IMAGEN

Conservación Comunitaria de Humedales y Retos Pendientes en el Pacífico Sur

Fuente: Bernardo Aguilar González  |  2012-02-23
Conservación Comunitaria de Humedales y Retos Pendientes en el Pacífico Sur

Ambiente Crítico

El país se encuentra en momentos importantes para la definición y consolidación de una adecuada política azul de conservación que le permita lidiar adecuadamente con algunos de los problemas de rezago ambiental más importantes que preocupan al sector ambientalista de nuestra sociedad. Así podemos listar entre otros la adecuada protección de los humedales marinos y terrestres, de las zonas de protección de ríos y nacientes, los desechos sólidos y líquidos en los ríos, la protección y conservación de nuestros recursos marinos. Desde el ambientalismo social comprendemos que no solamente son razones ecológicas las que demandan la atención de estos problemas sino que una adecuada gestión de los recursos puede ayudar a mejorar la situación de las comunidades ubicadas en aquellas zonas donde los índices de desarrollo social son más bajos. 

Nuestro país está comenzando a alcanzar atención internacional en algunos de los esfuerzos que las comunidades realizan en este campo con apoyo de la sociedad civil organizada. Por ejemplo, esta semana hemos tenido el honor de recibir a un grupo de expertos europeos en nuestro país. Su misión es el documentar experiencias exitosas de conservación comunitaria en Costa Rica y Brasil. Forman parte del equipo técnico del proyecto CIVI.net (http://www.civinet.eu/espanol) financiado por la Unión Europea. Provienen de prestigiosas entidades internacionales: El Centro Liebniz de Investigación del Paisaje Agrícola de Alemania, el Instituto Suizo Federal de Tecnología y la Organización por el Diálogo Internacional y Manejo de Conflictos de Austria. Ellos se han unido a la Fundación por el Desarrollo Sostenible de Holanda, la Fundación por el Desarrollo Agrícola y el Instituto Ecologica de Brasil y la Fundación Neotrópica con el fin de documentar, sistematizar  y analizar la posibilidad de transferir a otras regiones las experiencias exitosas de conservación comunitaria en cuatro estudios de caso: tres en Brasil y uno en nuestro país.

La zona en examen en Costa Rica es la región de Osa donde las experiencias de conservación comunitaria enfocada en las zonas de humedal han obtenido resultados significativos desde el año 2009. En el caso del Humedal Nacional Térraba-Sierpe, el cabildeo comunal fue apoyado con una valoración participativa de los servicios ambientales del área silvestre protegida y sistematizado científicamente para apoyar el proceso de aprobación por el Consejo Regional de ACOSA del Plan de Manejo para el Humedal. Esta herramienta de ordenamiento y gestión ambiental recibió el apoyo de diversos sectores comunales ante los posibles retos que significan los proyectos que se plantean en la zona: el PH Diquís y el proyecto de un aeropuerto internacional en las cercanías del Humedal Nacional, asociado al desarrollo de bienes raíces y de infraestructura turística. Este esfuerzo, liderado por la Universidad de Vermont en asocio con varias organizaciones y universidades nacionales e internacionales, recibió el apoyo financiero del Fondo Blue Moon de los EEUU.

Asimismo se documenta el trabajo de gestión comunal de los recursos de manglar del Golfo Dulce que están fuera del Parque Nacional Piedras Blancas. En esta zona los esfuerzos con organizaciones locales han permitido la siembra de más de 105,000 plántulas de 6 especies de manglar mediante reforestaciones comunales que incluyeron a los niños y varios grupos cívicos de la región, la siembra de dos hectáreas de especies asociadas a los manglares (con el significativo manejo de la Mora oleífera especie documentada por el INBio como en peligro de desaparecer) y significativos logros de sensibilización y educación comunal. Entre éstos se encuentran la incorporación de 12 comunidades (seis por solicitud propia) a los componentes de capacitación en mejores prácticas productivas y de actividades productivas de bajo impacto para el manglar, la creación de seis clubes ambientales en el mismo número de escuelas y la realización de concurridos festivales ambientales. Estas acciones se financiaron mediante recursos del Programa Sur-Sur de Cooperación proveídos por el gobierno de Holanda y administrados por Fundecooperación. La ejecución se hizo mediante un modelo de unidades locales que logró que el 72% del presupuesto se quedara en la región mediante contrataciones y proveedores locales. 

Ambas zonas se estudian como un solo estudio de caso complementario y se busca analizar la posibilidad de transferir sus resultados a las zonas de manglares del Golfo de Nicoya mediante intercambios directos de experiencias. Se espera generar los recursos para estos intercambios partiendo de este proyecto. Ya se cuenta con algún apoyo del sector empresarial para continuar estos esfuerzos de conservación comunal reconociendo el enorme aporte que hacen los humedales a la fijación y almacenamiento de carbono en beneficio del país y el mundo.

Estos logros se compartirán en foros y publicaciones internacionales con el fin de recoger retroalimentación y con el fin de mejorarlos. Esperamos que provean un modelo útil para resolver algunos de los conflictos que caracterizan la situación de nuestros recursos azules. 

Coincidentemente, en los días en que hemos estado visitando la región de Osa con estos expertos, nos hemos percatado de las visitas del Viceministro de Transporte para discutir el avance del proyecto de aeropuerto internacional en la región. Aun espera el país los resultados de los estudios de impacto ambiental de este proyecto y del PH Diquís.  La dirección en la que avancen estos proyectos pondrá a prueba la resiliencia de los resultados de nuestro estudio de caso. Esperamos con atención. 

*Director Ejecutivo, Fundación Neotrópica

Comentarios

  • José2012-02-23 Este tipo de esfuerzos, que incluyen líneas de acción tales como la participación comunitaria directa, la participación y educación de niños y jóvenes, además del involucramiento directo en acciones concretas de la población, es lo que dará reditos verdaderos en el resguardo de nuestro patrimonio natural. Un patrimonio muy desestimado por algunos, y ello podemos verlo en experiencias concretas como lo es la construcción de la nueva carretera en la frontera norte, que tiende a verse como una oportunidad de desarrollo, sin importar sus verdaderas consecuencias en el ambiente natural. Esa misma situación se verá (y ya inició hace algunos años) en la zona de Osa con la creación de más "desarrollo" como lo es la construcción del aeropuerto..

Su comentario

Nombre

25cogm

Normas de uso

La opinión en los comentarios es la de los usuarios, no de ELPAIS.cr - No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes o injuriosos. - Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. - Una vez aceptado el comentario, será publicado.

Clima
BCCR El dólar
COMPRA ¢533.48
VENTA ¢545.03
Encuesta

¿ Apoya usted la huelga a favor de los servicios esenciales como salud o seguridad ?

  • Si
  • No
Lotería
Sorteo: Setiembre

Primer premio

Segundo premio

Tercer premio