sábado 28, mayo 2022
spot_img

Crisis Group: una misión internacional debe supervisar el desarme de las FARC

Bogotá, 14 dic (EFE).- Una misión internacional conformada por civiles deberá supervisar el desarme de la guerrilla de las FARC una vez se pacte el fin del conflicto en Colombia, según International Crisis Group, que también aboga por iniciar «de forma inmediata» el desescalamiento de las acciones armadas.

Con motivo de la publicación del informe «El día después de mañana: las FARC y el fin del conflicto en Colombia», el director para América Latina de este grupo de análisis, Javier Ciurlizza, dijo en una entrevista con Efe que hay retos tanto en la mesa de La Habana como en el interior de Colombia, pero «los segundos son más difíciles de vencer»; y uno de ellos será el desarme.

El jurista Ciurlizza, quien fue secretario ejecutivo de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación de Perú, se pronunció así cuando se han cumplido dos años de negociaciones en Cuba y después de que el proceso de paz haya superado su peor crisis por el secuestro y posterior liberación de un general del Ejército por parte de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

«El tiempo corre ahora en contra del apoyo social y político que este acuerdo necesita. Por eso los negociadores deben cerrar el tema de justicia transicional a la brevedad y dedicarse al más complejo de todos: dejación de las armas y reintegración de la guerrilla en la vida política y social», apuntó.

Asimismo puntualizó que «el reto siempre en Colombia es pasar de los sofisticados diseños a las penurias de la implementación» de los acuerdos.

El director regional de Crisis Group indica que «negociar en medio del conflicto funcionó para aislar a los negociadores de los vaivenes de la guerra, pero eso está dejando de funcionar», en alusión a la decisión tomada desde el inicio de dialogar con la guerrilla sin un alto el fuego.

Ahora Ciurlizza cree que es necesario comenzar, «incluso antes de cerrar el año», con el «desescalamiento de las acciones armadas como medida práctica y operacional».

Crisis Group, uno de los centros de investigación sobre política y conflicto más prestigiosos a nivel mundial, propone «el fin del reclutamiento de niños y su liberación progresiva, no atacar la infraestructura civil y mejorar las condiciones carcelarias de los miembros de las FARC».

Pero no recomienda un cese al fuego bilateral previo al acuerdo final de paz porque «eso haría que todos se centren en su cumplimiento y no en los temas sustanciales que deben contribuir al cierre definitivo del conflicto», insiste Ciurlizza.

Una vez alcanzado el acuerdo final, que el Gobierno colombiano espera para 2015, llegará «el momento de involucrar de manera más activa a la comunidad internacional», afirma el director de Crisis Group.

E insiste en que «todos los actores que quieran ayudar a Colombia a alcanzar una paz sostenible deben estar preparados para un llamado de las partes a desplegar una misión internacional de verificación y supervisión del desarme y del cese al fuego».

«Esa misión debería ser civil, pero con expertos en temas militares», remarca Ciurlizza, para agregar que «además debe conocer profundamente el terreno en donde se va a mover y tener la capacidad política de arbitrar las futuras crisis».

Puso como un ejemplo exitoso el papel que jugaron Noruega y Cuba, garantes del proceso de paz, durante la crisis motivada por el secuestro del general Rubén Darío Alzate, el pasado noviembre.

La captura de Alzate por las FARC llevó al presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, a suspender las negociaciones, crisis que se resolvió dos semanas después con su liberación gracias a la mediación de esos dos países.

Ese «es un buen ejemplo de la importancia de veedores internacionales», concluyó el director de Crisis Group, al puntualizar que la misión deberá «expandir esa participación a los territorios donde las FARC tienen presencia».

El Gobierno colombiano y las FARC iniciaron conversaciones en noviembre de 2012 y desde entonces han alcanzado tres preacuerdos relativos al problema de la tierra, participación política de los guerrilleros y narcotráfico.

Actualmente conversan en Cuba sobre cómo resarcir a las víctimas del conflicto para después pasar al tema fundamental: desarme de la guerrilla y fin de la confrontación armada.

Sólo cuando se logre un acuerdo final, y éste sea refrendado, se implementarán todos los pactos logrados en La Habana.

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias