viernes 7, octubre 2022
spot_img

Grynspan y Katzman subrayan la aportación de mujeres directivas en A. Latina

Madrid, 2 oct (EFE).- La incorporación de las mujeres al mundo laboral contribuye al aumento de la riqueza de un país y una mayor presencia suya en puestos directivos y consejos de administración de las empresas puede paliar las perspectivas de crecimiento más modestas para Latinoamérica.
La secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, y la vicepresidenta del Banco Interamericano (BID), Julie Katzman, comparten esta opinión que expresaron en la asamblea anual del Consejo Empresarial de América Latina (CEAL), que se celebra desde el miércoles y hasta este viernes en Madrid.

Ambas se refirieron a «numerosos estudios» que avalan con datos que la incorporación de las mujeres al mundo laboral conlleva un aumento de la productividad en las empresas y de la riqueza nacional.

Más de 300 empresarios participan en la asamblea anual del Consejo Empresarial de América Latina (CEAL), que se celebra desde ayer y hasta mañana en Madrid.

«Si te fijas en Estados Unidos, hay una relación directa entre la incorporación masiva de las mujeres al mundo laboral en los años noventa y el aumento del Producto Interior Bruto. Ahora éstas contribuyen ya a un cuarto del PIB», destacó Katzman.

La vicepresidenta del BID aseguró que en el mundo post-crisis financiera, si las empresas quieren más productividad, «necesitan más inclusión y diversidad», lo que significa más mujeres en puestos directivos, ya que éstas «tiene cualidades de gestión complementarias a las de los hombres», según dijo.

No obstante reconoció que todavía hay numerosas barreras que impiden que las mujeres lleguen a altos puestos directivos y señaló que éstas hoy por hoy tan sólo representan el 5 % del total de puestos en consejos de administración en todo el mundo.

Sobre esta cuestión, la secretaria iberoamericana precisó que Latinoamérica ha avanzado mucho en equidad de género a través de la educación y la igualdad de oportunidades, pero admitió que esa igualdad no se refleja en la práctica cuando se habla de mujeres el altos cargos políticos o empresariales.

«Esa subrepresentación no existiría si no hubiera un sesgo invisible en la sociedad que impide que la equidad se manifieste en los datos», precisó Grynspan, que fue secretaria general adjunta de Naciones Unidas, además de ministra y vicepresidenta en Costa Rica.

Destacó la necesidad de romper esas «barreras invisibles», no sólo para que las mujeres puedan acceder a esos puestos, también para que «tengan la libertad de elegir la vida que quieren llevar», sin tener que escoger entre tener familia o desarrollarse profesionalmente.

«Para ello se requiere el compromiso de toda la sociedad con medidas de conciliación. No es algo que podamos lograr solas», aseveró.

En el panel también estuvo presente la secretaria de Estado de Comunicación de España, Carmen Martínez, quien hizo hincapié en los avances en equidad logrados en el país en la administración pública, donde el 51,4 % de los puestos de trabajo los ocupan mujeres.

Martínez ilustró que en España 6 de cada 10 licenciados son mujeres, éstas son la mitad de los representantes políticos en parlamentos y ayuntamientos, las listas electorales son paritarias y la vicepresidenta del país es mujer.

«La igualdad de la mujer es una cuestión de justicia, de marca de sociedades desarrolladas, pero también una necesidad para el futuro», indicó.

«No podemos ir a una sociedad con tasas de crecimiento de natalidad sostenibles si las mujeres no pueden desarrollar con libertad y sin incompatibilidades la vida familiar y laboral», añadió. EFE

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias