IMAGEN

Mongolia, donde la Eurocopa hace furor

Fuente: dpa  |  2012-06-13

REPORTAJE Por Nicole Graaf (dpa) 

Ulan Bator, 12 jun (dpa) - Son las dos y media de la madrugada, y Ulan Bator está sumida en la oscuridad. Sólo unos pocos autos cruzan la Avenida de la Paz, la principal arteria de la capital de Mongolia. De hecho, a partir de medianoche todo debería estar cerrado, pero hay un pub en el centro en el que las luces siguen encendidas.

Adentro, todas las mesas están ocupadas, se ven botellas de cerveza y vodka por todas partes. Los clientes, casi todos mongoles -un tercio de ellos mujeres- tienen la vista clavada en las pantallas que cuelgan en todas las paredes.

Están viendo el Alemania-Portugal de la Eurocopa de Polonia y Ucrania. La televisión de Mongolia lo emite en directo y algunos pubs han obtenido un permiso especial para poder abrir hasta más tarde.

Los mongoles están locos por el fútbol. Ya cuando entran a la cancha los equipos, resuenan los aplausos y los gritos, como si el pub estuviera en Portugal o Alemania. Pero aquí la gente está dividida: unos a favor de Schweinsteiger, Lahm y compañía; otros con el once de Cristiano Ronaldo.

Sandagsuren Samdangeleg es de los que anima a Alemania. "Por supuesto", dice en un alemán casi perfecto. "Mi vida está ya vinculada a Alemania desde 2000", dice el oficial de 34 años del ejército de Mongolia, que realizó parte de su formación en Hamburgo, ya que las fuerzas armadas de ambos países tienen un acuerdo de intercambio. También muchos mongoles han estudiado en universidades alemanas, ya que en los tiempos de la República Democrática Alemania (RDA) había un hermanamiento con la entonces también socialista Mongolia.

Con la llegada de la democracia a ambos países, el intercambio continuó. Se estima que cerca de 35.000 mongoles hablan alemán.

Namral Lhagvajav, un hombre bajo y delgado con gafas redondas y el pelo peinado perfectamente con la raya a un lado, ya estudió en Alemania en los tiempos de la RDA.

El ahora pensionista de 64 años está sentado en el pub con su hijo y dos amigos alemanes enfrente de la gran pantalla.

El ambiente es bueno y se brinda con cerveza de importación. "Veremos todos los partidos, seguro", dice Lhagvajav. "Hasta el 1 de julio vamos a dormir poco", agrega.

Major Samdangeleg viste incluso una camiseta de Alemania del Mundial de 2006. "Vi los partidos en Colonia, en la plaza de la catedral, fue sensacional, pero perdimos por desgracia en semifinales", recuerda en primera persona del plural.

Pero como los partidos de la Premier League inglesa son los que más se siguen, muchos animan a Inglaterra, como ya se demostró en la final de la Liga de Campeones recientemente entre Bayern Múnich y Chelsea, para la que también hubo "public-viewing" en pubs y en el centro de la ciudad. Los fans del Chelsea celebraron el triunfo con cánticos y bocinas de coches a las seis de la mañana.

No celebran mucho los asistentes al Alemania-Portugal. El partido aburre, son poco más de las cuatro de la madrugada y los espectadores beben con paciencia de sus botellas de cerveza y juegan con sus teléfonos celulares. Los camareros están de pie en la esquina, cansados.

Pero en el minuto 72, Mario Gómez marca. Los fans de Alemania festejan, algunos hasta saltan. La voz del comentarista de la televisión mongola se exalta, pero se acalla con una mezcla de silbidos y gritos. Fuera ya despunta el sol en Ulan Bator.

Comentarios

Su comentario

Nombre

q2wbmu

Normas de uso

La opinión en los comentarios es la de los usuarios, no de ELPAIS.cr - No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes o injuriosos. - Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. - Una vez aceptado el comentario, será publicado.

Clima
BCCR El dólar
COMPRA ¢534.13
VENTA ¢545.52
Encuesta

¿ Apoya usted la huelga a favor de los servicios esenciales como salud o seguridad ?

  • Si
  • No
Lotería
Sorteo: Setiembre

Primer premio

Segundo premio

Tercer premio