domingo 23, enero 2022
spot_img

Ortiz pudo ser el héroe pero terminó convirtiendo a Carvajal en figura determinante

San José, 9 Dic (Elpaís.cr) – Como en la mayoría de los clásicos, siempre hay algún jugador que con su actuación inclina la balanza en favor de su equipo, sin embargo, para este encuentro de vuelta por las semifinales del Invierno 2014, que convirtió a Saprissa en finalista, el hombre de más peso resultó ser uno que seguramente no estaba en los planes de nadie: el cuestionado arquero saprissista, Danny Carvajal.

»El tan criticado Danny Carvajal, fue figura y nos da el pase a la final», frase con la que se refirió al final del choque el técnico morado, Jeaustin Campos, para destacar que su portero, de gris desempeño en otros partidos, la noche de este lunes fue fundamental en el clásico frente a Alajuelense.

Situación curiosa y muy futbolera la que ocurrió en el Morera Soto, porque en la acera del frente un juvenil manudo estuvo a punto de ser la tapa de todos los diarios, el protagonista principal de la película, el héroe de aquí a muchos años para los rojinegros, el delantero José Guillermo Ortiz, pero al contrario, el joven contribuyó directamente, aunque sin proponérselo, para que la figura terminara siendo el ‘cuestionado’ Carvajal.

El golero y el atacante se enfrentaron en cuatro ocasiones a lo largo de la noche del lunes en el Morera Soto, por cierto con un gran ambiente digno de un clásico, de una semifinal, y pese a que Ortiz logró batirlo en una, no fue suficiente y al final la alegría fue totalmente morada.

En la primera parte apenas hubo un tímido intento del delantero erizo: al 30′ un zurdazo al borde del área que se perdió por un costado, no obstante, en la complementaria y con una virtud no tan conocida (al menos en primera división) de este jugador que desde hace un par de torneos integra el primer equipo liguista: el juego aéreo, puso a vibrar a los hinchas rojinegros y a sufrir a los tibaseños, que por otro lado, se ilusionan con poder comenzar a confiar en que su portería esta bien custodiada.

La necesidad eriza, al ir perdiendo 0-1 en casa por el gol de Deyver Vega (global de 0-2), obligó en el entretiempo al técnico Oscar Ramírez a decidirse por prescindir de un flojo Álvaro Sánchez para meter al siempre batallador e inquieto Jonathan McDonald, en busca de la remontada que los depositara en la final.

Pese al ingreso del camiseta número ’19’, el peligro lo llevó Ortiz. El fútbol tenía predestinado que el juvenil tuviera su duelo con Carvajal  y recién al 46′ se vieron de cerca por primera vez en el juego, cuando Ariel Rodríguez cobró un tiro libre desde la derecha, Ortiz se elevó en el área conectando un cabezazo que llevaba sello de gol, sin embargo, el ‘1’ de Saprissa voló sobre su palo derecho para desviar la pelota al travesaño y con gran reacción antes de caer la manoteó para evitar el empate de Alajuelense.

Pasarían casi 10 minutos para que otra vez Carvajal amargara al delantero liguista, de nuevo con otro tapadón a un cabezazo a quema ropa sobre el poste derecho, salvada que el defensa Keilor Soto completó con una barrida para mandar la pelota al córner.

Aunque parecía que no sería la jornada del juvenil, la movida de Ramírez dio sus frutos y al 60′, luego de un gran desborde del artillero de ‘las rastas’ por el costado derecho, le permitió encontrar con un servicio preciso a Ortiz, quien se desmarcó y se elevó en el área para conectar un cabezazo pegado al poste izquierdo de Carvajal, imposible de tapar y con el que le devolvió la esperanza de clasificación a los locales.

El conjunto rojinegro se vendría con todo ante un Saprissa que esperaba liquidar el duelo de contragolpe e incluso conforme pasaban los minutos, defendiendo de cualquier manera, ya que lo importante era mantenerse arriba por un gol en la serie para no quedar eliminados por la ventaja deportiva que tanto los castigó en lo últimos años.

La desesperación se apoderaba de los manudos y el fin del juego estaba cada vez más cerca, el árbitro Walter Quesada repuso cinco minutos al tiempo reglamentario cuando éste se cumplió y una más entre los protagonistas del segundo tiempo quedaría.

Al 92′ nuevamente en una acción de juego aéreo, Ortiz se desmarcó y anticipó a todos con un testarazo que, Carvajal a puros reflejos logró casi sacar de adentro de su portería, los reclamos no se hicieron esperar pero Quesada ni se inmutó frente al lamento del ’21’ alajuelense, instantes en los que el arquero festejaba la que sin dudas era su revancha y ¡qué revancha!

Llegó el pitazo final, Carvajal salió corriendo de la felicidad a sabiendas de que sus intervenciones fueron trascendentales para que Saprissa siga en la pelea por el bicampeonato, mientras Ortiz miraba incrédulo y se lamentaba por cómo su rival le tapó sus intentos, que pudieron significar el pase a la disputa de la final.

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias