IMAGEN

Ambientalistas piden a Rousseff veto a código forestal "absurdo"

Fuente: dpa  |  2012-04-26
Ambientalistas piden a Rousseff veto a código forestal "absurdo"

Ecologistas protestan el miércoles 25 de abril de 2012, durante la sesión de la Cámara de Diputados en Brasilia (Brasil), donde se vota la polémica ley de bosques que ha recibido duras críticas de los ecologistas, que lo consideran "catastrófico" para la Amazonía porque concede permiso a un aumento de la devastación de las selvas. EFE/FERNANDO BIZERRA JR

Por Diana Renée (dpa) 

Río de Janeiro, 26 abr (dpa) - La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, tiene el deber de vetar el texto "absurdo" del Código Forestal aprobado anoche por la Cámara Baja, afirmaron hoy, a una sola voz, las principales organizaciones ambientalistas del país que en junio recibirá a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible (Río+20).

"El absurdo fue victorioso en la Cámara de Diputados. La presidenta Dilma tiene que vetar esta ley. Si no lo hace, lo mejor sería cancelar a la Río+20, porque Brasil se convertiría en el anfitrión más sucio de ese tipo de conferencias", dijo hoy a dpa el presidente del Instituto Socioambiental (ISA), Raúl Telles.

Telles reconoció que la derrota en la Cámara Baja -que rechazó el proyecto defendido por el gobierno por 234 votos a 184- dejó a la mandataria "en un callejón sin salida", ya que un veto al texto aprobado generará un deterioro en las relaciones del gobierno con el Congreso.

"Ella está en un callejón sin salida, ya que, si veta el proyecto -y tiene que hacerlo-, enfrentará una pelea histórica con el Parlamento", enfatizó.

También el coordinador de la campaña Amazonia de Greenpeace, Paulo Adario, demandó el veto presidencial al nuevo Código Forestal, al que consideró como "un retroceso decisivo" que abre camino "al inicio del fin de los bosques de Brasil".

"A Dilma sólo le queda una alternativa. Ella tiene que demostrar a los brasileños que está a la altura del cargo que ocupa y que conquistó al prometer a los electores que no permitiría amnistía a criminales ambientales ni tampoco nuevas deforestaciones", dijo Adario.

Para los ambientalistas, los diputados de la "bancada ruralista" -que representan los intereses de los terratenientes en el Congreso- le quitaron al Código Forestal el carácter de marco regulatorio de la preservación ambiental, al aprobar un texto que ofrece amnistía a los responsables de talas ilegales realizadas hasta 2008 y al abrir camino a más deforestaciones en el futuro.

El texto aprobado exime a los terratenientes de la obligación de recuperar parte de las áreas deforestadas ilegalmente hasta 2008 y hoy destinadas a actividades de agroganadería o turismo rural, salvo en los casos de las orillas de ríos de hasta diez metros de ancho, donde deberán recuperar la cobertura vegetal en una franja de 15 metros.

Además, el nuevo código derribó una disposición aprobada por el Senado que cerraría el acceso a créditos públicos a los terratenientes que no hayan informado al gobierno, en un plazo de cinco años, sobre la ubicación y la extensión de las áreas de preservación ambiental en sus propiedades, lo que, a juicio de los ambientalistas, le quita al gobierno la principal arma que tenía para desestimular nuevas deforestaciones en el futuro.

"El sector ruralista secuestró el proceso político brasileño... El Congreso se rindió al interés particular de unos pocos", sostuvo Adario, quien agregó que la nueva ley también amenaza el cumplimiento del compromiso asumido por Brasil de reducir las emisiones de gases causantes del cambio climático en entre un 36,1 y un 38,9 por ciento hasta 2020.

Según Greenpeace, el nuevo Código Forestal amenaza además "la reputación de Brasil como líder global en la lucha contra la deforestación y el cambio climático", y "pone en riesgo el progreso que ha demostrado Brasil en los últimos años a través de su crecimiento económico, exportaciones crecientes y deforestación declinante".

"Todos los ojos estarán puestos en la presidenta Dilma, cuando elija el camino que recorrerá con miras al desarrollo futuro de Brasil", concluyó Greenpeace.

La mandataria todavía no reveló sus planes. Según afirmó hoy el ministro jefe de la Secretaría General de la Presidencia, Gilberto Carvalho, Rousseff analizará con "serenidad" y "sangre fría" el proyecto aprobado por la Cámara Baja antes de tomar una decisión.

"Como tenemos también el derecho a vetar, la presidenta analizará (el tema) con mucha serenidad... Tenemos mucha responsabilidad hacia el país. A la luz de nuestros principios, la presidenta tomará su decisión en la hora oportuna", agregó Carvalho, quien participó hoy en Brasilia en un seminario con organizaciones sociales sobre la conferencia Río+20.

Comentarios

  • José2012-04-27 Lamentable, muy lamentable, no solo para Brasil, sino para toda la humanidad. Dilma Rousseff deberá demostrarle al pueblo brasileño que es quien dijo que era y no plegarse a los miserables e inmisericordes intereses de los desarrollistas en la Amazonía Brasileña.
  • Oriana2012-04-30 Brasil pulmon de las Americas Sino solucionan este gran problema seria como quedarnos sin jardin de nuestro agradable y apacible hogar que es nuestra America.... El viejo mundo se llevo nuestro oro,plata... nuestra cultura y ahora quieren nuestras tierras virgenes Cuidemos nuestro aire y agua que estan sin contaminar No permitamos que nos sigan saqueando atravez de las leyes burocratas y que sirven de cortina para sus reales intereses..... Que nuestra Madre tierra nos siga protegiendo bajo su manto

Su comentario

Nombre

sdikr3

Normas de uso

La opinión en los comentarios es la de los usuarios, no de ELPAIS.cr - No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes o injuriosos. - Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. - Una vez aceptado el comentario, será publicado.

Clima
BCCR El dólar
COMPRA ¢535.79
VENTA ¢550.75
Encuesta

¿Cree usted que el PLN dará tres comidas diarias a 339 mil personas?

Lotería
Sorteo: 9 marzo 2014

61

589

Primer premio

55

900

Segundo premio

71

846

Tercer premio