jueves 9, diciembre 2021
spot_img

Berlín busca fórmulas para prohibir una masiva manifestación de ultraderecha

Berlín, 1 nov (EFE).- Las autoridades de Berlín buscan fórmulas para prohibir una concentración de hooligans de ultraderecha el 15 de noviembre en la capital alemana, donde los convocantes de la protesta esperan reunir a 10.000 personas bajo el lema «Contra los salafistas, la islamización y la política de asilo».

Según informaciones de la televisión regional rbb, los organizadores de la concentración, prevista ante la Puerta de Brandeburgo, han elevado de 1.000 a 10.000 el número de posibles asistentes, aunque fuentes de la policía estiman que todavía es pronto para aventurar cifras.

No obstante, han saltado las alertas después de que el pasado domingo alrededor de 4.800 seguidores de un grupo autodenominado «Hooligans contra salafistas», que aglutina a hinchas de fútbol violentos y neonazis, se enfrentara en una batalla campal a la policía en Colonia

Varios clubes de fútbol alemanes, tanto de la primera como de la segunda división, han decidido prohibir la entrada en los estadios a los aficionados que porten símbolos de ese grupo o prendas con su abreviatura «Ho.Ge.Sa» (en alemán).

La decisión sobre la concentración en Berlín estará previsiblemente en manos de la justicia.

De acuerdo con fuentes policiales citadas por rbb, en el dispositivo antidisturbios desplegado en Colonia había también agentes de Berlín que pudieron identificar a varios hooligans procedentes de la capital.

Con los vídeos y las pruebas reunidas el pasado domingo, las autoridades de Berlín confían en poder convencer a la justicia de que no se trata de un movimiento político, sino de un acto organizado por aficionados de fútbol con vínculos con la extrema derecha que sólo persiguen la violencia.

La policía también tuvo hoy que desplegarse en la pequeña localidad de Weinheim, pero en este caso para que el Partido Nacionaldemócrata Alemán (NPD), aglutinante político de los grupos neonazis germanos, pudiera celebrar su congreso nacional en la ciudad, como tenía previsto.

Al grito de «Nazis fuera», alrededor de 400 personas se manifestaron en el centro de la localidad para protestar por la decisión judicial que obligó a Weinheim a ceder un local municipal al NPD para su congreso.

Cerca de 200 agentes de policía vigilaron la concentración convocada por grupos de izquierdas y tuvieron que actuar cuando algunos de los manifestantes, dos de los cuales fueron detenidos, intentaron bloquear la llegada de los militantes del partido de ultraderecha.

El ayuntamiento de Weinheim intentó evitar que el NPD celebrara en la ciudad su convención y lo logró en primera instancia, pero un segundo tribunal le obligó a permitir que el partido organizara allí su reunión, que concluirá mañana.

El Bundesrat (Cámara Alta alemana) presentó el pasado mes de diciembre una demanda para intentar ilegalizar el NPD, una década después de un primer proceso fallido contra el partido.

La formación de ultraderecha no tiene representación en el Parlamento alemán, pero logró un escaño en la Eurocámara de Estrasburgo en las últimas elecciones europeas.

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias