jueves 2, diciembre 2021
spot_img

Ambientalistas solicitan anular evaluación de impacto ambiental para APM Terminals

San José, 23 Oct (Elpaís.cr) – Organizaciones ambientalistas solicitaron empezar de cero el proceso para otorgar el permiso de viabilidad ambiental que la Secretaría Técnica Nacional Ambiental (SETENA) tiene que darle a APM Terminals para construir el nuevo muelle.
El presidente de la Federación Costarricense para la Conservación de Ambiente (FECON), Mauricio Álvarez, profesores universitarios Álvaro Sagot y Allan Astorga y los diputados de la fracción del Frente Amplio, exigieron la anulación completa del proceso de Evaluación de Impacto Ambiental (EIA) del Mega Proyecto de la Terminal de Contenedores de Moín por asegurar tener evidencia de supuestos vicios de nulidad en el trámite.
Los grupos señalan que, además de “la forma abrupta en que la Secretaría Técnica Nacional Ambiental (SETENA), finalizó el proceso de Audiencia Pública del Megaproyecto, y del hecho de que solicitara un Anexo con 110 observaciones técnicas en lugar de un nuevo Estudio de Impacto Ambiental”, se evidenciaron una serie de irregularidades que muestran un claro favorecimiento de las autoridades de gobierno para el megaproyecto, en irrespeto a lo establecido por la Ley Orgánica del Ambiente y en los procesos de Evaluación de Impacto Ambiental, que “deben ser técnicamente independientes, transparentes, bien informados y participativos”.
Entre las irregularidades señaladas, los sectores aseguraron que el Consejo Nacional de Concesiones (CNC) aprobó los diseños finales y el presupuesto de desarrollo del Megaproyecto en Octubre del 2013, cuando aún se estaba realizando la revisión del Estudio de Impacto Ambiental, lo que para ellos resulta “absolutamente contradictorio” con el objetivo del estudio, que es determinar si el proyecto es viable ambientalmente y en caso de que fuese así, las medidas que deben incorporarse para mejorar el diseño propuesto.
Además, aseguraron que el Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos (CFIA) también aprobó los diseños finales del proyecto, sin que finalizara el EIA y que “para un megaproyecto de esas dimensiones, localizado en una zona de tan alta sensibilidad ambiental, esto resulta absolutamente irresponsable”, según aseguraron.
Entre otros detalles aseguraron que la información presentada como “Anexo” al Estudio de Impacto Ambiental, no corresponde a un Anexo real, ni tampoco a un Estudio nuevo, “sino que es una voluminosa, contradictoria y caótica respuesta a las 110 observaciones técnicas presentadas por la SETENA”, con lo que se irrespetaría el principio fundamental de presentar un Estudio de Impacto Ambiental ordenado y coherente.
Sobre temas específicos, los ambientalistas señalaron que el Megaproyecto tratará de desarrollar 11 tajos submarinos frente a las costas de Moín, cuando aún no se ha cumplido a cabalidad con el procedimiento establecido en la Legislación Nacional para este de explotación submarina, para los que insisten en utilizar la denominación de “botadero” submarino de escombros del dragado capital, en el que se dispondrán, durante varios años, millones de metros cúbicos de lodo.
Además se señalaron contradicciones entre la información presentada al SENARA y luego a la SETENA y varios vicios de nulidad sobre la propiedad que ese campamento ocuparía, ya que se trataría de terrenos del Estado, usados por una compañía privada.
También aseguran que la evaluación realizada minimiza las consecuencias ambientales que generará en el litoral caribeño la eventual construcción de este Megaproyecto y sostienen que “en la misma Evaluación Ambiental se señala que únicamente se darán 500 empleos durante la operación, a costa de poner en peligro más de 2.000 puestos de trabajo que actualmente existen en la operación de los puertos”.
Por ello el diputado frenteamplista, Edgardo Araya, hizo un llamado a que este proyecto no se convierta “en otra Crucitas”.
“Que no vuelva a pasar aquí lo que ya pasó cuando se ordenó desde la cúpula política que el proyecto fuera, haciéndolo calzar con lo requerido en la ley”, aseguró Araya, ya que sostuvo que están notando “los mismo signos de la viabilidad ambiental de Crucitas”.
Araya señaló que su fracción seguirá “monitoreando” este tema porque “hay otro estudio de viabilidad ambiental que debe repetirse”.

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias