IMAGEN

Perspectivas tras el 1 de mayo

Fuente: Héctor Solano Chavarría  |  2012-05-09

Claves para pescar en río revuelto

Para el Frente Amplio la situación es propicia para crecer y posicionarse como una opción para los sectores populares. Es cuestión de aprovechar la coyuntura.

El entierro del Plan Fiscal en abril y la elección del Directorio de la Asamblea Legislativa el pasado 1 de mayo, son acontecimientos que forman parte de una tendencia, sobre la cual, tanto analistas como políticos vienen coincidiendo en el último tiempo: tras cuatro años del Referéndum y si bien se aprobó el TLC en el 2007, la sociedad costarricense sigue experimentando una situación en la que ninguna fracción de la clase hegemónica tiene la fuerza suficiente para imponerse sobre las otras y del lado de campo popular sigue prevaleciendo la dispersión.

El resultado entonces es que el proyecto neoliberal no termina de cuajar pero tampoco se consolidan alternativas que permitan atenuarlo o revertirlo a favor de los sectores populares.

No hemos pasado la página

A pesar de la inercia generada por el contexto de aperturas y privatizaciones establecidas en los años 80-90, los acontecimientos de los últimos meses parecen apuntar hacia una situación en la que si bien las fuerzas del capital siguen sobreponiéndose sobre las fuerzas del trabajo y de la naturaleza, éstas no lo hacen ni con la intensidad ni la contundencia deseadas por éstas. 

Más bien, los diversos discursos oficiales (particularmente La Nación), coinciden en el “impasse” en que se encuentra el país: la (aparente) situación de que “no se avanza hacia ningún lado”. La llamada “ingobernabilidad”. Y frente a ello, los sectores hegemónicos parecerían haber tomado nota, apuntando a una estrategia en dos frentes: i) la promoción de la llamada “anti-política”, ii) la legitimación de los poderes de facto.

“Todos los políticos son iguales”

Según el último estudio de estructuras de opinión pública de la Universidad de Costa Rica, el 65,8% de los costarricenses considera que “la Asamblea Legislativa no sirve para nada”, al tiempo que el 67,3% opina que “los diputados no están a la altura de su cargo”. Y es que, si algo ha puntuado como producto del citado empate paralizante que experimenta el país ha sido la llamada anti-política, la (creciente) sensación de rechazo y hastío con la misma. 

“Todos los partidos son iguales”, “el poder corrompe”, “mejor ni me meto en política” y demás lugares comunes que, por lo demás, han venido fortaleciendo la legitimidad de los poderes fácticos: actores que funcionan al margen de los controles de la democracia y de la ciudadanía, tales como la prensa o el Poder Judicial, que como parte de la disputa política, tienden de manera cada vez más frecuente a “reservarse el derecho” de resolver los desempates coyunturales que surgen cada vez que el país experimenta situaciones de conflictividad (Plan Fiscal, Crucitas, por citar un par de casos).

Lo que se viene

Tras el entierro del Plan Fiscal es previsible que el gobierno apueste por la apertura del mercado eléctrico (Ver Pueblo #12, pág. 9). Tema, en todo caso, más estratégico desde el punto de vista de las élites económicas que el citado paquete de impuestos. 

Y es que a propósito de la discusión sobre el empate paralizante y las disputas entre proyectos políticos, si hay un campo donde se expresan con más claridad las tensiones entre fracciones de la burguesía, es el ámbito de la apertura del mercado de la electricidad. 

Sin duda, en el marco de la creciente arremetida publicitaria de Rodrigo Arias, el retorno del ex Presidente Figueres ha desatado una serie movimientos en la interna del PLN, que se evidencian en: i) el apoyo implícito de Telenoticias a éste, ii) el anuncio del apoyo de Figueres a la gestión de la Presidenta Chinchilla, iii) su acercamiento con otros referentes importantes del liberacionismo, particularmente del “arayismo” (los hermanos Johnny y Rolando Araya, así como con el ex Presidente Luis Alberto Monge). En ese marco, ya Figueres anunció para las próximas semanas el lanzamiento de su “proyecto-país” (CrHoy.com, 14/4/2012).

Así las cosas, todo apuntaría a que la pieza que falta de colocar en el rompecabezas, pasa por la decisión de La Nación. ¿Se definirá por Rodrigo Arias, o lo hará por José María Figueres? ¿O por el contrario, los intereses que representa La Nación estarán valorando, introducir un outsider en el contexto de la profundización del crecimiento de la “anti-política”? De ser así ¿quién podría ser ese outsider? ¿Sigue siendo Ottón Solís una opción para La Nación? Habrá que darle seguimiento al curso de los acontecimientos en las próximas semanas y meses.

La situación del campo popular-progresista

Así como la eventual apertura del mercado eléctrico puede decantar cosas a lo interno del campo neoliberal, ello también es cierto para el caso del campo popular-progresista. 

Tal y como reconoció el Ministro de Ambiente, René Castro, hace algunas semanas, es posible que un sector del PAC termine aceptando una apertura moderada del mercado eléctrico. Posición afín, en última instancia, a las pretensiones de los sectores agrupados en torno al ex Presidente Figueres, por  excluir a los hermanos Arias del reparto del botín del negocio de la electricidad.

Si ello llegase a consolidarse, es probable que cualquier aspiración por la construcción de una coalición progresista con el PAC termine por derrumbarse, a no ser que los sectores agrupados hacia la izquierda dentro de dicho partido, asuman posiciones más beligerantes. En ese contexto, y como parte de la interna de la agrupación rojiamarilla, vale destacar los movimientos y crecientes posicionamientos de Román Macaya (a quien no necesariamente puede tildarse como un tipo de izquierda) y de Juan Carlos Mendoza, así como el bajo perfil mostrado por Luis Guillermo Solís en ese marco, quien hasta hace poco era visto como el principal referente de la llamada izquierda del PAC. 

Habrá que esperar cómo se configura la correlación de fuerzas a lo interno del PAC durante la renovación de estructuras en dicho partido.

El Frente Amplio

El Frente Amplio es un movimiento político, de izquierdas, que en la correlación de fuerzas actual enfrenta una disyuntiva. A pesar del hecho de ser un partido parlamentario y en esa medida cargar con los estigmas “anti-política”, al mismo tiempo, cuenta con referentes que tienen un enorme potencial para posicionarse como figuras alternativas y de ruptura con la política tradicional. Particularmente, el caso del diputado José María Villalta, quien goza de gran prestigio y popularidad entre la ciudadanía, sobre todo entre la juventud, así como de otros compañeros y compañeras que vienen trabajando desde los sectores sociales.

Así las cosas, ¿de qué manera puede una fuerza como el Frente Amplio irrumpir en ese contexto de anti-política para no solo evitar ser identificada como uno más de los partidos del statu-quo, sino, sobre todo, como una alternativa real para los sectores sociales y populares? Son parte de los desafíos que debe enfrentar nuestro Partido en esta nueva correlación de fuerzas.

Comentarios

  • Javier Sánchez2012-05-09 Concuerdo en su diagnostico de la antipolitica, es brillante y claro. Basta observar lo que esta ocurriendo en Francia y Grecia, para entender que los mercados no pueden confiar en la democracia. Permítame disentir de su análisis del panorama progresista en el país, Usted lo restringe a un grupito del PAC y al FA (en una reducida visión electoral corto placista). El panorama político- social popular y progresista en Costa Rica es mucho más amplio; la construcción de una plataforma alternativa pasa fundamentalmente por luchas poíiitico sociales, donde el frente electoral es secundario. Por la condición que Usted mismo acepta, la campaña sistemática de destrucción del mundo político-electoral es profunda y exitosa en el pueblo de Costa Rica. La fe y esperanza (tan necesarias en estos momentos) no naceran desde allí.
  • Marconi Duran Tanhto2012-05-09 Don Hector, deben de centrar el discurso de la izquierda a favor de los más desprotegidos, pero potenciando el desarrollo económico. En lugar del lema "Democracia con justicia social" el FA debe de cambiarlo por "Desarrollo con Justicia Social". Así se logra captar la simpatía de los sectores con poder económico, adoptando posturas económicas como las del gobierno de Lula en Brasil, y al mismo tiempo luchar por el justo repartimiento de la riqueza de forma gradual y progresiva, sin perder el apoyo de los sectores económicamente poderosos. Solo así lograría legitimidad discursiva en los sectores poderosos, lo que catapultaría el encanto en sectores populares, por estar estos alienados a los dictados de la oligarquía.

Su comentario

Nombre

kq8tdz

Normas de uso

La opinión en los comentarios es la de los usuarios, no de ELPAIS.cr - No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes o injuriosos. - Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. - Una vez aceptado el comentario, será publicado.

Clima
BCCR El dólar
COMPRA ¢534.41
VENTA ¢545.34
Encuesta

¿Cree usted que el PLN dará tres comidas diarias a 339 mil personas?

Lotería
Sorteo: 9 marzo 2014

61

589

Primer premio

55

900

Segundo premio

71

846

Tercer premio