viernes 21, enero 2022
spot_img

San Lorenzo escoge sufrir de más para citarse con el Real Madrid en la final

San José, 17 Dic (Elpaís.cr) – El club San Lorenzo de Almagro sufrió para superar al Auckland City en las semifinales del Mundial de Clubes, pero con un gol de Mauro Matos en la prórroga sacó la victoria por 2-1 y se enfrentará a los ‘Galáticos’ el próximo sábado en la disputa por el título.

El técnico del conjunto argentino, Edgardo ‘Patón’ Bauza, que incluso sonaba para hacerse cargo de la selección de Costa Rica, vive su segunda experiencia en esta competición. Fue subcampeón con la Liga Deportiva Universitaria de Quito en 2008 y esta vez se trazó como objetivo ‘patear las quinielas’ y coronarse superando al Real Madrid.

Sin embargo, antes de pensar en la final, debía enfrentar a un equipo semiprofesional de Nueva Zelanda, que ganó sus dos partidos anteriores y quería seguir haciendo historia ante el ‘Ciclón’ que, por otro lado, busca ser el primer equipo argentino en alzarse con el título de este torneo, ya que Boca Juniors (2007) y Estudiantes de La Plata (2009) se tuvieron que conformar con el segundo puesto.

El inicio de partido fue de mucho análisis por parte del favorito, el representante de la Conmebol, no obstante, ese tiempo que parecía ser estrategia para conocer al rival se alargó y se convirtió en dudas, imprecisiones, aunque San Lorenzo golpeó cuando tuvo (pudo) que hacerlo a un equipo que con el paso el tiempo denotaba la fatiga por el gran esfuerzo que realizó.

En la etapa inicial, los sudamericanos llegaron con dos cabezazos en el área, uno de Enzo Kalinski y otro de Mario Yepes, capitán de la selección colombiana en el Mundial de Brasil, que no representaron peligro para el arquero Williams.

El Auckland era un equipo muy laborioso, solidario, hacía el desgaste y quizá por esa razón, San Lorenzo no le imprimía ritmo al cotejo y más bien veía cómo su rival intentaba adueñarse del juego, pero justamente esa parte ‘amateur’ era evidente al igual que la falta de talento, exceptuando al argentino Emiliano Tade, el único que mostraba algo picardía en ataque.

Precisamente Tade al 11′, tras un par de regates, disparó desde fuera del área a manos de Torrico, la acción más peligrosa del primer tiempo.

San Lorenzo contestó seriamente al 21′, cuando Darío Verón habilitó a Martín Cauteruccio, quien picó a la espalda de la defensa, entró al área y sacó un derechazo bien tapado por el gigante arquero del Auckland.

Los neozelandeses continuaban con su espíritu laborioso, mientras que la gente, alrededor de seis mil aficionados del ‘Ciclón’ que viajaron a Marruecos, cantaban pidiendo por el despertar de  su escuadra, cuestión que ocurriría en el último suspiro de la inicial.

Al 46′ una gran acción colectiva de San Lorenzo, en la que tocaron la pelota desde el arquero, pasando por Yepes, Ortigoza, Buffarini, Barrientos, Verón y Mas, quien metió el centro desde la izquierda para que Barrientos clavara un zurdazo que venció a Williams. Deliraban los hinchas ‘Cuervos’ en las tribunas.

Los argentinos hicieron bien el trabajo en el gol, apelando al cambio de ritmo, ya que jugaban contra un equipo de trabajadores (albañiles, oficinistas, etc) y no de futbolistas profesionales, por lo que no están acostumbrados a la intensidad, y además venían de jugar dos partidos en pocos días (uno se fue a los penales).

No obstante, la actitud de San Lorenzo no cambió y lo pagó caro en el complemento, cuando Tade se soltó a jugar en un par de acciones y luego de un pase filtrado a De Vries, éste apenas alcanzó a desviarla ante la salida del arquero y finalmente Berlanga con el arco vacío puso el sorpresivo 1-1.

Incluso, los neozelandeses tuvieron el segundo tanto en los pies de su figura, Tade, cuando quedó mano a  mano con Torrico, pero al momento de definir de zurda la tiró a cualquier lado.

La mejor de los argentinos llegó al 75′ cuando Cauteruccio recibió un pase largo, controló al borde del área, hizo un sombrero con la derecha y seguidamente de zurda, sin dejarla caer, reventó el poste derecho del arquero.

Increíblemente, los del Auckland dando un partido bueno, acorde con sus limitaciones, llevaban el choque a los tiempos extra.

El técnico Bauza, hacia hincapié en el cansancio de los neozelandeses, por lo que pedía mover la pelota más rápido y por los costados para liquidarlos sin tener que ir a los penales. Lo importante era ganar y clasificar a la final, más allá de las formas para conseguirlo.

Así ocurrió, cuando recién comenzaba el primer tiempo extra y el ’10’, Leandro ‘Pipi’ Romagnoli metió un centro desde la izquierda para Mauro Matos, éste se la bajó a Barrientos, quien no estuvo cómodo y la defensa le sacó la pelota, que llegaría a los pies del goleador Matos y éste disparo de zurda rasante para el 2-1 con el que se tranquilizaba la hinchada que no paró de cantar en Marrackech.

De ahí en adelante, contra un rival fundido desde lo físico, San Lorenzo mantuvo el trámite aunque no dejó de sufrir y al 112′ un tiro del Auckland, que se estrelló en el vertical derecho, asustó y puso en riesgo el triunfo en la prórroga .

Sin dar un buen partido, pero cumpliendo el objetivo, el ‘Ciclón’  se cita con el Real Madrid el sábado en la final del Mundial de Clubes, en el que seguramente será el juego más importante en la historia del club y tratará de convertirse en el mejor equipo del mundo, superando al campeón de Europa, que nunca ganó este título y además persigue el récord absoluto de victorias consecutivas (24),  por ahora suma 21.

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias