IMAGEN

Por un primero de mayo renovado

Fuente: Allen Pérez Somarriba  |  2012-05-03

Retomando el tema del 1 de mayo: el resultado fue una marcha desnutrida, de contenidos mullidos y esponjosos, disperso y lleno, eso sí, de mucho ruidos sectarios por doquier. Ni las tarimas ni los micrófonos se le ofrecieron al pueblo como ya es tradición.

¿Sorpresa? Ni para la Casa Presidencial ni para los diputados. Estas marchas las celebran más ellos que nosotros. Los poderosos se pavonean al mirarnos y exclaman: "¡miren, poquitos y divididos se ven más bonitos!”, habrán dicho en medio de risotadas.

En mi caso no generó ninguna novedad. Con los años uno se aprende de memoria  el libreto.

La apatía fue generalizada por no decir monumental, entre nuestros pueblos. Ni lo acontecido en la Asamblea, ni el discurso de la señora Presidenta ni la marcha generaron interés.  Lo que ocurrió ayer en la calle no fue más que un desordenado saludo a la bandera.

Lo que aconteció en la Asamblea Legislativa y con el discurso de doña Laura también fue calamitoso. Pero ello merecería un comentario aparte. 

Por el momento diré solamente una observación sobre la clase política: lo que ocurrió ayer es el mejor termómetro para decir que el pueblo y el poder político viven en completo divorcio; que de facto el autoritarismo político está instalado como forma de funcionamiento de Estado con las excepciones y experiencias marginales; que la Libertad sigue decreciendo y que hoy la disminuida vivencia de una democracia decente se encuentra en un punto apenas tolerable. Ello no solamente es muy lamentable pero también trágico. 

Volviendo al tema objeto de este artículo. ¿Qué hacer? Sugiero, para empezar, la creación de una asamblea cívica abierta, horizontal y, sobre todo, serena y no por ello carente de entusiasmo para evaluar este tema y  otros más. Especial interés tiene el próximo primero de mayo por ser un evento que recordará los cien años de esta marcha en Costa Rica.

Por ahora, les expongo, amigos y amigas, unas breves sugerencias: la de convencer a nuestros compatriotas y al resto de nuestros hermanos y hermanas inmigrantes (documentados o no) que la fecha de la que hablamos NO es exclusiva de los sindicatos sino de todas las gentes que habitan nuestro país. 

Sería un paso adelante abrir el 1 de mayo a TODA la gente. Ello no menoscabará en nada al pueblo afiliado a sus sindicatos. Estas organizaciones tienen su lugar histórico pero ya no pueden tener ningún monopolio como "la voz del pueblo".

El Día Internacional de los Trabajadores debe abrirse, ampliarse, renovarse y buscar una lectura contemporánea. Su significado remozado debería encontrarse en este suelo y en conexión con lo que ocurre en el mundo. Y así, en un espacio amplio, los críticos del capitalismo podríamos exponer razones y propuestas alternativas.

Es también un día -para citar unos ejemplos- que deberían ocupar los y las niñas trabajadores y en abandono, los y las inmigrantes, los transexuales donde puedan saber que tendrán un espacio de respeto y una área segura para divulgar sus pensares y demandas. 

Pienso en la gente de la tercera edad, en las trabajadoras del sexo, en los campesinos, en las personas con necesidades especiales, en los discriminados por el color de su piel, origen étnico o por su orientación sexual.

En fin este día debe pertenecerles a todos los excluidos y personas de buena fe.

El 1 de mayo de mayo debería ser uno de nuestro tiempo, uno de rebeldía que también que debe guardar luto -al menos con un minuto de silencio- por los mártires de Chicago, por los que les antecedieron y por los que siguieron. 

Por respeto a la conmemoración citada, ésta no puede seguir llamándose "fiesta" ni "celebración". Sería falsificar la historia. Si un acuerdo existiera me parecería apropiado renombrar el 1 de mayo en nuestro país como el “Día de la Rebeldía". Una rebeldía que debería ser cotidiana y en que en parte ya lo es en la cotidianidad silenciosa.

¿Rebeldía? Sí, para hacer sentir nuestra voz en contra del autoritarismo capitalista o de cualquier otra mala fuente y también para proponer soluciones sin escatimar ninguna instancia.

¿Rebeldía? Sí, el trabajo voluntario. El pueblo del 1 de mayo bien podría -a manera de ejemplo- pintar y acondicionar una humilde instalación deportiva para beneficio de una comunidad que la necesite. ¡El rebelde no solamente es que el pide, pero el que también da!

Comentarios

  • Theidyl2012-05-03 Excelente comentario mi estimado Allen.

Su comentario

Nombre

1o0yfy

Normas de uso

La opinión en los comentarios es la de los usuarios, no de ELPAIS.cr - No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes o injuriosos. - Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. - Una vez aceptado el comentario, será publicado.

Clima
BCCR El dólar
COMPRA ¢534.27
VENTA ¢545.34
Encuesta

¿Cree usted que el PLN dará tres comidas diarias a 339 mil personas?

Lotería
Sorteo: 9 marzo 2014

61

589

Primer premio

55

900

Segundo premio

71

846

Tercer premio