lunes 26, septiembre 2022
spot_img

Muftí saudí critica al EI en sermón del rito de la ascensión al monte Arafat

Por Suleiman al Asad, Riad, 3 oct (EFE).- El muftí de Arabia Saudí, Abdelaziz al Sheij, llamó hoy «enemigos del islam» de manera indirecta a los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) en su sermón durante la ascensión almonte Arafat, uno de los ritos más importantes de la peregrinación anual a la ciudad santa de La Meca.
Al Sheij, máxima autoridad religiosa en el país, acusó a los «enemigos del islam», en alusión al EI, de matar «en nombre de la religión», pese a que «Alá (Dios) no acepta el asesinato».

El muftí precisó también que los musulmanes están sufriendo a causa de «sus pecados».

Asimismo, instó a los líderes de los países musulmanes a unirse porque, a su juicio, la Umma (nación) musulmana está siendo atacada en su religión y su fuerza.

El muftí pronunció su sermón en la mezquita de Namira, la misma donde Mahoma pronunció su último discurso, ubicada en el monte Arafat, adonde más de dos millones de peregrinos musulmanes, procedentes de 189 países, ascendieron hoy.

De esta manera, los peregrinos cumplieron con uno de los ritos más importantes del «hach» o peregrinación anual a la ciudad santa saudí de La Meca, uno de los cinco pilares del islam, junto a la oración cinco veces al día, la limosna a los pobres, el testimonio de fe y el ayuno en el mes de ramadán.

Hombres y mujeres pasaron la jornada en ese monte, ataviados con un sayo blanco sin costuras, como símbolo de la igualdad entre ricos y pobres.

En un comunicado emitido por la agencia oficial saudí, SPA, el Ministerio del Interior saudí reveló que un total de 1.389.053 peregrinos, el 45 por ciento de ellos mujeres, acudieron al lugar santo desde el extranjero, lo que representa un aumento del 0,6 por ciento en comparación con el año pasado.

En 2013, Riad anunció una disminución del número de los peregrinos a causa de las obras de ampliación de la mezquita de La Meca.

Asimismo, la institución Al Tawafa, una suerte de sindicato de las asociaciones de los guías durante el «hach», anunció en estadísticas emitidas por el diario Al Madina que entre los peregrinos no saudíes de este año hay un total de 265.217 árabes, 68.000 de ellos egipcios, la primera comunidad extranjera.

Asimismo asistieron 11 peregrinos brasileños, dos de Panamá, uno de Paraguay y otro de Colombia.

Las autoridades saudíes anunciaron que el ritual se celebra este año sin ningún caso de epidemia, pese a los temores a una eventual propagación del ébola, y que un total de 2.100 agentes de Protección Civil se desplegaron en el monte de Arafat y sus alrededores.

Además, tres aviones de la policía, equipados con aparatos de visión nocturna, completaron las medidas de seguridad sobre el terreno.

Un comunicado de Protección Civil publicado por la SPA anunció además que se prepararon refugios para un total de 18.000 personas en caso de evacuación de los peregrinos de algunas zonas.

El ayudante del jefe de seguridad del «hach», Yamaan al Gamidi, dijo en declaraciones al diario Okaz que «cada metro cuadrado de los lugares santos está vigilado por la policía» y agregó que las autoridades establecieron un total de 75 comisarías en estos sitios.

Justo después de la puesta de sol, los peregrinos se dirigieron a la zona de Muzdalifa para cumplir con la oración del «Eid al Adha» (Fiesta del Sacrificio) -conocida como la fiesta del cordero-, que se celebrará este sábado.

Con este ritual, los musulmanes recuerdan el sacrificio de Ibrahim (Abraham), quien por amor a Alá (Dios) ofreció, según la tradición musulmana, la vida de su hijo primogénito Ismael.

En los tres días que siguen a la citada fiesta, los peregrinos deberán cumplir la segunda fase de la lapidación del diablo en la zona de Mena y dar siete vueltas más como despedida a la «Kaaba», construcción de forma cúbica cubierta con una tela negra. EFE

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias