miércoles 19, enero 2022
spot_img

La crisis de Iguala extiende su sombra sobre Cumbre Iberoamericana

Veracruz, 7 dic (dpa) – Después de una larga incertidumbre, la confirmación oficial llegó hoy, poco antes de que Enrique Peña Nieto inaugure el lunes la XXIV Cumbre Iberoamericana de Veracruz: al menos uno de los 43 estudiantes desaparecidos en México está muerto. ¿Es el inicio del final de la crisis, justo antes de que empiece la cumbre?

La tragedia de la desaparición y muerte de los estudiantes en Iguala ha extendido su sombra sobre esta ciudad portuaria del Golfo de México.

Peña Nieto espera recibir el respaldo de sus colegas de la región, cuando se realice mañana y el martes la reunión de líderes de 22 países, entre ellos el rey Felipe VI de España en su primera participación como monarca.

Los padres no piensan en olvidar y dicen que faltan todavía 42. «Nos gustaría que la comunidad internacional se enterara de la situación que estamos viviendo», dijo hoy a dpa el portavoz de los padres, Felipe de la Cruz.

«Nuestras actividades ahora van a ser con mayor fuerza, con mayor exigencia. Esto comprueba aún más el sanguinario hecho de Iguala», afirmó.

Hace justo un mes, el 7 de noviembre, el procurador general de México, Jesús Murillo Karam, había anunciado, en base a declaraciones de detenidos, que todo indicaba que los jóvenes habían sido asesinados por el grupo criminal Guerreros Unidos después de ser detenidos en septiembre por policías municipales en la ciudad de Iguala.

En la sede de la fiscalía en Ciudad de México, a 400 kilómetros al oeste de Veracruz, Murillo Karam confirmó hoy la mala -aunque previsible- noticia, adelantada por peritos argentinos a los padres: según los estudios de ADN realizados en Innsbruck, Austria, al menos uno de los estudiantes, Alexander Mora Venancio, de 21 años, está muerto.

Para Peña Nieto, podría ser la demostración a sus colegas de que era cierta la hipótesis planteada por la procuraduría de que los jóvenes habían sido asesinados y calcinados en un basurero y arrojados a un río, y que México está haciendo todo por esclarecer el caso.

Por ahora no está previsto un pronunciamiento de la cumbre sobre el caso Iguala, aunque en palabras de la secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, la región comparte con México la postura de que debe hacerse justicia y que no debe haber impunidad.

«Sin duda, México está experimentando un momento de reto importante», dijo la viceministra de Relaciones Exteriores mexicana Vanessa Rubio, pero «retos enfrentamos todos los países y México está afrontando su responsabilidad».

El presidente de Uruguay, José Mujica, que había molestado a las autoridades mexicanas cuando dijo que México parecía un «Estado fallido», ha optado por un tono más diplomático dejando atrás señalamientos incómodos.

«México es un país que tiene problemas, pero es formidable, y las dificultades que ha tenido el estado son parecidas a las que tiene el resto de América», dijo ya en suelo mexicano, en Guadalajara, antes de trasladarse hoy a Veracruz.

Para la familia del estudiante identificado significa que podrán sepultar cuando menos un pedacito de su hijo, una vez que los restos sean enviados a México desde el laboratorio de Innsbruck donde se lleva a cabo el proceso de identificaciones.

Para las restantes 42 familias, la herida no se cierra ni se acaba la lucha. «No, definitivamente no lo vamos a aceptar nunca, porque es un resto nada más», afirmó De la Cruz, padre de un sobreviviente del 26 de septiembre en Iguala.

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias