IMAGEN

Un Smartphone, un artículo atractivo pero costoso

Fuente: dpa  |  2012-08-08
Un Smartphone, un artículo atractivo pero costoso

Los adolescentes utilizan el smartphone para chatear con amigos o ver vídeos, por lo que sus costos pueden llegar a cifras astronómicas si no se le da un uso racional a la conexión a Internet. Crédito: Silvia Marks/dpa

TECNOLOGIA Por Andreas Heimann (dpa)

BERLÍN, 8 ago (dpa) - Un smartphone se ha convertido en un artículo de moda pero, además, tiene un uso práctico. Por ello no es de asombrarse que se hayan convertido en objeto de deseo para muchos adolescentes. Pero los padres no deben decir que sí a todo. Porque un smartphone mal usado puede resultar brutalmente caro.

Un celular con teclado es para muchos adolescentes algo de anteayer. Lo que quieren es por lo menos una pantalla táctil, en lo posible de la marca Apple. Los padres que acceden con demasiada facilidad a sus caprichos deben aceptar algunos hechos consumados: los costos del nuevo teléfono móvil pueden llegar a cifras astronómicas si el hijo no sabe dar un uso racional a la conexión a Internet.

Los smartphones han elevado notablemente su valor para los adolescentes, señala Bernd Klusmann, de la asociación informática alemana Bitkom. "Antes, al cumplir los 18 años, lo importante era tener el permiso de conducir y tener un automóvil", pero ahora da mucho más prestigio el mantener contacto con los amigos mediante un teléfono móvil de marca. "No es raro ver a chicos de once años en posesión de un iPhone", agrega Karin Thomas-Martin, experta en telecomunicaciones. "No tenemos la menor idea de la enorme presión que hay entre niños y adolescentes para poseer un smartphone", dice la especialista.

Estos accesorios tienen para los chicos un valor muy distinto que para los adultos. "Un smartphone es hoy un pequeño ordenador", señala Klusmann. El sólo hablar dejó hace ya mucho tiempo de ser la función más importante de un teléfono móvil. Y Klusmann lo sabe por experiencia propia: "Mi hija quería un smartphone sobre todo por la posibilidad de enviar mensajes SMS. Así, se escribe mucho pero se habla poco".

"Esto lo conozco en mi entorno personal", dice Kathrin Körber, de la central alemana de protección del consumidor. "Comienza a los doce o trece años. La cuestión es si se necesita realmente un smartphone". Por ejemplo, si un niño debe estar localizable cuando está en el autobús en camino a casa, basta un simple teléfono móvil.

Para el adolescente, lo importante es la apariencia: "No quieren un aparato simplemente con teclas", dice Klusmann. "Lo más importante es la función táctil". En todo caso, al momento de comprar, el precio es muy importante: no todos pueden invertir fácilmente 600 euros. Mucho menos ahora, cuando la crisis económica mundial arrecia.

Pero cuando se trata de smartphones no sólo es caro el precio de compra: el accesorio puede originar también otros graves costos. La posibilidad más importante de reducir este riesgo es cerrar el acceso a suministradores de abonos a música y vídeo, temidos por los elevados costos de sus servicios. Es también importante confirmar si las tarjetas de prepago lo son realmente y no originan otros costos.

"En cuanto a funcionamiento, las diferencias entre las marcas son mínimas", dice el especialista alemán en educación Heinz Thiery. Lo que cuenta es el prestigio: "El iPhone es entre los adolescentes un aparato de culto. Y si no fuera tan caro, Apple con seguridad vendería todavía mucho más", añade. La ventaja para Apple es que el sistema operativo fue desarrollado para el hardware de Apple. "El sistema Android funciona en cualquier hardware. Y esto ha suscitado frecuentemente problemas en la introducción en el mercado de nuevos productos". Pese a ello, los smartphones sólo se diferencian en pequeños detalles.

Thiery recomienda de todos modos reflexionar sobre las tarifas y según ello determinar qué aparato comprar, pues "un adolescente en general hace todo lo contrario". Y esto también lo sabe el comercio: "los aparatos 'must have' (los que hay que tener) están en general ligados a las tarifas más caras", advierte Thiery. "Y esta es una hábil estrategia". Si un smartphone de mucha demanda puede ser comprado más barato, entonces es porque está ligado a contratos desfavorables, "con vigencias de entre 12 y 24 meses".

Una alternativa son las tarjetas de prepago, en las cuales los costos son fijos y por tanto pueden ser limitados mejor, "aunque el uso de Internet resulte aquí más caro que con contrato", dice Thiery. "Y si el smartphone debe reemplazar al laptop o la computadora, entonces lo aconsejable es una tarifa plana". En una tarjeta de prepago sin tarifa plana existe el peligro de consumir demasiado y de un golpe todo el volumen de datos, tanto en streaming como en reproducción de video.

Y lo que más atrae a los jóvenes es ver vídeos de música. Quien haga esto con demasiada frecuencia, consumirá rápidamente el saldo de la tarjeta prepago. Un contrato a largo plazo tiene además otras desventajas: "si tengo contrato, en caso de extravío debo seguir pagando". Lo mejor es una tarjeta prepago combinada con una tarifa plana, advierte el experto.

Comentarios

Su comentario

Nombre

r67hnd

Normas de uso

La opinión en los comentarios es la de los usuarios, no de ELPAIS.cr - No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes o injuriosos. - Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. - Una vez aceptado el comentario, será publicado.

Clima
BCCR El dólar
COMPRA ¢533.82
VENTA ¢545.44
Encuesta

¿ Apoya usted la huelga a favor de los servicios esenciales como salud o seguridad ?

  • Si
  • No
Lotería
Sorteo: Setiembre

Primer premio

Segundo premio

Tercer premio