martes 7, diciembre 2021
spot_img

Briceño probó el dulce sabor de la revancha en el Clásico

San José, 10 Nov (Elpaís.cr) – En algunos momentos estuvo relegado al banquillo y hasta a la gradería, pero el guardameta Kevin Briceño volvió recibir la confianza del entrenador desde hace unas cuantas fechas y este domingo Jeaustin Campos lo ratificó en la titular para defender el arco morado en un gran escenario, donde los errores o los aciertos se magnifican: el Clásico Nacional.

No era su primer enfrentamiento contra Liga Deportiva Alajuelense vistiendo la morada, al contrario, ya lo había vivido e incluso una equivocación en este partido le costaría el puesto por varias fechas, sin embargo, en esta nueva edición del partido más importante del fútbol costarricense, el arquero fue clave para la victoria de su equipo y de paso tomó venganza.

Para nadie es un secreto que la portería morada se convirtió en un problema no de este campeonato sino ya, desde el campeonato anterior, donde los tibaseños se vieron en la necesidad de traer al mexicano Luis Michel para ganar un poco de jerarquía en dicho puesto. Una vez terminado el Torneo de Verano 2014 el azteca se fue y en su lugar llegó Briceño, quien se sumó a Donny Grant y Danny Carvajal.

Los tres tuvieron distintas oportunidades, no obstante, ninguno terminó por redondear una actuación convincente que lo mantuviera como indiscutible.

Con la llegada de Jeaustin Campos, el elegido fue Kevin Briceño. Precisamente el debut del estratega sería en el Ricardo Saprissa ante su archirrival el cinco de octubre. Los manudos ganaron 0-2 y el segundo gol ocurrió por un grave error del joven portero, lo que le costó ceder su lugar al experimentado Grant.

El golero de 38 años parecía que se convertiría en amo y señor del arco morado, sin embargo, los yerros debajo de los tres tubos lo sacaron y Campos optó por confiar de vuelta en Briceño, que en los últimos encuentros alterno buenas y malas, pero el timonel en lugar de cambiar, lo mantuvo y este domingo en el estadio Nacional le dio la responsabilidad de proteger la portería tibaseña frente a los erizos.

El partido fue bastante más tranquilo que los anteriores para el exUruguay, no obstante, respondió en dos acciones que pudieron marcar un rumbo distinto en el juego.

Al 80′ cuando Saprissa ganaba 0-1, entre Briceño, Heiner Mora y Keilor Soto evitaron el empate manudo, luego de una jugada extraña en la que el rojinegro Johan Venegas remató de zurda, la pelota parecía tener como destino las manos del arquero saprissista pero Mora se interpuso y con su pecho en el área chica bloqueó el tiro, dejándole el rebote a Johnny Acosta, quien en tres ocasiones disparó e increíblemente en todas se le negó el gol: primero Mora, después Briceño con un manotazo a puros reflejos y por último Soto. Tan cerca y tan lejos estuvieron los liguistas.

Más tarde a los 86′, el arquero salvó con una gran volada sobre su poste derecho un fuerte cabezazo de Ariel Soto tras un centro de Venegas, que hubiera significado un 1-1 casi definitivo por las circunstancias en las que se disputaba el cotejo.

Posterior a esas jugadas cayó el 0-2 lapidario, que le dio las tres unidades a los morados y que particularmente a Briceño le dejó la satisfacción del deber cumplido, sobre todo por mantener su valla invicta contra un rival que no le traía buenos recuerdos, pero frente al que logró demostrar su valía y por supuesto tener una revancha.

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias