IMAGEN

De Jager, ministro holandés de Finanzas: ¿el "policía malo" de la UE?

Fuente: dpa  |  2012-02-22
De Jager, ministro holandés de Finanzas: ¿el "policía malo" de la UE?

El ministro holandés de Finanzas, Jan Kees de Jager. EFE

ANÁLISIS Por Fernando Heller (dpa) 

Bruselas/Ámsterdam, 22 feb (dpa) - "No hay nada de qué alegrarse tras el acuerdo del Eurogrupo". "Grecia es el gran problema de Europa". Con frases tan poco simpáticas como esas, el ministro holandés de Finanzas, Jan Kees de Jager, se ha convertido en el político europeo más crítico con la crisis de deuda helena, mucho más incluso que Berlín.

En círculos de la Comisión Europea en Bruselas se conoce bien su estilo negociador agresivo y -en general- poco afable con su homólogo griego, Evangelos Venizelos, y con todo lo que suena a crisis de deuda griega e incumplimientos de las normas.

Junto con Alemania, Finlandia y Austria, escuderos de Alemania en la línea dura que preconiza la austeridad y apuesta por el control presupuestario a ultranza, los Países Bajos se han convertido en menos de dos años, desde que estalló la primera crisis de deuda griega, en el principal estandarte de la mano dura con los socios rebeldes, generalmente situados en el flanco sur de Europa.

La actitud abiertamente crítica, que en ocasiones roza la "heleno-fobia", exhibida en las últimas semanas por De Jager le ha valido comentarios muy duros desde Grecia, donde en los últimos días una asociación de consumidores llegó incluso a plantear un boicot de los productos holandeses (y alemanes).

Pero lo que parecía imposible se ha cumplido: ¿era posible ser más duro incluso que el ministro germano de Finanzas, Wolfgang Schäuble? De Jager lo está demostrando con sus palabras y con sus acciones.

Poco después del acuerdo gestado en la madrugada de este martes en el Eurogrupo, De Jager se mostró orgulloso por el hecho de que Holanda había logrado "casi todo" lo que quería de Grecia en materia de concesiones: en la práctica la pérdida de casi toda la soberanía fiscal helena.

El hecho es que dos rescates de la Unión Europea (UE) y del Fondo Monetario Internacional (FMI), uno fallido en 2010, por 110.000 millones de euros, y el último aprobado el martes por 130.000 millones de euros, han colmado la paciencia de muchos líderes europeos y, sobre todo, les han puesto en guardia ante posibles nuevos incumplimientos de Atenas.

"No sé de qué tienen que alegrarse. No hay nada de lo qué festejar. El acuerdo tiene todavía muchos puntos por resolver", comentaba este martes De Jager. "Cada cual debe analizar si Grecia ha hecho lo suficiente (en los recortes). No fue así la semana pasada. Tampoco fue así la semana anterior", agregaba.

Numerosos medios de prensa holandeses, entre ellos la radio exterior (RNW), hablan hoy de De Jager como "el policía malo" de la troika, en referencia a su postura intransigente con las exigencias europeas de ajustes y austeridad a Grecia a cambio de liberar el segundo rescate que evitara el default del país.

La Haya -y por extensión Berlín- consiguió que la troika, formada por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo (BCE) y el FMI se instalen de forma permanente en Atenas para supervisar que Grecia hace sus deberes en materia de ajuste, que incluyen este año un ahorro de 3.300 millones de euros, y un plan que contempla despidos de funcionarios y privatizaciones, por 50.000 millones de euros hasta 2015.

Con un tono mucho más severo que Schäuble, De Jager (Kapelle, 1969), miembro de la formación democristiana CDA en el gobierno de La Haya junto al liberal de derechas VVD, emergió en el maratón negociador de los pasados lunes y martes como el halcón más duro de todos los socios del Eurogrupo.

Tal como querían La Haya y Berlín, Grecia aceptó la apertura de una cuenta bloqueada para que el dinero que recaude el erario heleno pase a saldar intereses y cuotas de la deuda.

No obstante, los 16 socios de Grecia en el euro no lograron imponer a Atenas, como deseaba Alemania, la figura de un "supergendarme" del control fiscal, un comisario con atribuciones ampliadas para controlar los ajustes (se pensó en el actual comisario de Economía, Olli Rehn). Habría sido demasiado humillante.

En todo caso, a pesar del acuerdo para el segundo rescate griego no falta quien duda de que la crisis de la eurozona haya quedado cerrada. Otro de los poroblemas es que en los socios rescatados, Grecia (dos veces), Irlanda y Portugal crezca el sentimiento "anti-Bruselas".

De hecho, la semana pasada el presidente griego, Karolos Papoulias, lanzó un mensaje muy claro en relación a la línea dura de algunos socios del norte de Europa con Grecia: ¿Pero quién se cree que es el señor Schäuble? ¿Quiénes se creen que son los holandeses, y los finlandeses?, se preguntó.

Comentarios

  • carlos2012-03-10 quien se creer pues que ellos no son corructo y por culpa de los griegos corructo pagaremos mas impuesto

Su comentario

Nombre

zebnic

Normas de uso

La opinión en los comentarios es la de los usuarios, no de ELPAIS.cr - No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes o injuriosos. - Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. - Una vez aceptado el comentario, será publicado.

Clima
BCCR El dólar
COMPRA ¢534.02
VENTA ¢545.52
Encuesta

¿ Apoya usted la huelga a favor de los servicios esenciales como salud o seguridad ?

  • Si
  • No
Lotería
Sorteo: Setiembre

Primer premio

Segundo premio

Tercer premio