jueves 27, enero 2022
spot_img

Emisiones de China complican texto final de cumbre climática COP20

Delegados asisten hoy, sábado 13 de diciembre de 2014, al plenario de la Cumbre de Cambio Climáticode Lima (COP20) en Lima (Perú). El plenario será reanudado esta mañana (hora local) para intentar adoptar algún tipo de decisión oficial sobre el borrador del acuerdo climático universal que se planea aprobar el próximo año en París. El texto final que la presidencia peruana de la COP20 quiere aprobar lleva desde el viernes estancado en un par de puntos, que fundamentalmente siguen teniendo que ver con mantener o no la diferenciación entre países desarrollados y en desarrollo, y con la financiación. (EFE).

Lima, 13 dic (dpa) – Varias discrepancias, entre ellas la objeción de China a que sus promesas de emisión de gases sean inspeccionadas internacionalmente, trababan hoy el documento final de la cumbre climática COP20 de Lima, aunque su presidente, Manuel Pulgar Vidal, anunció que se redactará un texto lo más cercano posible al consenso.

China, que sumado a Estados Unidos es responsable de alrededor de un 40 por ciento de los gases de efecto invernadero que causan un alza progresiva de la temperatura de la Tierra, se comprometió antes de la COP20 a reducir sus emisiones a partir de 2030, es decir, 10 años después de lo que aceptan los demás países.

Pero Pekín no parece gozar de mayor credibilidad entre varios de los participantes, por lo que surgió la propuesta de la inspección externa, algo que los chinos no parecen dispuestos a aceptar.

Estados Unidos, que previamente se comprometió a reducir en un 28 por ciento sus emisiones para 2025 y que en la COP20 expresó gran compromiso con el tema en voz de su secretario de Estado, John Kerry, parece mejor librado en los reclamos, pero países pobres le siguen exigiendo que esa reducción sea aún más drástica.

Washington, además, ha mostrado proyectos para reducir el uso de carbón y estimular el incremento de la energía eólica y la solar, y Kerry admitió explícitamente la parte de su país, aunque la atenuó con un «no es tiempo de fijar responsabilidades» que ha hecho que delegaciones como la de Nicaragua lo acusen de pretender eludir dar mayores aportes económicos.

Lo de China es sin embargo solo uno de los obstáculos para que la COP20, que debía terminar la tarde de ayer pero que en las perspectivas más optimistas se extenderá hasta la noche de hoy, no haya llegado a acuerdos y para que se dé por hecho que se necesitarán más negociaciones intensas antes de la COP21 de 2015 en París, donde se fijarán las metas para aplicar desde 2020.

Nueva Zelanda, Filipinas, Indonesia y una treintena de pequeñas islas del Pacífico, que según los estudios son las más vulnerables frente al cambio climático, como Tuvalu, Tonga, Samoa, Islas Cook, Islas de Pascua, Guam o Islas Fiji, han ganado gran simpatía en su lucha porque el recorte de emisiones sea más drástico.

De otra parte, países africanos, árabes y algunos latinoamericanos, en especial los de orientación izquierdista, alegan que los borradores de documentos no son equitativos, pues no reflejan las grandes diferencias entre responsabilidades y derivados compromisos que les corresponden a los países industrializados y los pobres.

En ese marco, esos países objetan que el Texto de Lima celebre que el Fondo Verde, el principal motor de financiamiento contra elcambio climático, haya logrado superar la barrera de los 10.000 millones de dólares, cuando en realidad eso es solo una décima parte de los que se requiere para la lucha.

Esas objeciones no solo impidieron que se llegara a un acuerdo en el borrador presentado por los copresidentes de la COP la noche del jueves y sometido a consideración el viernes, sino que además quedaron sin resolverse tras una maratónica sesión del segmento ministerial que deliberó hasta casi las tres de la mañana del sábado (8:00 GMT).

Las nuevas objeciones hicieron que se convocara a un nuevo plenario, en el que abundaron los oradores. Tras ser escuchados todos, Pulgar Vidal anunció que dedicará la tarde para reunirse con los cerca de 30 bloques participantes, por un lapso de unos 10 minutos cada uno, tras lo cual él y sus copresidentes, el indio Kishan Kumarsingh y el alemán Artur Runge Metzger redactarán un documento que ya no será objeto de discusión.

«Es el momento de soluciones, no de propuestas», dijo Pulgar Vidal, quien agregó que es necesario cambiar las banderas rojas que indican peligro por las luces verdes que señalen que la comunidad mundial marcha en buen pie hacia la salvación del planeta.

El propio Pulgar Vidal calculó que los encuentros con los bloques se extenderán hasta cerca de las 16:00 horas (21:00 GMT) y confió en que el documento final pueda ser levantado esta misma noche para pasar a la clausura.

Los expertos ya habían previsto que pese a las intenciones y a que Estados Unidos y China ya habían hecho avances en sus posturas sería muy difícil que de Lima saliera una postura definitiva para París, pues aún muchos temas rondan en una conferencia en que 195 interlocutores buscan acercamientos.

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias