IMAGEN

Lo que pagamos de impuestos

Fuente: Ronald Solís Bolaños  |  2012-07-25

A partir del 2009 se abre el portillo para financiar el gasto del Gobierno Central con préstamos. En el presupuesto del 2012 ya los impuestos solo cubren el 52% del gasto y el 48% debe hacerse con plata prestada. Del presupuesto, el 94% se utiliza para el pago de salarios, pensiones, intereses y amortizaciones a la deuda y solo el 6% para inversiones y otros.

Si fuéramos una familia seria como que gastamos 500.000 colones al mes pero el salario es solo de 260.000 por lo que tenemos que pedir prestado 240.000 al mes o usar la tarjeta, la única solución que nos queda es reunir la familia y buscar la salida permanente al problema.

Muchos costarricenses parten de algunos supuestos simples cuando plantean soluciones a la situación fiscal del país como: “pagamos solo el 14% del PIB en impuestos y deberíamos pagar alrededor del 20% para desarrollarnos”; “el problema es que aquí hay una gran evasión, con solo cobrar los impuestos que se evaden, sobraría la plata para el sector público e inversión”.

¿Es real nuestra carga tributaria del 14% del PIB?

En Latinoamérica los gobiernos centrales con un 18.3% de impuestos como porcentaje del PIB (CEPAL 2010) cubren todos sus gastos desde educación hasta militares y por supuesto los servicios de salud. Costa Rica es el único país de Latinoamérica en que el Ministerio de Salud no presta servicios de salud, esto lo hace la CCSS. Por este motivo tiene absoluta lógica el que los pagos que hacen los patronos y trabajadores para su salud y pensión por medio de la Caja se consideren como carga tributaria.

En Costa Rica el pago a la CCSS para cubrir salud, pensiones y otros, representa el 11% del PIB, del cual 7% son para salud y 4% para pensiones y asignaciones familiares. Eso quiere decir que ya tenemos una carga tributaria no inferior al 25%. Si agregamos los impuestos municipales se paga más del 26% del PIB (por cada 100 colones producidos 26 van a tributación). Llámese impuestos, tributos, tasas, cuotas, multas, etc., lo cierto es que los costarricenses contribuimos significativamente con el gasto público 

Según el FMI la evasión y elusión fiscales en Costa Rica anda en alrededor del 5% del PIB, suponiendo que se pueda cobrar en su totalidad, lo cual es sumamente difícil. Por otra parte si cobráramos más impuestos a sectores que no pagan o pagan poco, como zonas francas, servicios profesionales liberales, salud privada, educación privada, etc.; quizá se podría aumentar en un 3% la recaudación. En este escenario ideal de cobro de tributos se tendría un 14% de recaudación del Gobierno Central, más 11% de salud y pensiones de la CCSS, mas 5% evitando la evasión y elusión fiscal, mas 3% de eventuales nuevos impuestos; esto sumaria 33% del PIB en impuestos. No debemos olvidar que no todos evaden impuestos por gusto, muchos lo hacen para sobrevivir y es evidente que estamos empujando a sectores económicos hacia la informalidad.

¿Cuánto gastamos hoy? 27% del PIB en el Gobierno Central, 11% en la CCSS y 2% de municipalidades, lo que nos da un gasto real de 40%. Es decir aun en un escenario ideal en cobro de impuestos siempre nos haría falta incrementar un 5% del PIB solo para cubrir los gastos regulares del Gobierno; pero el gasto seguiría disparado en salarios y pensiones porque son “derechos adquiridos” que no se pueden tocar, según el ex ministro de Hacienda Fernando Herrero. Estos datos nos demuestran que la cobija no da para mucho más, la mayoría de sectores productivos decrecen, a excepción del financiero y de empresas bajo el régimen de zona franca tanto de producción como de servicios. 

Así mismo las municipalidades tratan de sobre valorar las tierras para cobrar más a los productores agrícolas nacionales. Mientras tanto desaparece el empresariado nacional. El 1% del PIB representa 210.000 millones de colones.

Mientras el Gobierno Central vive un gasto ilógico en función a los ingresos y que pone en peligro la estabilidad económica y social del país, los entes autónomos que se financian con servicios y cuotas empiezan a tener serios problemas al tener gastos mayores a sus ingresos, como está sucediendo con el ICE y la CCSS, lo cual agrava la situación aun más y en donde parece que la medicina podría tener características similares a las requeridas por el Gobierno Central. Las municipalidades van por el mismo camino con un crecimiento en salarios no coherente con el crecimiento en ingresos y el crecimiento de la producción nacional y de la inflación. El sector público total representa el 15% del empleo nacional.

No debemos olvidar que los costarricenses somos los dueños de todo este aparato institucional y sus trabajadores son los servidores públicos y no los dueños de las instituciones. Si políticamente se han manejado mal y han llevado a situaciones de crisis, debemos corregir y tomar las medidas necesarias en el campo que sea, para que brinden el servicio que los costarricenses requerimos a un costo razonable y coherente con las posibilidades económicas del país.

El gasto publico esta descontrolado más allá de nuestra realidad económica, del aumento de la producción y de la inflación. La cobija para aumentar impuestos y subir tarifas por servicios da para muy poco, debemos resolver el problema a fondo todos los costarricenses esperando la colaboración de los funcionarios públicos que deben entender que hay condiciones que el país ya no puede darles y es necesario sentar en la mesa de negociación a los trabajadores públicos, privados, empresarios, agricultores, profesionales, partidos políticos y gobierno, a un proceso de diálogo, negociación y acuerdos que permitan un nuevo pacto social que implique reencausar el rumbo de la patria. 

(*)Ex diputado y productor agrícola
ronaldsolis@hotmail.com 

Comentarios

  • Nelson Arrieta P.2012-07-25 IRRESPONSABILIDAD, COMPLICIDAD Y NEGLIGENCIA; muy atinado el artículo del exdiputado y empresario Ronald, sin lugar a dudas es muy versado en materia impositiva; como complemento procedería agregar: frecuentemente escuchamos que los costarricenses somos fanáticos del fútbol, pero existe un “deporte” que representa una pasión aun más exacerbada, con mucho mayor número de adeptos, disciplina respecto a la cual posiblemente, si se evaluara, resultaríamos campeones en nuestro planeta, me refiero a la obsesión por la EVASIÓN DE IMPUESTOS; así como Diógenes caminaba de día por las calles de Atenas con una linterna encendida manifestando que buscaba hombres honestos, habría que hacer algo similar en nuestro país para tratar de encontrar ciudadanos que declaremos todos nuestros ingresos, para efectos de que se nos grave como corresponde; erróneamente se parte del criterio de que eludir impuestos no representa malversación, puesto que se considera que no se está expoliando a nadie en particular, no se comprende que constituye una defraudación tan ruin y cobarde como la del progenitor que elude cubrir alimentos a sus propios hijos; nuestro país no tendría necesidad de mendigar puentes o estadios si contribuyéramos como deberíamos, pero son muchos los líderes de los partidos políticos tradicionales que prefieren no proceder con drasticidad, puesto que muchos de los afectados forman parte de sus propios gremios, porque se pondría en riesgo los aportes privados para el financiamiento de campañas o, porque no tienen las agallas necesarias para obligar a que se cotice sobre la totalidad de las verdaderas utilidades; son muy bien pagados los contadores especializados en materia tributaria, a quienes se les asigna confeccionar las declaraciones de forma que resulte el monto gravable menor posible; probablemente, pagar coimas a los inspectores forma parte del juego; cuán importante sería que especialistas en materia legal se pronuncien respecto a si devendría como infracción a nuestra legislación que se contrate empresas especializadas en la materia, a las que se les otorguen amplias facultades para fiscalizar a fondo, remunerándolas moderadamente, de forma que, para complementar sus ingresos, perciban un porcentaje de las evasiones que logren detectar; mientras persistan tal irresponsabilidad y negligencia no se reducirán las penurias económicas de nuestros Gobiernos.
  • Oswaldo Gutierrez Sotelo2012-07-25 Se siente quien se siente en la mesa, NADIE va a ceder sus pretensiones salariales, por un lado, ni sus pretensiones electorales por el otro; al contrario, en esas mesas es donde se gestan todos los privilegios sindicales que hoy estamos pagando, cada vez con mayor deuda y todos los puestos políticos, consultorías y demás prebendas que succiona recursos del estado. Ud. mismo lo dice: "se abren portillos". Nuestro sistema político-constitucional caudillista permite estos excesos. Solo el reforzamiento institucional (Constitucional), independiente de los oportunistas de uno y otro lado permitirá corregir la situación de manera cívica y pacífica. Eso tiene que terminar
  • Ciudadano2012-07-25 Estimado don Ronald: Su comentario es muy interesante, pero basta un examen rápido para identificar algunas inconsistencias. Por ejemplo: cuando usted dice que lo que se le paga a la Caja equivale a un 11% del PIB, lo cual usted suma al 14% de ingresos tributarios del gobierno, se le olvida que este debe hacerle pagos a la Caja, de forma que en esa suma que usted hace de esas dos magnitudes, hay una doble contabilidad. A usted se le olvida, también, que parte de la nueva deuda simplemente cancela deuda vieja, No hay ahí incremento alguno del gasto. Cuando usted afirma que en América Latina con un 18% los gobiernos financian todos los gastos, desde la salud a los ejércitos -lo cual contrasta con las estratosféricas cifras del 40% que atribuye a CR- omite aclarar muchas cosas. Primero ¿está seguro que con ese 18% se cubre "todo"? No vaya a ser que usted quiere afirmarlo así, porque así le conviene decirlo. Pero, además, cuando se dice América Latina se dicen cosas muy diversas: entre Haití y Honduras, en un extremo, y Uruguay o Chile en el otro, hay diferencias que conviene no ignorar. Además, me parece que hay algunos problemas metodológicos en lo que usted hace, ya que parece mezclar datos ex-ante -los proyectos de presupuesto- con datos ex-post, o sea, las liquidaciones presupuestarias. No es un procedimiento muy riguroso. Le hago estos señalamientos con todo respeto, sabiendo la buena intención que a usted le mueve y esperando contribuir a que en el futuro pueda afinar sus planteamientos.
  • Enrique 2012-07-25 Usted bien lo dice "el Gobierno Central" qué pasa con las instituciones autónomas , bancos estatales, fondos , fundaciones y fideicomisos, etc , etc, etc, etc . Plata del gobierno por la libre. Asíq ue no hablemos sólo del Gobierno Central. Plata hay lo que hay que hacer es ordenar la casa
  • alrojovivo2012-07-26 Es de poco analista ver simplistamente un problema... y es que tras los tales privilegios, se debe balancear entre quitar a los que no sirven y premiar a los excelentes... Ahí es donde falla el sistema. No es pagando menos a los empleados, es quitando los ineficientes y otorgando un buen salario a los eficientes, como el sistema podría marchar. De lo contrario, a nadie que valga la pena le llamará la atención ser funcionario público, se expulsaría a los buenos empleados y se dejan los mediocres. Así, nunca crecerá el país. Los números que hace este comentarista son muy incoherentes e irrealistas...

Su comentario

Nombre

3bj8bg

Normas de uso

La opinión en los comentarios es la de los usuarios, no de ELPAIS.cr - No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes o injuriosos. - Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. - Una vez aceptado el comentario, será publicado.

Clima
BCCR El dólar
COMPRA ¢532.03
VENTA ¢542.7
Encuesta

¿Cree usted que el PLN dará tres comidas diarias a 339 mil personas?

Lotería
Sorteo: 9 marzo 2014

61

589

Primer premio

55

900

Segundo premio

71

846

Tercer premio