viernes 21, enero 2022
spot_img

Denuncian peligro para 400.000 hectáreas de bosque virgen en Amazonia

Lima, 3 dic (dpa) – Unas 400.000 hectáreas de bosque primario virgen están en el peligro en el departamento amazónico peruano de Madre de Dios por la actividad extractiva, denunció hoy el presidente de la confederación indígena de esa región, Klaus Quicque, en el marco de la COP20 que se celebra en Lima.

Quicque dijo que la lucha de los indígenas de Madre de Dios contra permisos concedidos por el gobierno años atrás ha sido obstaculizada por razones legales, incluso ahora que se introdujo la figura de la consulta a los pueblos originarios, pues quienes lucran con esas tareas alegan el principio de la retroactividad.

En diálogo con dpa, el dirigente indicó que hay preocupación especial por los indígenas no contactados o en aislamiento voluntario que pueblan las zonas, de los que por sus características se ignora cuántos son.

«La última vez supimos de unos 120, antes de unos 190. Es imposible saber cuántos hay, no tenemos registro», señaló Quicque.

Los indígenas de la Amazonia participan en encuentros alternativos de la COP20 (Vigésima Conferencia de las Partes del Convenio Marco de las Partes de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático) para denunciar la deforestación que sufre uno de los principales pulmones del planeta.

«Tenemos que parar no los motores del desarrollo, sino los motores que van a depradar nuestros bosques», afirmó el coordinador de la Confederación de Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica, Edwin Vásquez, quien acompañó a Quicque a presentar la denuncia ante la prensa.

Para Vásquez, las compañías petroleras, mineras, forestales y las dedicadas al cultivo de la palma aceitera o la caña de azúcar para la extracción de biodiesel causan daños que solo se contrarrestarán con un activo respaldo de los gobiernos a la defensa que hacen los indígenas de su territorio.

«La actividad extractiva era ajena para nosotros (en Madre de Dios). Ahora nos hace mucho daño», afirmó Quicque, quien indicó que en 2002 se logró un acuerdo con el gobierno para una administración conjunta de una gran reserva, pero luego el Ejecutivo unilateralmente desconoció esos compromisos.

«Los indígenas estamos más preocupados que los gobiernos en la defensa del pulmón de la Amazonía», indicó en ese marco Vásquez, cuya organización reúne a colectivos indígenas de nueve países.

Los indígenas quieren hacer escuchar su voz en la COP 20 que se celebra desde el lunes en Lima y cuya función básica es sentar las bases para la COP21 de 2015 en París, donde 195 países del mundo acordarán políticas para impedir que la tierra se caliente más de dos grados en promedio en este siglo, pues eso tendría resultados catastróficos.

Esta semana la COP20 se dedica a reuniones de fondo técnico, pero desde el martes y para los tres últimos días se elevará el perfil político con la presencia de enviados con capacidad de decisión de esos 195 países.

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias