miércoles 26, enero 2022
spot_img

Fiscalía paraguaya pone en riesgo a los indígenas no contactados

Filadelfia (Paraguay), 17 dic (EFE).- Líderes del pueblo Ayoreo Totobiegosode, al que pertenece el último grupo indígena aislado fuera de la Amazonía, criticaron hoy a la Fiscalía paraguaya por cancelar la intervención para certificar las denuncias contra empresarios ganaderos por invadir parte de su territorio.

La Fiscalía suspendió finalmente el procedimiento alegando que los caminos estaban intransitables y se hacía imposible llegar a la zona objeto de las denuncias de los ayoreo, ubicada en el departamento de Alto Paraguay, dijo a Efe Julio Duarte, de la ONG Gente, Ambiente y Territorio (GAT).

Sin embargo, Tagüide Picanerai, uno de los líderes ayoreo totobiegosode, aseguró a Efe que los caminos estaban en buenas condiciones y acusó a la Fiscalía de «falta de interés» para llevar a cabo la investigación.

«Es un excusa porque hasta ayer todo estaba dispuesto y además los caminos están en condiciones. Es una falta de respeto a los ayoreo y pone más en riesgo a los ayoreo del bosque (no contactados)», declaró Picanerai.

El área que iba a ser visitada por la Fiscalía es parte de las 27.000 hectáreas de reserva forestal que corresponden a los ayoreo totobiegosode, en la parte del Chaco paraguayo fronteriza con Bolivia.

Es además una de las pocas reservas forestales que quedan en la parte paraguaya del Chaco Boreal, un ecosistema único en América amenazado en la última década por el avance de la deforestación.

Según los indígenas, la firma ganadera Itapoti S.A. ha desplegado varios kilómetros de postes y vallas para ocupar unas 15.000 hectáreas de la reserva.

La comunidad indígena descubrió en octubre a empleados de la firma Itapoti S.A. instalando postes y cercas para apropiarse de gran parte de la reserva, según la denuncia que presentaron entonces ante la Fiscalía.

La denuncia fue efectuada por un grupo de los Ayoreo Totobiegosode que vive fuera del aislamiento desde hace años y que se encarga de controlar el territorio para evitar los continuos intentos de depredar sus bosques por parte de extraños.

Según denunciaron, las invasiones «ponen igualmente en riesgo la vida de los que se mantienen aislados y se desplazan dentro del territorio que fue declarado y registrado por el Estado paraguayo como Patrimonio Natural y Cultural» de este pueblo.

Los Totobiegosode llevan años alertando a las autoridades de que distintos empresarios envían empleados a su territorio para talar los bosques de los que depende su supervivencia, sin que se hayan tomado medidas hasta ahora.

Uno de los miembros de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), el brasileño Paulo Vannuchi, visitó recientemente Paraguay ante la «preocupación» por la situación de riesgo que vive el último pueblo indígena aislado en América fuera de la Amazonía debido a la tala ilegal.

Los Ayoreo Totobiegosode recalcan que la deforestación no solo pone en peligro el ecosistema único del Chaco Boreal, sino la supervivencia de sus familiares, que rehusaron salir del bosque.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) ha condenado a Paraguay tres veces por la violación de los derechos de los pueblos indígenas que viven en el país, sentencias que el Gobierno aún no ha cumplido.

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias