien que salió la operación", relató mostrando su larga cicatriz en la parte superior del músculo. "No pueden creer que me operaron dentro de un autobús en marcha", añadió.

Pero no todos tienen tanta suerte. Las malas condiciones de higiene en la clínicas clandestinas han provocado infecciones peligrosas y amputaciones de miembros que los doctores, en condiciones normales, podrían haber salvado. Los heridos más graves a menudo no sobreviven a un traslado hasta el otro lado de la frontera. Sobre todo ahora que el régimen ha reforzado el control fronterizo en el sur del país. Transportes que normalmente duran dos horas pueden convertirse en dos tortuosos días. "No importa cuántos salvemos. Cada vez que un paciente muere es como si una parte de mí muriese", explica el enfermero sirio Mohammed Shanaa.

Muchos pacientes quieren seguir con la lucha contra el régimen tan pronto estén sanos. Y a pesar del peligro, los cooperantes voluntarios los comprenden. "Trabajamos día y noche para detener las hemorragias. Pero todos sabemos que la única medicina es un cambio de régimen", dijo Shanaa.

Comentarios

Su comentario

Nombre

8fp5dr

Normas de uso

La opinión en los comentarios es la de los usuarios, no de ELPAIS.cr - No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes o injuriosos. - Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. - Una vez aceptado el comentario, será publicado.

Clima
BCCR El dólar
COMPRA ¢533.48
VENTA ¢545.03
Encuesta

¿ Apoya usted la huelga a favor de los servicios esenciales como salud o seguridad ?

  • Si
  • No
Lotería
Sorteo: Setiembre

Primer premio

Segundo premio

Tercer premio