IMAGEN

La ruina de España

Fuente: Víctor Corcoba Herrero  |  2012-04-23

Columna Algo más que Palabras

Ahora sí que ha llegado la ruina a España, una nación de naciones mal avenidas, donde sus jóvenes investigadores, tanto del mundo de la ciencia como de las letras, han de emigrar en busca de mejores espacios para desarrollarse, en aquello para lo que han sido formados en su propio país. Multitud de científicos, con una hoja de servicios impecable, se quedan en la calle, a pesar de su alta formación. Lo peor que le puede pasar a un Estado es caer en la estupidez de lo mediocre. Vivimos en una sociedad profundamente dependiente de la ciencia y la tecnología, que ha de avanzar hacia una economía sostenible e innovadora. Si me lo permiten, los recortes presupuestarios han de darse en el ámbito político, jamás en lo que acrecienta la cultura de un pueblo. Hoy, más que en otro tiempo, nos interesan estos jóvenes científicos, para avanzar y salir de la crisis. Sin embargo, sobran aquellos políticos que han hecho de una vocación de servicio el mayor negocio y la mayor corrupción de todas las épocas. 

No entiendo por qué han de irse estos jóvenes formados en España, lejos de su tierra, cuando más los necesitamos aquí. Se confunden los políticos españoles, se engaña el gobierno español, utilizando las tijeras en lo que es el alma de la prosperidad de las naciones y el manantial de luz de todo progreso, la ciencia. Un pueblo que no cuida y protege a sus artistas o a sus científicos, es un pueblo que camina hacia la miseria y la necedad. Hemos vuelto a una situación verdaderamente alarmante, justo en un tiempo en el que es esencial adaptar y mejorar los medios y los métodos de vida, fruto de la observación de la complejidad de los fenómenos que a diario se producen en nosotros y en lo que nos rodea. Sin duda, todos los enfoques científicos demandan del apoyo social, no en vano trabajan al servicio del bien de las personas y de toda la humanidad, atentos a la dignidad de todo ser humano y al respeto de la creación. 

Hay que cuidar al ser humano, pero también a su hábitat. A medida que la economía verde progrese, alentada por una verdadera escuela de moral que es lo que ha de ser la ciencia, todos ganaremos. Ya lo dijo el eterno y siempre actual, Miguel de Cervantes Saavedra, "ninguna ciencia, en cuanto ciencia, engaña; el engaño está en quien no lo sabe". Por consiguiente, un país que no estimula la investigación científica es un país que tiende a la ruina de sus ciudadanos, y a la decadencia social. Con esta huida de científicos, España, tiene todas las papeletas para el desastre. Las sociedades venideras deben ser sociedades del conocimiento, capaces de utilizar la ciencia para salvar vidas humanas y para discernir los nuevos problemas. Por tanto, este país va en sentido contrario; puesto que, es más preciso que nunca, movilizar hombres de cultura y de ciencia, para injertar de manera integradora la ciencia a la vida. 

Devaluar el mundo científico es como insultar a la naturaleza en primavera. Una nación puede vivir sin políticos, pero el papel de la ciencia y los científicos es insustituible para evolucionar hacia sociedades sostenibles y sustentables. La ciencia es el motor que no puede pararse, el carburante para los nuevos tiempos, la luz para el aprovechamiento de los recursos. Habida cuenta de la importancia que tienen las ciencias en relación con las cuestiones del medio ambiente y el desarrollo, en lugar de recortar presupuesto, hay que fortalecer la capacidad científica y tecnológica; es más, habría que fortalecer la infraestructura científica en escuelas, universidades e instituciones de investigación. Hace mal, muy mal el gobierno español, recortando en la formación científica. Olvida que la economía global depende cada vez más del impulso del sapiencia y requiere una fuerza laboral instruida en ciencias y tecnologías para combatir desde la pobreza al cambio climático.

Las ideas científicas hay que propagarlas, no pueden permanecer en un cajón, dormitando en el silencio, vivimos una época en la que las naciones avanzan en la medida que promueven la actividad investigadora. El caso de España, es un monumento a la idiotez y una ofensa al investigador. La cifra global asignada a la I+D+i es de 6.397,63 millones de Euros, lo que supone 2.192,16 millones menos de lo aprobado para el 2011, es decir, un 25,52% menos. El descenso es generalizado por tipo de actividad y de operaciones y es claramente superior al porcentaje de reducción que se ha aplicado al conjunto de los Presupuestos. La comunidad científica, al igual que los pobres, no pueden pagar las malas gestiones de gobiernos. La cuestión de la corrupción política, en este país, ha hecho un daño enorme en los caudales públicos. El día que los condenados por este tipo de hechos, devuelvan todo lo robado, con sus intereses incluidos, o abonen con trabajos a la sociedad lo que se han llevado gratuitamente, mientras otras familias subsistían, tendremos presupuesto suficiente para estas gentes de ciencia y de arte. 

Es una lástima que la creatividad sufra mermas económicas cuando más se requiere. La documentación sistemática de países punteros en investigaciones científicas, como USA, demuestra que la investigación académica más útil para los profesionales de las empresas es la financiada por el Estado, realizada en Universidades de investigación y publicada en revistas científicas. Además, los políticos españoles deberían saber que la mayoría de los avances científicos se realizan con investigación básica financiada por el Estado. Por otra parte, nuestros dirigentes han de considerar que el crecimiento económico depende cada vez más de la investigación. En consecuencia, el tijeretazo en estos recursos no es de recibo, como bien decían en su programa electoral, con el que ganaron las elecciones y hoy forman gobierno: "apoyaremos decididamente los centros tecnológicos, los centros de apoyo a la innovación tecnológica y los parques científicos... Ofreceremos a la sociedad un mapa nacional de recursos científicos y tecnológicos... "Desde luego, las palabras que no van seguidas de hechos, no valen nada. Por mi parte, subrayo otra vez: la ruina de España está servida; le falta el activo rodaje del mundo científico y tecnológico. Rectificar es de sabios.

(*) Escritor
corcoba@telefonica.net 

Comentarios

  • weiss2012-04-23 Excelente comentario. La misma realidad que hoy en día vive España sucede aqui en ticiquia, donde ante la mediocridad instaurada como ideología e idiosincracia nacional; los cientificos y demas profesionales de valor migran en busca de mejores opciones pues la sociedad y el estado con su clientelismo politico se los impide.

Su comentario

Nombre

n04tef

Normas de uso

La opinión en los comentarios es la de los usuarios, no de ELPAIS.cr - No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes o injuriosos. - Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. - Una vez aceptado el comentario, será publicado.

Clima
BCCR El dólar
COMPRA ¢532.41
VENTA ¢543.39
Encuesta

¿Cree usted que el PLN dará tres comidas diarias a 339 mil personas?

Lotería
Sorteo: 9 marzo 2014

61

589

Primer premio

55

900

Segundo premio

71

846

Tercer premio