IMAGEN

Acerca de la estrategia electoral de la derecha

Fuente: José Luis Vega Carballo  |  2009-06-30

Columna Pensamiento Prítico

Hasta el momento hay escasas novedades en lo que va del proceso electoral. Una excepción sería la presencia de una mujer candidata en el PLN.  Otra, la injerencia en el proceso de su elección de la maquinaria arista del gobierno, decisiva para la derrota del candidato Johnny Araya y denunciada por él mismo. Mas puede que el panorama electoral se nos torne muy diferente, algo incierto y más complejo, si vemos el escenario mayor de la coyuntura, el internacional y nacional. Pues en el primero se acumulan peligrosamente los efectos recesivos de la gran primera crisis del capitalismo global; en el segundo, se ubican otros factores reales de poder, como el gobierno de los Arias y la coalición del G-38 (PLN, PUSC y ML) que prepara varias de sus armas fraudulentas para lanzarlas en contra de las izquierdas y, si no se cuida y previene, contra el PAC; entre ellas un TLC aprobado con sus leyes paralelas, un esquema operante de “dictadura en democracia, y un llamado “Plan Escudo” con el cual intenta infructuosamente capear la crisis. Lo que acontece en el devenir electoral adquiere, con este cambio de óptica, otro matiz y nos obliga a enfrentar sus dimensiones estratégicas.

Recordemos por un momento que el espectro político-electoral e ideológico comprende un gran centro-derecha, mayoritario y antagónico a todas las izquierdas y al neopopulismo de Chávez, Correa y Evo Morales que se ubican hacia el otro extremo, como un polo opositor y (por el momento) minoritario.

En el segmento conservador del espectro, lo que interesa es nutrir un juego de poder que permita mantener allí en el redil a un 70 u 80% del electorado para formar un gran centro derechizado, ojalá con el PAC incluido y haciendo bien el juego de dividir al centro-izquierda. Todos los conservadores (incluidos los neoliberales y los socialdemócratas pro-sistema) deben contribuir a blindar el poderoso centro para conservarlo hegemónico, lo cual pasa por hacer que sus roces y fisuras no lo colapsen, permitiendo a los contrincantes del centro-izquierda arrebatar importantes cuotas de poder e influencia; una tarea que exige mantenerlos muy divididos y a raya, de un modo tal que este bloque opositor se perpetúe como un conjunto amorfo, fragmentado y disperso de minorías sociales y políticas sin esperanza de llegar a formar gobierno, y mucho menos de hacerse con el poder real; es decir, como un sector incapaz de articularse o coaligarse para formar una nueva mayoría y un polo alternativo de poder sociopolítico y electoral.
 
Si bien habrá enfrentamientos entre los actores del bloque de centro-derecha –especialmente entre el PAC cercano al centro, y el PLN neoliberal cerca de la extrema derecha dominada por los libertarios- todos van comprometidos a no proponer ni emprender acciones que se salgan de la llamada “institucionalidad democrática” y no sean pro-sistémicas, es decir, consistentes en lo esencial con las reglas del capitalismo neoliberal y del TLC, con sus agendas y leyes complementarias. 

Frente a lo que representa un centro-derecha apuntalado por el eje “gobierno-poder empresarial y mediático” y que mantiene bien portado y alineado al PAC, se agrupa un amorfo y atomizado centro-izquierda, donde algo se tiene de conciencia acerca de que el eje centrado en Zapote aplicará para triunfar en las próximas elecciones todos los recursos de una poderosa maquinaria a su disposición y que lo hará como en el pasado referendo sobre el TLC: saltándose espuriamente las normativas electorales, la Constitución y las leyes, amparado por un complaciente tribunal electoral y por el resto de la cúpula del poder judicial. Las izquierdas no pueden, en este respecto ni en otros, pecar de ingenuas una vez más, como lo hicieron en el pasado referéndum. 

En general, deben comprender que la estrategia del eje derechista se orientará a imposibilitar que surja una mayoría electoral coaligada capaz de retar la fórmula neoliberal de dictadura en democracia y de bloquear una perpetuación del arismo y sus aliados en el poder. Por eso, estará dirigida desde Zapote y las tiendas del PLN a dividir, desorientar y debilitar al centro-izquierda, por lo que éste deberá prepararse para algunos montajes, no precisamente fuera de serie, pues ya se conocieron durante el referéndum de octubre 2007. Entre ellos, los siguientes:

1) Fomentar por todos los medios posibles la mayor fragmentación, dispersión y desunión de los sectores sociales sindicalizados y no-sindicalizados que formaron parte del movimiento NO al TLC, para que no logren construir una nueva mayoría social articulada con capacidad de organización, movilización y lucha callejera.
   
3) Pegar parches y apagar incendios aquí y allá desde el gobierno, a fin de evitar estallidos de insurgencia o rebelión popular, lo cual permitiría sostener la burra hasta que pasen las elecciones y el PLN se imponga con Laura Chinchilla.
   
4) Intensificar los esfuerzos clientelistas del Gobierno en pro de la compra de votos y voluntades con recursos públicos a lo largo de los meses que faltan, para llegar a febrero del año entrante, utilizando como refuerzo el poder mediático, el miedo al cambio, y otras fórmulas de guerra ideológico-psicológica. 
   
5) Sembrar la idea de que la crisis está bajo control debido a exitosas medidas de gobierno, que ésta pronto pasará, pero que mientras dure habrá mucha incertidumbre y la población debe respaldar al gobierno y al centro-derecha en todo momento si no quiere que las cosas empeoren, no vuelvan las vacas gordas y tomen el poder grupos subversivos, terroristas o cuasi-terroristas, ligados a los narcos y la delincuencia organizada, incluidos cabezas calientes de la izquierda radical; para contener todo lo cual el gobierno debe aplicar ley y  orden con mano firme, como lo ha proclamado Laura Chinchilla. 
   
6) En combinación con lo anterior, hacer que el electorado crea en la absoluta bondad y razón de ser del CONTINUISMO, utilizando las campañas de propaganda pro-gubernamental en plena marcha, aludiendo a que el gobierno está haciendo las cosas muy bien, manipulando las encuestas comerciales, y enfatizando con intenciones manipulativas que hay una robusta mayoría ciudadana de 2/3 que piensa y siente así, a la vez que valora positivamente la gestión personal e imagen fabricada del presidente.
   
7) Mantener un férreo control sobre la conducta del Congreso y el Poder Judicial para que no haya desviaciones que pongan desestabilicen o pongan fin a la fusión de poderes controlada férreamente desde Casa Presidencial 

Comentarios

Su comentario

Nombre

b6tazp

Normas de uso

La opinión en los comentarios es la de los usuarios, no de ELPAIS.cr - No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes o injuriosos. - Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. - Una vez aceptado el comentario, será publicado.

Clima
BCCR El dólar
COMPRA ¢531.9
VENTA ¢542.7
Encuesta

¿Cree usted que el PLN dará tres comidas diarias a 339 mil personas?

Lotería
Sorteo: 9 marzo 2014

61

589

Primer premio

55

900

Segundo premio

71

846

Tercer premio