martes 30, noviembre 2021
spot_img

Arzobispo de Chicago desafía a quienes buscan deportar niños centroamericanos

Chicago (EE.UU.), 25 oct (EFE).- El arzobispo de Chicago, Francis George, hizo un llamado a los católicos para enfrentar a quienes abogan por la deportación de los millares de niños centroamericanos que han llegado al país en el último año a través de la frontera sur.
En un mensaje que fue leído durante una vigilia celebrada en la Plaza Federal del centro de la ciudad, el prelado llamó a las «personas de fe» a desafiar «a cualquiera que avive la hoguera de la discriminación y del alarmismo».

«Esos niños inocentes son usados como peones de un juego político. Tenemos que enfrentarnos a quienes han insistido en devolverlos a sus países de origen», afirmó el cardenal, quien prometió que la Iglesia trabajará para cuidarlos y asociarlos «con familias amorosas y cariñosas».

George, que dejará su cargo el próximo 18 de noviembre tras renunciar por enfermedad, reclamó además la aprobación de una reforma migratoria «integral y compasiva», que remedie los abusos que provocan «las deportaciones que destruyen a nuestras familias».

En su mensaje, el cardenal señaló que las celebraciones religiosas de hoy, que incluyen una vigilia de oración y una misa en la parroquia San Pedro, a pocas cuadras de distancia de la plaza, fueron convocadas «para elevar la voz de la Iglesia ante la situación que viven los refugiados que huyen de las pandillas, de la violencia familiar y económica de países de América Central».

Para los actos de hoy fue invitado el arzobispo de la ciudad de San Antonio (Texas), Gustavo García Siller, religioso de origen mexicano y quien se desempeñó antes como obispo auxiliar en Chicago.

García Siller dijo que San Antonio, que fue una de las primeras ciudades en habilitar bases militares para alojar de manera provisional a los menores inmigrantes, ha estado en el centro de la crisis humanitaria provocada por los más de 60.000 niños no acompañados llegados a la frontera desde octubre de 2013 hasta el 30 de septiembre de este año.

Durante la vigilia celebrada hoy se desplegaron símbolos que representaron la travesía realizada por esos niños desde Guatemala, Honduras y El Salvador, entre ellos zapatos, un tren, panes y animales de peluche.

Estaba previsto que en la misa, niños y adultos transportaran velas que simbolizan «la luz de esperanza de Cristo en la oscuridad», acompañados por una banda mariachi de jóvenes.

La Arquidiócesis de Chicago cubre los condados Cook y Lake, en Illinois, y cuenta con cerca de 2,3 millones de fieles, de los cuales se estima que un 40 por ciento son latinos.

La vigilia y la misa fueron las últimas de las acciones realizadas por la arquidiócesis para apoyar a los menores centroamericanos.

En las parroquias locales, la Pastoral Migratoria recolectó más de 2.000 juguetes de peluche que fueron enviados a los centros de Chicago y Nueva York que alojan a los menores que están a la espera de ser entregados a familiares o ver resueltos sus pedidos de asilo.

Asimismo, se recaudaron 40.000 dólares para ayudar a Caridades Católicas en la preparación de alojamientos para recibir menores en el área de Chicago.

Según lo informado, Illinois ha recibido hasta el momento a unos 800 niños que la organización Heartland Alliance ha acogido en nueve refugios.

Por su parte, la Alcaldía de Chicago también identificó otros locales que serán adaptados para recibir a 1.000 niños antes de fin de año. EFE

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias