jueves 2, diciembre 2021
spot_img

Transparencia, austeridad y responsabilidad

Buenas noches costarricenses. Al asumir la Presidencia, prometí manejar la Hacienda Pública con transparencia, austeridad y responsabilidad.
También prometí orientar la acción del Estado a restablecer equilibrios sociales  que las políticas económicas de las últimas administraciones rompieron.
Ese es el rumbo de este gobierno. Puede ser que a algunas personas no les  agrade y quieran disimular su disgusto afirmando que no encuentran la ruta  que seguimos. Pero esa es otra historia.
Estoy convencido de que la paz social, como producto de la justicia y de un  desarrollo económico equitativo, es el más preciado logro y la estrategia más  inteligente con que Costa Rica habrá de encarar los retos del futuro.
Ciertamente, el déficit fiscal es uno de los mayores desafíos que afronta el país. Entendemos su gravedad y estamos empeñados en resolverlo.
Sin embargo, nunca he dicho, porque no lo creo, que este sea el más importante ni el único problema que exige atención urgente del gobierno y de toda la ciudadanía.
El déficit fiscal y el elevado endeudamiento del Estado se acumularon a lo largo  de varios años y no es serio, ni prudente, exigir una solución atropellada y en un corto plazo, con recortes abruptos al presupuesto nacional. Esto no lo piden ni los organismos internacionales, si quiera.
El riesgo de un deterioro en servicios públicos esenciales, que conduzcan a  retrocesos en salud, educación o seguridad, no lo debemos y no tenemos  porque asumir.
Tampoco procede la cancelación de las inversiones que son indispensables  para superar rezagos en infraestructura, como lo reclaman con justicia,  también, el agro y otros sectores productivos.
Las llamadas “medidas de choque” podrían arrastrarnos a problemas peores  que el propio déficit. El presupuesto no puede ser ni debe ser mutilado de  manera irresponsable, aunque se invoquen sanos propósitos para ello.
Transparencia, austeridad, gradualidad y mesura: esa es la clave.
He dicho y ratifico que, en esa búsqueda responsable, seria y cuidadosa de  soluciones estructurales al equilibrio de las finanzas públicas, la primera tarea  es mejorar el cobro de los impuestos y racionalizar el gasto estatal.
Consecuente con ese compromiso, me complace informarles que, en solo los  primeros meses de gestión, el nuevo gobierno mejoró la recaudación tributaria  en 21 mil millones de colones y, al mismo tiempo, redujo gastos en otros 21 mil  millones.
Esa no es promesa; es una realidad. Hemos enviado ya a la Asamblea  Legislativa un presupuesto extraordinario, para lo que resta del 2014, que incorpora estos ahorros.
Alcanzar el bienestar y la prosperidad a la que aspiramos como nación, es una tarea compartida, cuyo logro depende, principalmente, de la sabiduría, el compromiso y la generosidad de quienes hemos sido elegidos para gobernar.
En este momento, son las señoras y señores diputados quienes deben meditar si las amarras que un grupo de ellas y ellos les quiere imponer al gobierno, al Tribunal Supremo de Elecciones, al Poder Judicial e incluso a la Defensoría de los Habitantes, son congruentes con las aspiraciones del pueblo soberano para estos cuatro años.
La responsabilidad de quienes gobernamos está a prueba. El Poder Ejecutivo ha cumplido con madurez, diálogo y austeridad. Esperamos lo mismo de quienes tienen que decidir sobre el Presupuesto de la República.
Que pasen buenas noches.
(*) Luis Guillermo Solís Rivera
Presidente de la República de Costa Rica.

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias