lunes 26, septiembre 2022
spot_img

Enfermera española con ébola evoluciona bien y su marido está en observación

Madrid, 8 oct (EFE).- La auxiliar de enfermería infectada por el virus del Ébola en España evoluciona «favorablemente», según los médicos que la tratan, mientras que las autoridades sanitarias españolas mantienen bajo vigilancia a medio centenar de personas como medida preventiva.
Teresa Romero Ramos, de 44 años de edad, casada y sin hijos, es el primer caso de infección del ébola en Europa y está siendo tratada con plasma de una religiosa que contrajo la enfermedad en Liberia y la superó.

La paciente se presentó como voluntaria para cuidar a los sacerdotes españoles Miguel Pajares y Antonio García Viejo, que murieron tras ser repatriados desde Liberia y Sierra Leona, respectivamente, y fueron ingresados en el Hospital Carlos III de Madrid siguiendo los protocolos de prevención del contagio.

Concretamente, la auxiliar de enfermería estuvo en contacto con García Viejo antes y después de la muerte de este sacerdote, el pasado 25 de septiembre en el mencionado hospital.

Las autoridades españolas intentan enviar mensajes de tranquilidad a la población, mientras las personas que estuvieron en contacto con la enferma han sido puestas bajo vigilancia y los expertos descartan que se produzca una epidemia de Ébola en España.

Los especialistas investigan ahora cómo pudo contagiarse la sanitaria y si falló alguno de los protocolos de prevención.

«Si las cosas se hacen como se deben hacer, incluso con algunos fallos, en un país como España no se va a dar un brote epidémico de ébola», dijo hoy a Efe Mar Faraco, de la Sociedad Española de Medicina Tropical y Salud Internacional (SEMTSI).

El marido de la paciente y un ingeniero español que viajó a Nigeria están en observación, aunque ambos han dado negativo en las pruebas que se les han practicado hasta ahora, según fuentes sanitarias del hospital en el que están ingresados.

La paciente mantuvo contacto con 22 personas, en su mayoría profesionales sanitarios que la han atendido y familiares, a quienes la recién creada Comisión de Coordinación -entre el Ministerio de Sanidad y la Comunidad de Madrid- mantienen bajo vigilancia.

A ellos se suman las 30 personas que atendieron a los dos misioneros fallecidos por el ébola en el Hospital Carlos III, que también están bajo seguimiento.

Asimismo, una enfermera que trabajó en el tratamiento a los religiosos repatriados, pero que no había tenido fiebre ni síntoma alguno, ha dado negativo en los dos análisis de ébola, según han anunciado fuentes de la Consejería de Sanidad de Madrid.

Como medida de prevención, el gobierno regional de Madrid ha pedido poder sacrificar al perro de la familia de la mujer contagiada, pero su marido se niega a aceptarlo y lo ha denunciado a través de las redes sociales.

No obstante, el Gobierno regional ya ha dado orden de sacrificar al animal al apreciar que «supone un posible riesgo de transmisión de la enfermedad al hombre» dado que «vivía en estrecho y permanente contacto» con la paciente.

La enferma está siendo tratada con un plasma de la religiosa Paciencia Melgar, que logró superar la enfermedad tras contagiarse en el hospital San José de Monrovia (Liberia), donde trabajaba el religioso Miguel Pajares, quien, al igual que García Viejo, pertenecía a la Orden de San Juan de Dios.

La auxiliar de enfermería contagiada asegura haber cumplido con el protocolo establecido para estos casos, por lo que los profesionales sanitarios encargados de su tratamiento siguen intentado averiguar «si ha habido un fallo por cualquier motivo».

«Es una desagradable sorpresa porque no nos lo imaginábamos; en el primer caso ha ido perfectamente», dijo en rueda de prensa el gerente del hospital La Paz de Madrid, Rafael Pérez-Santamarina.

La mujer infectada se encontraba de vacaciones desde el día siguiente al fallecimiento de García Viejo y haciendo «vida normal», hasta que cinco días después aparecieron los primeros síntomas, fiebre y sensación de debilidad.

El Ministerio de Sanidad español y la Comunidad de Madrid informaron hoy que han creado una comisión de coordinación, que se reunirá cada día para realizar un seguimiento del caso de ébola.

La ministra de Sanidad, Ana Mato, quien el lunes confirmó el caso de ébola de la auxiliar de enfermería, pidió hoy comparecer a petición propia en el Congreso de los Diputados para informar sobre las actuaciones llevadas a cabo por el Gobierno sobre el virus.

Todos los grupos de la oposición habían pedido la comparecencia de Mato para dar explicaciones sobre este caso de ébola. EFE

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias