IMAGEN

Responsabilidad personal

Fuente: Claudia Calvo Louward  |  2010-07-01

Cuando me han publicado, cuento sobre las barbaridades que ocurren; esas que nadie quiere que sepamos cómo son en realidad.   No lo hago para meter miedo –de eso ya se encargan los medios oficiales.  Lo hago para QUITARLO, paradójicamente…  ¿Cómo se puede quitar el miedo hablando de cosas espantosas?, dirá.  Bueno, se puede quitar el peor de todos: el miedo a lo desconocido.  Si uno NO sabe cómo es la cosa, se puede tragar el cuento de que “le echaron un macuá”… y tener miedo de lavarse los dientes -con sólo que se queme el bombillo del baño.  Igual, si uno no sabe qué está pasando, y especialmente que HA sido provocado adrede, ¡y por quién!, se puede morir del susto de que el mundo se está acabando, que son las Revelaciones; arrepiéntanse, porque cae el 2012, y no se puede hacer nada porque “está escrito”…
¿De veras?  ¿Y quién le dice que no están haciendo todo tipo de maromas; jugando bola con la biosfera… para que “se cumplan las profecías”, casualmente, y que nosotros CREAMOS que no hay nada que hacer?  Si alguien no sabe qué es el billar, jamás creerá que se pueda profetizar en cuál cholo va a caer tal bola tras especificar su trayectoria; y creerá presenciar un “milagro”; lo que diga el jugador se tomará con pavor reverente…  Y si se informan de lo que se le puede hacer al planeta “empujando” la ionósfera con ondas masivas de resonancia aural -golpeando un lado para que la Tierra brinque en otro… ¡verán que “ellos” están jugando billar con el mundo!  Sí, se dice que los que hablamos de HAARP estamos Locos de la Cabeza.  Pueda ser, pero entonces… también estaban Locos de la Cabeza los del Parlamento Europeo, cuando pidieron que se le prohibiera su uso a EUA ¡¡desde 1999!! -por sus riesgos ambientales globales, implicaciones legales, ecológicas y éticas.  http://www.mecanopolis.org/wp-content/uploads/2010/01/getDoc2.pdf

En fin, si comprendemos que estamos en un ajedrez, es más fácil entender que no hay “designios inescrutables” en juego: simplemente, los que controlan las corporaciones -y sus cómplices en los gobiernos… están buscando dominar el mundo de una vez.  Somos los “Peones”: fichas que se pelean unas con otras y sólo van en una de 2 direcciones, predecibles y… desechables.  O ¿tal vez no?  ¿Qué pasa si a los peones de repente se les ocurre desobedecer; cambian las reglas del juego -y empiezan a moverse como una Reina, o como un Caballo?  Y es que los Peones, con mucho, son las fichas más numerosas…    UY, ¡eso es lo que no quieren que veamos, precisamente!  Por eso nos tienen embebidos viendo el Mundial, viendo tele, chismeando el más reciente enredo de Tom Cruise, y demás idioteces.  Nos meten en la superficialidad más… profunda, para que NO salgamos del saco -ni les jodamos las estadísticas.  Es que ellos necesitan esa guerra ¡y es ya!  Porque crece rápido la minoría que SÍ piensa, y ellos ocupan que la gente acate ciegamente sus órdenes, para seguir jugando a ser Dios.  Y como la gente superficial no averigua…  nos tienen “pensando” en remodelarnos el pelo, el busto; en cambiar el celular, el carro, la pareja, etc.  

Pero se jalaron una torta gravísima: la gente deja –muy rápido- de ser superficial cuando le tocan la billetera.  Y ¡se les salió la carta de la miseria mundial antes de tiempo!  Se suponía que la ruina de toda Europa -tras la de EUA- venía después, NO antes; la plebe no debía desconfiar de la moneda única, ya que esa era la “solución” que nos querían meter... y se salieron del saco muchos cientos de millones de gatos: en Europa y EUA, la cosa está FEA.  

En cuanto a las opciones de los Peones, ellos siempre dejan alguna para mantener la ilusión.  La política es como una soda: pinto con huevos picados, o con huevos fritos, o sin huevos; la misma cosa.  Y en general, nos dan las opciones del toro español: o es manso y sale en lomitos, o es bravo y merece una corrida.  El toro entra, ya todo maltrecho y loco de furia; en eso ve a un flacucho de ropa ridícula, agitando un trapo –pan comido- y ataca.  Pero el flacucho ese sabe exactamente lo que el toro va a hacer; acaba matándolo igual -con algo de “gloria” pero… a los mismos lomitos.   Y digo esto,  porque con lo que está pasando en el mundo, muchos consideran la opción de la violencia para Combatir El Mal.  OJO; lo que uno combate, ¡en eso se convierte!  Violencia de ellos + violencia de nosotros = violencia generalizada = más control = excusa para la guerra, ley marcial, etc.  No queremos eso, pero ¿qué hacer?  Es matadero por ambos lados…   

Bien, ¿qué pasa si al entrar al redondel, ese toro ve al torerillo ese -como lo que es?  Y que en vez de embestir con soberbia… se dedica a bailar salsa; o se sienta en su trasero y se rasca las orejas, ¿o le manda besitos al flacucho?  ¿Qué puede hacer el torero?  Nada, aparte de intentar  desesperadamente que el toro disidente no le queme el show…  No puede sacar una escopeta y balearlo; no así, ¡delante de medio mundo!  Léase, si los toros tomaran responsabilidad por su “papel” en la arena, la tauromaquia se iría al diablo.  OK, los toros no piensan.

¡Pero la gente sí!  Por eso es aún más inaceptable que uno se deje manejar con la inocencia de una res…  De ahí, la importancia de saber lo que pasa.  Pero con eso no basta: ese es sólo el paso para entender qué, y quién es “el torero”.  De ahí en adelante, tenemos responsabilidad por lo que el Sistema hace en nuestro nombre.  En EUA, los carniceros de siempre (BP, Halliburton, Goldman Sachs, su gobierno de monigotes -no que sólo EUA padezca de eso- y toneladas de influencia tras bambalinas, como la del grupo Bilderberg de los Rothschild y co…) se dedicaron a desbaratar el Golfo de México, para tener excusa de terminar de desarmar lo que pasa por “paz” en el mundo, y meter todo tipo de centralizaciones para evacuar y encerrar a la gente del golfo –si no es que los dejan a que se mueran –no del petróleo, sino del toxiquísimo dispersante Corexit que están usando de modo totalmente erróneo y criminal- a vista y paciencia del mundo entero. 
Pero no hace falta ir tan largo.  Aquí pasan cosas impresionantes también.  Ni hablar de Crucitas –que se nos pide apear el último hábitat de la lapa verde (no olvidemos que esta ave es nómada, y que pasa de Tortuguero a Sarapiquí a… la zona de Crucitas).  ¿Será por alguna cantidad enorme de algo imprescindible?  No… no hay tantísimo oro allá.  Hay precedentes: vean Río Chiquito, en lo que paró; Abangares, cómo le fue; Miramar, por qué camino va; la zona de Macacona, cómo quedó - y se darán cuenta de que ese tipo de minería sólo deja problemas, tierra muerta… y gente peor que antes.   La plata que genera no es para ellos: es para alguna transnacional -y para los choriceros locales que los pusieron en plaza.  Y a qué costo ambiental: ¿generará Crucitas más plata para Costa Rica que el ecoturismo?  “Ellos garantizan hacerlo limpiamente”,  me dirá.  Sí, claro.  ¿Igual que Deepwater Horizon?  Y eso que era en los EUA, no en la oscura frontera entre dos países tercermundistas… que ¡menos les importa aún!

Pero nos tienen otra: quieren represar el Río Savegre, léase el más limpio de Centroamérica; una zona esplendorosa y de extrema importancia para el quetzal -y lo que queda del bosque lluvioso de altura; del que depende lo que queda del clima -el agua, el café de la Zona de los Santos, tanto pequeño agricultor que nos da de comer a todos… para hacer electricidad.  ¿Más?  En Costa  Rica, la electricidad abunda; tanto que es relativamente barata, y no nos preocupamos por ahorrarla… ni se diga por generarla nosotros.   Y el Sistema se encarga de que sea carísimo hacer las cosas uno mismo: cómprese un aparato solar en el comercio, y verá el ahorro… en 20 años.  Nadie lo hace, y es lógico: parece más caro el caldo que los huevos.  Si acaso para calentar agua: la electricidad basta y sobra.  Pero ahora resulta que ¡ya no!… según nuestros estimables gobernantes.

Y es que, en la dependencia que nos creamos hacia el Sistema –sea global o los sistemillas locales- somos como los padres que permiten a sus hijos jugar de bomberos -y los dejan hacerlo realista.  Se nos olvida que ¡se supone el gobierno sirve al pueblo, en vez de lo contrario!  Les permitimos  tomarse  el juego tan en serio… ¡que nos están quemando la casa!  Y claro, también nos creímos nuestra propia mentira en el juego, y ahora fingimos que no somos responsables; que somos víctimas inocentes de las circunstancias; que no se puede hacer nada…

OK, ¿cómo se toma responsabilidad en esas cosas?  Hay varios modos.  Mientras exigimos que nos dejen quedito al bosque de Los Santos, podemos empezar a manejar nuestra propia energía –de todos modos, a cómo va la cosa, más vale volverse autosuficientes… y rápido.  O sea, ¿habrá que pagar millones de pesos para poner un captador solar en el techo?  NO.
Hay sistemas para construirlos caseramente; sus manuales abundan en internet.  Aquí va uno:  http://homemadeenergy.org/indexscr.php?hop=hme12  Igual para el viento -si vive en un lugar en que se volaría un elefante.  Tampoco es súper cara una dínamo, si tiene un buen río por ahí.  NO dependamos más del sistema: eso sólo “les” da pretextos para seguir desbaratándonos la herencia natural -a todos.  Y ya sabemos cómo contesta el planeta, cuando lo hieren demasiado, y se dañan sus puntos de “acupuntura” naturales…   Generemos nuestra propia luz: hay sistemas que no cuestan más de doscientos dólares fabricar por uno mismo y ahorran un promedio de 75% del consumo (al enorme consumo de EUA).  También podríamos experimentar con la energía libre, adaptando cosas como estas:  http://rapidshare.com/files/401431679/PJKbook.pdf   Si todos hacemos estas cosas, ¡aquellos tendrán que comerse los planos de su represa! 

Y hay algo que hacer respecto a la irresponsabilidad y corrupción -a todo nivel.  ¿Para qué hablar de Pedro –si uno le hace lo mismo a Juan?  Saquémonos de encima la mañita tan latina de dejar las cosas para mañana; de cortar esquinas; de “llevarse un recuerdito”; de algún chorizo por ahí para redondear la quincena…  Vale la pena dar más de lo que se le pide a uno, aunque sólo sea por orgullo personal, y es contagioso.  Si nos hacen un parte por alguna infracción, saquemos pecho y cumplamos… ¡NO saquemos un billetillo de diez mil!  Y manejemos mejor, para en otras: así, los tráficos tendrán que buscar trabajo más lucrativo en otro gremio…  Si le dan más vuelto de la cuenta, devuélvalo con una sonrisa; NO se felicite de su buena suerte.  Si ve que alguien hace algo malo, hágaselo ver: no hace falta alzar un pleito para eso.  Y si ve que están estafando a alguien, dígale a la persona; que entienda el timo.

Sobre todo, NO nos comamos el cuento de que uno no tiene poder alguno; que la cosa es así… “porque así es la cosa”.  NO aceptemos que la filosofía/religión diga que “uno no es quien” para intervenir: ayudémonos para que Dios nos ayude!  Y si la creencia en la que participamos nos dice que uno es parte del UNO -pero que ELLOS te van a explicar, pasito a paso -ojalá con un montón de plata de por medio… ¡busquemos por nuestra cuenta!  Es que SÍ somos uno con el UNO, así que ¡dejemos que “el uno” nos haga saber –sin intermediarios- la mejor forma de vivir.  ¡Claro que uno tiene poder!  Si no, ¿por qué se gastan millonadas en distraerlo a uno con un montón de tonterías; por qué nos tienen embebidos, entrapados en la tele, envenenados, para que no se nos ocurra despertar?  ¡ELLOS NOS TIENEN MIEDO;  nosotros somos muchos!

TODOS somos responsables, en algún nivel, de la irresponsabilidad general.  Acabemos con eso.

Si despertamos, veremos que -como mi toro- lo único que podemos hacer ¡es lo que el torero NO espera, si es que queremos salir vivos!  ELLOS impusieron las reglas, y esperan que las sigamos siempre: saben que nosotros –además de algo perezosos- somos de hecho bastante honestos, por lo que somos confiados… y seguimos reglas que nos están matando.  ¡Basta ya!  Si hacemos lo que ellos NO esperan, sus “embudos” de control no servirán más: como en ajedrez, nos esperan adelante, porque saben que para allá vamos.  ¡Pues no!  Demos un pasito atrás, dos al lado; una movida que sea un cruce entre la de un Caballo y la de un Alfil - y cuando, desesperados, nos digan “¡HEY, eso no se vale!”, sonriamos y contestemos: “¿Ud. no sabía?  ¡El juego es nuestro!”

La desobediencia pacífica NO es “terrorismo”, gente: pregúntenle a Gandhi.

Un detalle, que ha estado pasando en las huelgas, y que usan para desacreditar los movimientos pacíficos (en Grecia, en EUA, en Francia… ¡en Limón!)  Si uno hace una protesta bien tranquila –como suelen ser nuestras manifestaciones- nunca falta algún personaje que agite a las masas y haga destrozos; el clásico “agente provocador” que desprestigia a todo el movimiento, para que los noticieros de ellos hablen días y meses de “los  abusos de los huelguistas”… en vez de informar sobre sus reivindicaciones.

Cuando manifiesten, un consejo: estén MUY alertas al sapo que viene a hacer violencia.  Notarán que –invariablemente- nadie sabe quién es, ni de dónde salió.  Era alguien vestido de modo bastante irreconocible.  Gente; por su supervivencia y la del movimiento: ¡AGÁRRENLO!  Captúrenlo -y “destápenlo.  Si es de los suyos, llévenselo y cálmenlo –o entréguenlo Uds. mismos, si no hay modo de calmarlo: será un traidor.  Pero es raro: el legítimo agente provocador no tiene nada que ver, y es mandado por los propios elementos que se protestan… ya que les es vital desprestigiar -a como dé lugar.

Bien, agarren a estas personas y entréguenlas a las autoridades… pero con filmación del hecho por muchas personas y testigos; súbanlo a internet, no sea que “desaparezca” el asunto…  Hoy día es fácil: muchos tienen cámara en el teléfono: no pueden perder la evidencia de todos.  Pero sobre todo, NO cedan al alboroto: captúrenlo Uds. mismos y  demuéstrenle al Sistema que se puede protestar con dignidad… eso dará más peso a sus argumentos.

Firmemos cartas multitudinarias de protesta cuando salgan “barbaridades”.  Usemos a la Sala Cuarta cuando se pretenda abusar de nosotros; que la Defensoría se acuerde para qué sirve.  NO obedezcamos decretos arbitrarios y abusivos… pero sin romper la Ley.  ESO quieren ellos: ESE es el redondel.  Y hablemos con la gente; retomemos la comunidad.  Apaguemos un rato el televisor y conversemos con los demás.  Hablemos con los agricultores en la feria: pidamos comida sana, orgánica; no transgénica.  Apoyémoslos cuando la tengan.  Olvidemos la “comida” transnacional.  Amemos a nuestro país; amémonos a nosotros mismos -si realmente queremos querer al prójimo y al mundo.  Después de todo “Ama a tu prójimo como a ti mismo”… implica que NO se puede amar a nadie – si se tiene el amor propio en mal estado.

AHÍ empieza la responsabilidad.
¿Qué esperamos?  “LA FUERZA”… ¡está en nosotros! 
Nota: si no saben cuáles son las “barbaridades”, éstas  –y sus respaldos-están en:

http://vidasostenible.lacoctelera.net/post/2010/01/28/costa-rica-carta-abierta-una-ciudadana-preocupada-por
http://chusju.wordpress.com/2010/01/21/los-duenos-del-mundo/
http://elpais.cr/articulos.php?id=19073
http://elpais.cr/articulos.php?id=23860


PUBLICIDAD

width=625

Comentarios

Su comentario

Nombre

iddscp

Normas de uso

La opinión en los comentarios es la de los usuarios, no de ELPAIS.cr - No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes o injuriosos. - Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. - Una vez aceptado el comentario, será publicado.

Clima
BCCR El dólar
COMPRA ¢533.48
VENTA ¢545.03
Encuesta

¿ Apoya usted la huelga a favor de los servicios esenciales como salud o seguridad ?

  • Si
  • No
Lotería
Sorteo: Setiembre

Primer premio

Segundo premio

Tercer premio