sábado 28, mayo 2022
spot_img

China conmemorará masacre de Nankín en momento de mejora relación con Japón

Pekín, 11 dic (EFE).- El Gobierno chino conmemorará el sábado el primer Día Nacional en memoria de las víctimas de la masacre de Nankín, perpetrada por tropas japonesas (1937-38), cuando las relaciones entre China y Japón registran avances después de dos años de parón por sus discrepancias históricas y de soberanía.

La agencia oficial Xinhua anunció hoy una celebración multitudinaria que será retransmitida por los principales medios chinos y a la que se prevé que acuda el presidente de la segunda economía mundial, Xi Jinping.

La ceremonia por el 77º aniversario de la matanza se celebrará en Nankín, 300 kilómetros al norte de Shanghái, donde, tras el cerco y la invasión de las tropas japonesas, se produjo una masacre que se alargó un mes y medio y cuyas cicatrices aún siguen vivas en China.

Alrededor de 35 millones de soldados chinos y civiles murieron o resultaron heridos durante la ocupación japonesa, que continuó hasta 1945, y 300.000 lo hicieron en Nankín, antigua capital de China.

Así lo recuerda a la población china el Gobierno, que este último año decidió nombrar el 13 de diciembre Día Nacional en memoria de las víctimas de la masacre, que algunos líderes conservadores de Japón insisten en negar, lo que aviva el descontento de Pekín.

No obstante, este año el aniversario se celebrará mientras las relaciones bilaterales entre China y Japón tratan de volver a un punto «sano» de cooperación y diálogo, después de que el presidente chino, Xi Jinping, y su homólogo nipón, Shinzo Abe, mantuvieran un histórico encuentro en Pekín en noviembre con el que descongelaron las relaciones tras más de dos años de tensión.

En él, ambos líderes acordaron el establecimiento de una especie de «teléfono rojo», a través del que tomar contacto en caso de incidentes en el mar, donde ambos se disputan territorios y donde ya se ha producido algún enfrentamiento entre embarcaciones.

Sobre todo, en torno a la zona de las islas Diaoyu (Senkaku para los japoneses), unos islotes en el Mar de China Oriental que avivaron las tensiones en septiembre de 2012, cuando Japón decidió nacionalizar parte de ese archipiélago.

Las diferencias históricas entre ambos, y las visitas de líderes japoneses al santuario tokiota de Yasukuni, donde se honra a militares japoneses caídos, incluidos 14 criminales de guerra, han motivado también el enfado de China.

En la intervención que ofreció el primer ministro nipón, Shinzo Abe, tras su encuentro con Xi, no precisó si dejará de realizar estas polémicas visitas, si bien mostró su intención de abrir un diálogo constante.

El Gobierno chino también ha mostrado su interés por el acercamiento, aunque sin olvidar el pasado, como evidencia la conmemoración del sábado y los documentos que ha publicado esta semana sobre la violencia vivida en la masacre.

El miércoles se anunció que más de 3.000 supervivientes y familiares de víctimas en Nankín han mandado una carta al secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, para pedir que Japón reflexione sobre la historia.

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias