domingo 28, noviembre 2021
spot_img

Acusaciones personales y palabra «mentira» encienden segundo debate en Brasil

Sao Paulo, 17 oct (EFE).- Las acusaciones personales y la palabra «mentira», que pasó de un lado a otro una y otra vez, encendieron el segundo debate televisivo de cara a la segunda vuelta electoral que disputarán el 26 de octubre la presidenta y candidata a la reelección, Dilma Rousseff, y el opositor Aécio Neves.
El segundo cara a cara en menos de tres días, esta vez en los estudios del canal de televisión SBT en Sao Paulo y sin preguntas de periodistas, poco aportó en la discusión de propuestas de los candidatos y volvió a concentrarse en el cruce de críticas y acusaciones de ambos, esta vez llevadas al lado personal.

En una de ellas, Neves respondió a una pregunta de Rousseff sobre la Ley Seca en el código de tránsito, un tema que ha circulado bastante en las redes sociales y medios locales por un episodio en el que senador se negó en 2011 a una prueba con un alcoholímetro durante un retén de la Policía en Río de Janeiro.

«Es una iniciativa extraordinaria», comentó Neves sobre la ley y admitió que no se sometió esa vez a la prueba con el alcoholímetro porque estaba conduciendo con la licencia vencida: «Tuve un episodio, sí, y reconocí. Tengo la capacidad que usted no tiene, que no se arrepiente de nada de su Gobierno».

Neves calificó la campaña de su rival como la «más baja» desde el retorno de la democracia al país en 1985, tras 21 años de Gobierno de la dictadura militar, y recordó un capítulo en el que el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, mentor político de Rousseff, fue víctima durante las elecciones de 1989.

La aparición en la campaña del entonces candidato Fernando Collor de Mello de una mujer, que tenía una hija extramatrimonial con Lula, fue uno de los puntos claves para la derrota del líder sindicalista.

La palabra «mentira» circuló una y otra vez entre la candidata del gobernante Partido de los Trabajadores (PT) y el líder del opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB).

Rousseff también citó el caso de parientes de Neves que supuestamente trabajaron para el estado de Minas Gerais cuando el senador era gobernador de esa región y acusó a su rival de nepotismo.

El candidato opositor afirmó que su hermana trabajó como voluntaria en el Gobierno regional sin recibir salario y citó el caso de un hermano de Rousseff que supuestamente fue contratado por un aliado de la presidenta y que recibió un salario sin trabajar en la alcaldía de Belo Horizonte, capital de Minas Gerais.

Sobre los escándalos de corrupción en la petrolera estatal Petrobras, que salpican al PT, Neves insistió en la necesidad de que la mandataria debe dar una explicación o asumir la responsabilidad, mientras que la gobernante manifestó que fue en su gestión en la que se «investigó y castigó» a los culpables.

En varios momentos, Neves insistió en la necesidad de debatir propuestas para el «futuro» y calificó la gestión actual de Rousseff como un «cementerio de obras inacabadas», en alusión a los proyectos propuestos en 2010 por ella y el cronograma de realizaciones en su primer mandato, particularmente los referentes a movilidad urbana.

La seguridad pública levantó también la discusión de los candidatos, con Rousseff indicando que su Gobierno invirtió 17.000 millones de reales (unos 6.899 millones de dólares) para el sector, mientras que Neves propuso dar más atención a las fronteras.

En el panorama económico, la inflación volvió a ser el foco como pasó en otros debates, con la candidata oficialista en defensa de la actual política financiera que condujo al país a salirse bien ante la crisis internacional y Neves criticando los niveles que rozan la meta máxima propuesta del 6,5 %.

Después del debate, cuando concedía una entrevista en vivo, Rousseff sufrió una caída de su presión arterial que no pasó a mayores.

Tras el debate en SBT, los dos aspirantes volverán a medirse el domingo en otro organizado por la televisión Record en Sao Paulo y en un último en el canal Globo, el de mayor audiencia del país, el 24 de octubre en Río de Janeiro, dos días antes de las elecciones.

Según los analistas, los debates serán decisivos entre los electores indecisos y en una campaña totalmente imprevisible, en la que ambos candidatos, según los últimos sondeos, están técnicamente empatados, con una ligera ventaja para Neves (51 %) sobre Rousseff (49 %).

En la primera vuelta, la mandataria fue la vencedora, con el 41,59 % de los votos, frente al 33,55 % obtenido por su rival. EFE

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias