IMAGEN

¿Qué desgastó a Guardiola?

Fuente: dpa  |  2012-04-28
¿Qué desgastó a Guardiola?

El entrenador del FC Barcelona, Josep Guardiola, durante la rueda de prensa que ha ofrecido esta tarde antes del decisivo partido de Liga que enfrentará mañana a su equipo con el Real Madrid en el Camp Nou. EFE/ Andreu Dalmau.

ANÁLISIS      Por Daniel García Marco (dpa)

Madrid, 28 abr (dpa) - Tener siempre contento a Leo Messi, soportar los dardos continuos de Jose Mourinho desde Madrid, ponerse cada tres días ante las cámaras, controlar a Gerard Piqué, sufrir con Eric Abidal, mantener la exigencia de ganar siempre... Estos son algunos de los factores que explican el desgaste de Josep Guardiola durante cuatro temporadas al frente del Barcelona.

"El tiempo lo desgasta todo". Así explicó Guardiola el viernes su marcha del Barcelona. No hablaba de fútbol en sí, sino de las relaciones personales y las heridas que deja tratar durante cuatro años con estrellas mundiales, periodistas y rivales.

Xavi Hernández siempre calificó con cariño a Guardiola como "pesado" y "obsesivo", afirmaciones que confirma el propio padre del técnico. Esa intensidad con la que el preparador entendía su trabajo aceleró el cansancio.

No fue fácil decretar la salida de Samuel Eto'o tras su primera temporada. Menos lo fue la de Zlatan Ibrahimovic un año después tras una temporada tormentosa. La prensa española reveló los momentos de furia del sueco, que en su despedida y de modo despectivo llamó "filósofo" al técnico.

A Guardiola no le importa sólo la calidad futbolística de sus jugadores. Por ello, Javier Mascherano y Seydou Keyta son "como sus niñas". Por ello el carácter humilde de Alexis Sánchez fue tan decisivo en su fichaje como los goles que había hecho con el Udinese. Por ello le dio todo a Messi.

Con el astro argentino tuvo una relación casi paternal. "Yo tengo que jugar siempre. Poneme", le espetó Messi cuando Guardiola quería dosificar sus esfuerzos. El argentino, si no está lesionado, no entiende quedarse en el banco. La suplencia a principio de temporada ante la Real Sociedad generó el enfado del astro, según asegura hoy el diario "Marca".

"Al día siguiente no fue a entrenarse sin previo aviso. A partir de ahí ya jugó siempre", revela "Marca". Guardiola siempre señaló la dificultad de gestionar los egos.

"Está siempre encima de nosotros, encima de los detalles, conmigo y con todo el plantel", decía Messi, que destacó las atenciones personales dispensadas por el técnico. Ese permanente estar encima ha desgastado a unos jugadores que no lo siguen ya con la devoción que lo hacían al principio.

Además, Guardiola siempre señaló la dificultad de mantener la tensión en un plantel que lo ganó todo. Para ello se necesita una energía que al ex jugador se le acabó. "Me he vaciado", dijo el viernes.

Encarar otra temporada suponía tomar decisiones duras, como las posibles salidas de sus queridos Keyta o Pedro, o la del cada vez más incontrolable Dani Alves, y volver a convencer de su importancia al polifacético Piqué.

También pudo influir la enfermedad de su confidente y ahora sucesor, Tito Vilanova, y la del defensa Abidal, muy querido en el vestuario.

Más allá del trato con los futbolistas, Guardiola siempre ha estado en el foco. No dio nunca entrevistas personalizadas, pero se sometió a miles de preguntas antes y después de cada uno de los 242 partidos disputados: casi 500 ruedas de prensa en las que no evitó ningún tema.

Siempre calmado en la guerra psicológica que estableció Mourinho desde Madrid, Guardiola explotó finalmente antes de las semifinales de la Liga de Campeones de la pasada temporada ante el Real Madrid, cuando llamó al portugués "puto amo", harto ya de los ataques.

Mourinho y él se conocieron durante la estancia del portugués en Barcelona. "Él me conoce bien", decía Guardiola. Por eso no entendía la estrategia del rival. "Si me parezco a él, tendré que revisar mi comportamiento", aseguró recientemente, ya sin ocultar una condena a la peculiar personalidad del técnico del Real Madrid, un rival además que ha exigido al máximo al conjunto azulgrana.

Y a todo eso se sumó la presión que existe en Barcelona de ganar siempre. "Cuatro años aquí es una eternidad", afirmó el viernes. Pocos como él conocen ese club y lo que hay alrededor.

Todo ello, unido seguramente a factores más personales, como la falta de tiempo para estar con su esposa y sus niñas, fueron erosionando a Guardiola, que desde el principio supo que nunca sería el Alex Ferguson del Barcelona.

Comentarios

Su comentario

Nombre

123h07

Normas de uso

La opinión en los comentarios es la de los usuarios, no de ELPAIS.cr - No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes o injuriosos. - Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. - Una vez aceptado el comentario, será publicado.

Clima
BCCR El dólar
COMPRA ¢534.12
VENTA ¢545.54
Encuesta

¿ Apoya usted la huelga a favor de los servicios esenciales como salud o seguridad ?

  • Si
  • No
Lotería
Sorteo: Setiembre

Primer premio

Segundo premio

Tercer premio