domingo 28, noviembre 2021
spot_img

Fin de semana de flores y recuerdos en los cementerios de Centroamérica

Panamá, 2 nov (EFE).- Los cementerios de Centroamérica acogieron este fin de semana a grandes cantidades de personas que acudieron a visitar las tumbas, a menudo limpiadas para la ocasión y adornadas de flores, de sus familiares y amigos fallecidos, con motivo del Día de los Muertos.

La ocasión sirvió también para honra póstuma a personalidades nacionales, como fue el caso de Panamá, donde su presidente, Juan Carlos Varela, aprovechó su visita a un cementerio de la capital para reivindicar al primer presidente de la República panameña y homenajear a los que hicieron posible la independencia del país centroamericano.

Varela participó en una ofrenda floral en el Mausoleo de los Soldados de la Independencia en el cementerio que lleva el nombre del primer presidente de Panamá, Manuel Amador Guerrero, a quien también rindió homenaje con flores.

«En este día presentamos nuestro respeto y agradecimiento a los próceres que forjaron nuestra patria», escribió el mandatario en su cuenta en la red social Twitter el día previo a la celebración mañana del 111 aniversario de su separación de Colombia, en 1903.

Nicaragua se colmó de flores el sábado y el domingo desde tempranas horas de la mañana, cuando miles de familias acudieron a los cementerios locales también con música, oraciones y muchos recuerdos.

La Iglesia católica de Nicaragua llamó hoy a las familias nicaragüenses a la reconciliación familiar.

«Mientras Dios nos preste la vida, aprovechemos este tiempo para reconciliarnos con los demás, si te reconcilias con Dios la muerte no va a ser ningún problema: un te quiero mamá, un te quiero papá», dijo el vicario de la Catedral Metropolitana de Managua, Carlos Handal, durante la misa de este domingo.

«Es momento de que hagamos eso, no esperar a que la mamá se muera para llevarle flores, después es muy tarde y te vas a arrepentir mucho», señaló el religioso en Nicaragua, donde al menos 10 personas fueron hospitalizadas y otras 50 resultaron con picaduras después de que abejas africanizadas atacaron a los visitantes de un cementerio.

El ataque de las abejas africanizadas ocurrió el sábado, cuando trabajadores y familiares limpiaban y remozaban las tumbas del cementerio San Francisco de Asís, en Estelí, a unos 140 kilómetros al norte de Managua.

En Guatemala, también se acudió en masa a los cementerios para recordar a los difuntos, a veces al ritmo de los mariachis y otras veces al de las marimbas (xilófonos americanos) apostadas en las entradas de los camposantos, y siempre con fiambre, un platillo gastronómico local de esta época que incluye de todo un poco.

La afluencia a los camposantos fue masiva pese a la lluvia, tanto en la Ciudad de Guatemala como en el interior de la nación, según las autoridades, que desplegaron a 34.000 agentes policiales para dar seguridad.

El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, asistió al Cementerio General San Lázaro, en la ciudad colonial de Antigua Guatemala, donde reposan los restos de su padre y sus abuelos.

En El Salvador, el sábado organismos humanitarios y familiares de víctimas pidieron justicia por los miles de asesinados y desaparecidos durante la guerra civil, al tiempo que muchos salvadoreños empezaron a visitar los cementerios.

Dirigentes de organismos humanitarios y familiares de víctimas celebraron un acto de homenaje en el «Monumento a la Memoria y la Verdad» situado en el parque Cuscatlán de San Salvador.

El homenaje tuvo lugar «dentro del marco de la actividad del Día de los Difuntos» para recordar a las «personas desaparecidas» y a «aquellos que fueron asesinados» durante el conflicto armado, dijo a los periodistas el director de la Comisión de Derechos Humanos de El Salvador (CDHES), Miguel Montenegro.

La guerra civil en El Salvador (1980-1992) dejó 75.000 muertos, 8.000 desaparecidos y 12.000 lisiados, según datos oficiales.

Por su parte, la Iglesia católica de El Salvador pidió el domingo orar por las víctimas de la «violencia fratricida» y expresó su preocupación por «el desprecio por la vida humana» en el país.

En Honduras, miles de ciudadanos concurrieron el sábado y el domingo a los cementerios, a pesar de la molestia de una lluvia moderada y el frío, para recordar a sus fallecidos llevándoles flores, entre las que destacaron los lirios de Costa Rica, las rosas de Ecuador y los claveles de Guatemala.

La demanda de flores se disparó en el país tanto en las floristerías formales como en los puestos de venta a orillas de calles y bulevares en Tegucigalpa y otras ciudades del país.

En Costa Rica, la tradición se está perdiendo ya que se constata cada año una reducción constante de los visitantes a los cementerios, cuyas tumbas se pintan de blanco y todavía algunos llevan flores el Día de los Difuntos.

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias