jueves 2, diciembre 2021
spot_img

Greenpeace: Los gigantes energéticos dependen de la vulnerabilidad de la UE

Bruselas, 9 oct (EFE).- Greenpeace sostuvo hoy que las ocho mayores compañías energéticas europeas dependen de la «vulnerabilidadgeopolítica» sostenida de la Unión Europea (UE), dado que un tercio de sus ingresos se apoyan en las importaciones de energía y gas que venden en este espacio comunitario.

La organización ecologista detalló, en su último informe sobre energía, algunos de los motivos que los «gigantes energéticos» tienen para que la UE»continúe enganchada a los combustibles fósiles importados» a pesar de las políticas europeas, los efectos sobre el medio ambiente y el costo financiero.

La dependencia energética a las importaciones de energía contaminante «ha paralizado la respuesta diplomática de Europa a la crisis de Ucrania y tiene un costo financiero paralizante», explicó la organización en un comunicado.

El informe precisa que las compañías energéticas generaron 116.000 millones de euros en 2011 por la importación de gas y carbón fuera del Espacio Económico Europeo, y que la UE gasta cada año más de 400.000 millones de euros para la compra de más de la mitad de su energía (53 %) al extranjero.

Las tres empresas de servicios públicos que hacen la mayoría de los ingresos de estas importaciones son la alemana E.ON, con unos 36.000 millones de euros ingresados en 2011, la francesa GDF Suez, con 23.000 millones; y la empresa italiana ENEL (18.000 millones), informó la organización.

«Las empresas cuya actividad depende de la importación de combustibles fósiles proceden de países políticamente inestables, como Rusia y Argelia, por lo que no son asesores adecuados en el planteamiento de cómo reducir esta dependencia en la UE», lamentó la directora de política energética de Greenpeace UE, Franziska Achterberg.

Instó además a los líderes europeos a «respaldar objetivos fuertes para impulsar las energías renovables y el ahorro energético», para alcanzar la seguridad energética.

Seis de las ocho empresas que recoge le informe forman parte del llamado Grupo de Magritte, gestionado por políticos europeos, que, según la organización ecologista, «rechaza cualquier objetivo de aumentar la cuota de las energías renovables y reducir el consumo de energía para el año 2030».

Sin embargo, algunas compañías energéticas, como EnBW, SSE, Dong y Verbund, están a favor de una mayor eficiencia y de las energías renovables que ayuden a Europa tomar medidas a favor de la acción contra el cambio climático.

Para la organización, los gobiernos europeos no han cumplido con sus responsabilidades de llevar a las empresas energéticas «hacia nuevos modelos de negocio sostenibles», y han dejado que las no renovables «dominen el mercado para consolidar el control, reducir costos, diversificar y sobrepasar sus capacidades».

En este sentido, el informe destaca que la sobrecapacidad de las instalaciones de energías fósiles se vio afectada por la caída de la demanda y el crecimiento de las renovables, como por ejemplo en países como España, Alemania, Países Bajos, Italia y Polonia.

Greenpeace instó a los políticos europeos a incluir en sus estrategias una cuota de renovables del 45 %, el 40 % de ahorro de energía y una reducción del 55 % de las emisiones de carbono nacionales para 2030. EFE

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias