miércoles 19, enero 2022
spot_img

Cabalgata recuerda centenario de entrada de Villa y Zapata a capital mexicana

Participantes con atuendos de revolucionarios y montados en caballos recorren hoy, sábado 6 de diciembre de 2014, la céntrica avenida Paseo de la Reforma de Ciudad de México para conmemorar los 100 años de la entrada de Francisco Villa y Emiliano Zapata a la capital mexicana. El evento conmemora la toma de la capital el 6 de diciembre de 2014 cuando la ciudad fue ocupada por la «División del Norte», que comandaba Francisco Villa y el «Ejército Libertador del Sur», que dirigía Emiliano Zapata.

México, 6 dic (EFE).- Unos dos centenares de personas con atuendos de revolucionarios y montados en caballos recorrieron hoy la céntrica avenida Paseo de la Reforma de Ciudad de México para conmemorar los 100 años de la entrada de Francisco Villa y Emiliano Zapata a la capital mexicana.

Esta marcha conmemora la toma de la capital el 6 de diciembre de 1914, cuando la ciudad fue ocupada por la División del Norte que comandaba Francisco Villa y el Ejército Libertador del Sur que dirigía Emiliano Zapata.

La cabalgata arrancó en el Auditorio Nacional, en el Paseo de la Reforma, y concluyó con un encuentro en el Monumento a la Revolución debido a que las autoridades les impidieron llegar al Zócalo capitalino.

Todos los jinetes portaron atuendos típicos de los revolucionarios de hace 100 años, mientras que las mujeres estaban vestidas de adelitas, nombre con el que se conoció a las acompañantes de los combatientes.

La denominada «Cabalgata Nacional Centenario Villa Zapata 2014» fue organizada por diversas organizaciones civiles, entre quienes se encuentran descendientes de revolucionarios.

Froylan Rascón, miembro del comité organizador, explicó a Efe que la cabalgata se desarrolló durante varios días, en particular en el estado de Morelos, donde se realizó el recorrido histórico de Emiliano Zapata, quien se reunió con Francisco Villa en Xochimilco el 4 de diciembre.

Rascón recordó que, después de esa reunión celebrada hace un siglo, los dos ejércitos entraron juntos a Ciudad de México y realizaron una toma simbólica del Palacio Nacional, donde Villa y Zapata se tomaron una foto, mientras sus tropas recorrieron la ciudad ante la sorpresa de los capitalinos.

Explicó que en el recorrido de los últimos días que hicieron en Morelos, tierra de los zapatistas, se habían sumado numerosos contingentes que llegaron hasta Xochimilco, pero muchos de ellos decidieron no entrar a la capital por temor a provocaciones.

Francisco Villa (1878-1923) encabezó la División del Norte que jugó un papel decisivo en la revolución mexicana, pero se enfrentó a Venustiano Carranza y fue derrotado en 1915; mientras que Emiliano Zapata (1879-1919), principal defensor de la lucha agraria, fue conocido como «El caudillo del Sur» y murió asesinado en una emboscada en 1919.

Ambos líderes participaron activamente en la Revolución Mexicana (1910-1917) que comenzó para derrocar al régimen de Porfirio Díaz, quien se mantuvo 30 años en el poder, y concluyó oficialmente con la promulgación de la Constitución en 1917.

Rascón aclaró asimismo que, aunque en esta cabalgata no se presentarán las consignas para demandar justicia para los 43 estudiantes desaparecidos en el sureño estado de Guerrero, todos han manifestado su solidaridad con los familiares de las víctimas y muchos de ellos participarán más tarde en la marcha para sumarse a la demanda de justicia.

Las autoridades realizaron cortes a la circulación para agilizar el tráfico tras el paso de la cabalgata, así como un operativo de seguridad y asistencia médica.

Por la tarde está prevista una marcha multitudinaria con la presencia de numerosos contingentes de diversas partes del país, que será encabezada por los familiares de los 43 jóvenes desaparecidos, estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, para exigir que se esclarezcan los hechos y se haga justicia.

La noche del 26 de septiembre pasado un grupo de policías locales dispararon contra decenas de alumnos de esa institución educativa por órdenes del entonces alcalde de Iguala, José Luis Abarca, ataques que dejaron seis personas muertas y otras 25 heridas.

Además, los policías capturaron a 43 jóvenes y los entregaron al cártel Guerreros Unidos, que se encargó de asesinarlos e incinerarlos para no dejar rastro, de acuerdo con el testimonio de tres de los casi 80 detenidos por el caso.

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias