domingo 28, noviembre 2021
spot_img

Sociedad y Naturaleza: “Salud Integral” el Reflejo de la Gestión Política, Social, Económica y Natural.

Desde hace décadas se promueve que en toda Sociedad se debe buscar el desarrollo sostenible tomando decisiones para tener una gestión adecuada de los recursos materiales de que dispone para satisfacer las necesidades básicas para su existencia, sin embargo esto se ve más como un anhelo y sueño que un hecho de corto o mediano plazo para cualquier Sociedad.
En términos prácticos existen Sociedades cuyo avance tecnológico, desarrollo de infraestructura y servicios sociales (salud, educación, transporte, etc.), así como marcos legales como gobernabilidad son envidiables para muchos pero cuando se ve en detalle ciertos aspectos del individuo pueden aparecer como “lunares” en la manta blanca, esto según la “Programación Cultural” de otras Sociedades como “Grupos Culturales” particulares. Un ejemplo es el negocio legal de brindar el “servicio de sexo” por una tarifa, el consumir algún tipo de droga, el permitir la captura de especies, como las ballenas, el quitar fuentes de empleo para sustituirlos por “robots” como “meseros”, por no hablar de fábricas.
A nivel general se comenta que el “Cambio Climático” es una amenaza para la sostenibilidad de la versión actual de la Sociedad, por lo tanto para mantenerla deben modificarse ciertas “costumbres” y maneras de ver y hacer las cosas para satisfacer las necesidades básicas, pero ya el hecho de no lograrlo significan cambios a la “fuerza” por las variaciones en el entorno natural y sus ciclos locales, regionales y globales. El principio de buscar ser “Carbono Neutro Total”, como lo comenté en otro artículo, es una utopía ya que la gestión social, económica y política no es la adecuada y persisten muchas diferencias que hace que los diversos grupos tengan prioridades de existencia muy distintas, como distantes, unas a años plazo, otras a meses y otras para pasar el día, como los vendedores ambulantes, los indigentes que viven en la calle o como aquellos que buscan refugios para sobrevivir a bombardeos o que pasan viajando cientos o miles de kilómetros ocultos en barco y en trenes para llegar a un paraíso inexistente.
El reflejo de la “Salud Integral” de la “Sociedad – Naturaleza” se ve en las condiciones de vida cotidiana de cada persona, así como de su entorno inmediato, como el distante. La definición de “Ambiente Limpio” puede que no sea la misma para una persona que vive en un residencial donde pasa un recolector de basura y que debe sacar la bolsa de basura para que se la lleven que para otra persona no recolecta la basura de su casa, sino que tiene empleados para que lo hagan o para aquellos que pasan en los basureros viendo que pueden usar o comer, como tampoco para aquellos que tienen por piso el suelo y por casa una láminas de metal y cuyos servicios públicos son conexiones riesgosas en el caso de la electricidad y que están acostumbrados a ver con cierta frecuencia roedores e insectos transitan libremente por sus viviendas.
Respecto al tema de los servicios públicos, pesa su facilidad de acceso y esto involucra el tema físico para tenerlo en la vivienda así como el costo para tenerlo en “línea” o funcionando.
En el caso del suministro eléctrico el término “Limpio” lo usan para mercadeo de imagen como producto de la baja o nula emisión de gases de efecto invernadero, una meta muy difícil de alcanzar por la compleja “telaraña” de interrelaciones que existe en la Sociedad y que obliga a que el usar el calificativo “Limpio”, dentro de la “Salud Integral”, debe enmarcar lo que implica e impacta en el resto de los sectores y ejes de la “Sociedad y Naturaleza” (comunidades, ecosistemas, ciudades, etc.), desde la concepción de la manera de aprovechar la fuente, su construcción, operación, transporte, distribución, operación y mantenimiento. Lo anterior también debe tener presente el “estrés” potencial, ansiedad y angustia que puede generar en los diversos “clientes” afectando así su salud. La preocupación puede aparecer por el monto de dinero que debe destinar de sus ingresos netos, como también por su fuente de empleo o por la inversión hecha y no poder recuperarla.
En el caso del agua el tema pesa en la cantidad, calidad y continuidad del servicio, la vivencia no es la misma para la población rural que la urbana por costumbres y como han aprendido a vivir con una serie de facilidades a la “mano” para los últimos, pero en ambos pesa el agotamiento de las fuentes por seguía, sobreuso y contaminación. En términos prácticos como “Salud Integral” el agua que usa los grupos que componen la Sociedad debería devolverla al cauce por lo menos en las mismas condiciones en que la extrajo ya que están los otros “usuarios” pertenecientes a los diversos ecosistemas.
Para alcanzar lo anterior se mencionan diversas medidas para bajar el consumo por habitante, entre ellos, por ejemplo, que el tanque de los inodoros tenga menor volumen, así también se reduce la factura del agua, en teoría, pero se incurre o no en mayor gasto para “limpiar” el agua residual que sale de la residencia ya que al ser menor cantidad de agua la concentración por contaminación aumenta, es como decir que si a un trago de “whisky” le añaden menos soda o agua ¿qué se hace para que no se emborrache el cliente con menos tragos?
Una opción para lo anterior, es que la Sociedades aprendan y puedan reutilizar el agua recibe por la fuente natural (lluvia) y la que paga para que tenga cierto grado de “auto sostenibilidad” hídrica, lo que pesa acá que porcentaje de la Sociedad tienen acceso a dicha tecnología y que podría suceder al reducir la escorrentía urbana. Para otros el “agua limpia” es la que “calientan” en una cocina de leña y que recolectaron de una toma pública,  “pirateada” o de algún pozo, quebrada o río. ¿Qué impacto tendría la empresa distribuidora si se reduce el consumo así como el ingreso monetario?
Los servicios públicos, sus tarifas y disponibilidad, también están sujetos a las variantes de la naturaleza, como le sucede a los sectores productivos cuando hay ausencia de lluvias por períodos muy largos o se producen inundaciones, como también se afecta la infraestructura y consecuentemente con las redes de comunicación vial. Aparte de impactos por gastos de combustibles, reparaciones y/o sustitución de obra gris, está presente el riesgo de pérdida de vidas, como de productos y también de fuentes de empleos. Se sabe que al aumentar el desempleo se genera el efecto “domino” en situaciones sociales ya que los afectados deben buscar algún ingreso para sobrevivir, unos profesionales pueden terminar cuidando carros para que no se los roben y si hay necesidad de este servicio es porque otros encontraron la opción de ingresos en el hurto de carros para venta de repuestos o el vehículo ya que hay clientes que los adquieren porque no tienen otra opción de hacerlo. Como se sabe “no es lo mismo verla venir que bailar con ella”, no es lo mismo para quiénes se enteran desde su teléfono o televisor inteligente desde un cómodo sillón que el que está afuera siendo el protagonista.
La suma de lo anterior más la preocupación de conseguir el alimento, el ver como baja la cantidad de cosas que puede adquirir por pérdida de ingresos o del poder adquisitivo de lo tiene produce preocupación de diverso nivel de acuerdo al segmento social en que se encuentra y según sea la particularidad del individuo la manera que tenga para aliviar su “estrés”, de manera consciente o inconsciente, puede ser perjudicial para otros, como por ejemplo a través de la frustración e ira porque un equipo de algún deporte no consiguió la victoria.
En general, el hablar de “Salud Integral” de la “Sociedad y Naturaleza” conlleva en tener presente muchos aspectos, no se reduce a hablar de cuantas visitas al médico, cuantas medicinas se consumen y si hay campo en el hospital, la búsqueda del entender de que se forma un sistema complejo, su funcionamiento y que para sea “sostenible” debe buscar un “balance” multisectorial y en 4 dimensiones (espacio y tiempo) teniendo presente las diversas “Programaciones Culturales”, necesidades prioritarias, intereses particulares, como sus fortalezas y limitaciones, pero para que esto se pueda alcanzar lo importante es que cada persona primero comprenda e internalice que forma parte de un sistema muy complejo como usuario, cliente y tomador de decisiones que crean impactos de diversas características a la Sociedad que pertenece.
La “Salud Integral” de la “Sociedad y Naturaleza” contempla más allá que solo la salud física y emocional de una persona, debe ser el balance entre la forma de entender las reglas del juego social y natural, el saber satisfagan necesidades de todos los usuarios (incluida la naturaleza), los recursos disponibles y la manera de “explotar” para asegurar su continuidad en el tiempo. 

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias