IMAGEN

Sainete de Fishman y corrupción planificada

Fuente: José Luis Vega Carballo  |  2011-10-26

Columna Pensamiento Crítico

Al diputado Luis Fishman del PUSC el gobierno de Chinchilla le detuvo el sainete que en pocos días armó en la Comisión de Asuntos Hacendarios con la intención de recortar ₡54.000 millones del proyecto de presupuesto para el 2012; o sea, un insignificante 0,9% del mismo que luego fue rebajado a ₡34.000 millones, un 0,6%. Al final del acto caricaturesco y tragicómico, los liberacionistas se apuntaron una victoria cuando, luego de montar fuertes presiones dentro y fuera del parlamento, lograron capturar el voto contrario a la reducción de la diputada Bejarano de Calderón Fournier. Con ello se produjo una fisura en el PUSC que vino a enterrar una buena oportunidad para dar inicio a una política tanto de racionalización del gasto como de freno a aquella corrupción organizada y de mayor escala que permea los altos escalones de los partidos, la administración pública, y el sector privado que la concita.

Destaquemos que el argumento de la presidenta Chinchilla para oponerse a cualquier poda o cambio presupuestario, consistió en decir que ya había raspado la olla al máximo y no cabía manosear ni echar más tijera al gasto fiscal. Según el ministro de la presidencia Benavides, orquestador del coro de políticos y altos burócratas opuestos a la rebaja, se estaba ante una simple ocurrencia de Fishman, una propuesta sin fundamento alguno. Alegó que a lo sumo podrían economizarse ₡4.900 millones, suma ridícula en un presupuesto total cifrado en ₡5.900.000.000.000,00 millones, un pírrico 0,0008%, es decir, nada! A esta burla se unió un vociferante ministro de hacienda Herrero acusando a la oposición de hacer demagogia y festín con el recorte del presupuesto 2012.

Ahora bien, sería largo y tedioso entrar a discutir aquí sobre la moción Fishman por el ángulo del contenido de los recortes con que el diputado pretendía introducir ligeras alteraciones a la cantidad y calidad del gasto público. Quizás no eran los cambios más convenientes ni pertinentes; ni su monto era el más atinado dado el bajo porcentaje que representaba dentro del total del gasto. Anduvo muy lejos de bajarlo como para desacelerar el crecimiento del déficit fiscal (brecha entre ingresos y egresos). Y en cuanto a algunos traslados de partidas, por ejemplo, hacia compras y otros gastos en el ministerio de Seguridad Pública, estos podrían cuestionarse, toda vez que terminarían vigorizando corruptelas internas y a ciertos aparatos represivos de un Estado que, con la DIS al frente en calidad de policía política, están en camino de convertirlo en un antidemocrático y autoritario Polizeistaat o Estado Policía (la DIS ya consume casi la mitad del presupuesto de la Presidencia); esto como corolario de la aplicación del modelo arista de dictadura en democracia. De allí que, en cuanto a rebajas, supresiones y traslados de partidas se refiere, habría que tener cautela y medir bien sus efectos colaterales indeseables, no sea que se conviertan en un festín adicional para los operadores de lo que hemos llamado, desde esta columna, el intocable Supra-sistema de la Corrupción Planificada (o SSCP) entronizado tanto en los tres poderes del Estado o los cuatro si incluimos al TSE, como en las cúpulas mafiosas del sector privado.

Además de los problemas que el contenido de la moción Fishman mostró tener, los mayores errores de sus propulsores se dieron, no tanto por el lado contenido específico de los cambios formulados, como por el lado de la forma; o sea, la manera como se intentó hacer reducciones y canjes de partidas. Hubo tardanza, ya que el procedimiento para analizar las partidas con sentido crítico a lo mejor requería mucho más tiempo, diálogo y dedicación entre funcionarios y técnicos del ejecutivo, diputados y asesores. Esto hizo que, al final del sainete, se observara mucha premura y hasta quizás ligereza a la hora de plantear las modificaciones; de lo cual se valieron sus opositores para sacar ventaja, crear infundados temores, aparecer como víctimas de arbitrariedades y antojos, mientras entonaban el Duelo de la Patria dando pábulo a ridículas y grotescas posturas, amenazaban y chantajeaban, y movilizaban como fichas a los más altos jerarcas de los poderes a favor de un presupuesto declarado por ellos intocable. Ahora de seguro éste será aprobado como lo presentó Zapote: en directo beneficio del status quo y de un desorden del gasto que indudablemente ayudará a perpetuar el SSCP que, desde las alturas manejan las águilas rohrmosianas, principales ganadoras al final de la teatral obra catapultada por un Fishman convertido en el peor malo de la película.

Cabe recordar, eso sí como atinada propuesta y no como sainete, una salida del diputado Fishman en enero pasado planteando la tesis de que los problemas del déficit fiscal y consecuente elevación de la deuda pública interna y externa son propios del gobierno central (que controla solo un 32% del gasto total); ya que el sector de las instituciones descentralizadas (donde se concentra el 68% del gasto) muestra lo contrario: superávits acumulados hasta por ₡1.379.816 millones y una categoría cajón de Sumas libres sin asignación presupuestaria hasta por ₡490.242.9 millones. Aparte de gastos duplicados y superfluos, astronómicas planillas paralelas para consultorías (éstas pasaron de 2006 cuando se dio el ciclo electoral de los Arias a la fecha de ₡50.000 millones a ₡500.000 millones anuales!) junto a grandes despilfarros y desfalcos, todo lo cual se remonta muy por encima de la que se pretende recolectar con el Plan Fiscal para paliar un déficit que no llega a los ₡900.000 millones. Encima deben agregarse ₡257.000 millones que el gobierno inexplicablemente no ejecutó del presupuesto del 2010, equivalente al 50% de lo que pretende recaudar el Plan Fiscal. Mayor desbarajuste y desatino fiscal y político no puede haber.

Sin duda, la anterior es un planteo sobre la supuesta crisis fiscal que resta credibilidad a los políticos y economistas neoliberales cuando le hacen el juego al SSCP al proclamar que estamos al borde de una catástrofe financiera, donde lo urgente es reducir drásticamente el gasto (medida pro-cíclica inconveniente en momentos de recesión económica) y, si esto no es posible, pasar entonces multiplicar la carga tributaria (con el Plan Fiscal) y los ingresos en un 2% del PIB, aunque se haga aprobado nuevos impuestos regresivos, tal como lo prefiere el gobierno. Y esto se quiere imponer sin afectar mayor cosa a la morosidad fiscal ni a la mala recaudación y evasión tributarias, computadas por el semanario El Financiero en la bicoca de ₡1,100.000 millones, suma muy superior a la del déficit fiscal de este año de unos ₡877.000 millones y a cubrir con endeudamiento, al menos mientras no se eleve la carga tributaria.

Pero, como la iniciativa de Fishman abría la opción de meter tijera a una enorme buchaca - de las tantas que nutren al SSCP y a sus mafias no solo en el gobierno central, sino también en la administración descentralizada-, fue desestimada con algunos débiles argumentos. Mucho menos se habla de derogar exenciones y exoneraciones injustificadas (incluidas las de zonas francas) que llegan al 6% del PIB, sobrepasan por tanto el monto del déficit fiscal, y suman más del doble de lo que pretenden captar los nuevos impuestos de un 2 a 2,5% del PIB. Aunque sí deben mantenerse las exenciones del IVA (que insensatamente se quieren eliminar) sobre compras estatales de bienes y servicios por acertadas razones dadas en estos días por el Diputado José María Villalta.

Todo lo anterior significa que, una vez más, los ministros y demás jerarcas superiores de los cuatro poderes de la República que acudieron en manada al parlamento para traerse abajo la tímida iniciativa de Fishman, no están dispuestos a aceptar ni una disminución del gasto público (el ángulo de la cantidad), menos un reordenamiento o redimensionamiento a fin de redirigirlo de lo superfluo hacia lo sustancial, de lo improductivo y dispendioso hacia lo productivo y necesario en materia de estímulo a la inversión pública (el ángulo de la calidad del gasto). Y, sobre todo, a trasladarlo del plano de lo corrupto e ineficiente al de lo transparente y eficiente. En fin, están renuentes a cualquier intento de modificar su cantidad y calidad antes de proceder a aumentar la carga tributaria que pesa sobre las clases medias y trabajadoras, empobrecidas por el impacto de una crisis económica global que parece no tener salida ni fin.

Eso es lo más grave del sainete Fishman y, a la vez, revela cómo y cuánto están al servicio de los intereses que (des)gobiernan desde el Supra-sistema de la Corrupción Planificada, el SSCP que opera desde las sombras del poder y por las puertas de atrás de las instituciones, y que desde finales de los años de 1980 es el verdadero (des)gobierno que ha conducido el país hacia perversos e insondables abismos éticos y culturales, económicos y sociales.

Comentarios

Su comentario

Nombre

pd9q44

Normas de uso

La opinión en los comentarios es la de los usuarios, no de ELPAIS.cr - No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes o injuriosos. - Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. - Una vez aceptado el comentario, será publicado.

Clima
BCCR El dólar
COMPRA ¢534.3
VENTA ¢545.09
Encuesta

¿Cree usted que el PLN dará tres comidas diarias a 339 mil personas?

Lotería
Sorteo: 9 marzo 2014

61

589

Primer premio

55

900

Segundo premio

71

846

Tercer premio