miércoles 25, mayo 2022
spot_img

Alianza del Pacífico NO VA

Encrucijada que produce contradicciones antagónicas.

 Leí con atención el PLAN NACIONAL DE DESARROLLO, Alberto Cañas Escalante, en el cual el Gobierno hace su planteamiento político, económico y social para el período 2015-2018, documento que recomiendo leer detenidamente, sobre todo para entender con claridad cuál es el “cambio” que propuso y propone el Gobierno.

Siendo el PND el derrotero del Gobierno, vinculante, la propuesta trata de restablecer la sociedad de bienestar social, equitativa y solidaria, dotada de una institucionalidad democrática respetada y dirigida a lograr un nuevo modelo de desarrollo socioeconómico, hasta donde sea posible, libre de corrupción e impunidad.

Sociedad en la cual se disminuya sensiblemente la desigualdad social y la pobreza promoviendo la inclusión social, restituyendo la posibilidad de que nuestros agricultores productores de alimentos recuperen su producción agrícola y pecuaria con recursos financieros, administrativos y tecnológicos (arroz, frijol, maíz, papa leche, carne de res, carne de cerdo, cebolla, entre otros). Construir el sustrato necesario para tener un sistema de SEGURIDAD ALIMENTARIA para la población costarricense.

Así también recuperar el sistema laboral del Código de Trabajo con deberes y derechos de los trabajadores claramente establecidos y respetados que resulte en la creación de un mercado laboral de calidad, próspero y justo.

Esta nueva organización socioeconómica (nuevo modelo de desarrollo socioeconómico) estaría fundada en la equidad y la participación ciudadana, contaría con una justa distribución del ingreso y unos sólidos encadenamientos productivos que impulsen la economía nacional.

Para ello, incentivar el desarrollo del mercado interno y dotar de apoyo económico a las empresas nacionales (créditos, precios, tecnología, capacidad administrativa y gerencial, entre otras cosas.) El crecimiento económico resultante será acompañado de una mejor distribución de la ri­queza, que logre disminuir la desigualdad social..

Pero aquí no acaba la propuesta, y sin poder ser totalmente inclusivo de ella, agrega que respetará y fortalecerá la pluralidad de pensa­miento, impulsar la participación democrática y la acción ciudadana. Donde la educación sea nuevamente, un factor de movilización e integración social.

Para redondear esta orientación de desarrollo socioeconómico fortalecerá los aspectos políticos, administrativos y financieros de los gobiernos locales, sobre todo rurales, como agentes fundamentales del desarrollo socioeconómico local.

Tarea monumental tiene el Gobierno por delante para lograr tener éxito en lograr, lo más posible del cambio que propone. Pero no hay duda después de leerlo queda clara la causa que genera la férrea oposición que le ha enfrentado el Partido Liberación Nacional y sus líderes, partido que se acostumbró a un afecto exagerado al “pensamiento único”, al “libre mercado”, al “Estado Mínimo” y a un entusiasmo desmedido a las directrices de sus dirigentes del Ministerio de Comercio Exterior.

Este interés se nota claramente en el exagerado apoyo al Tratado de Libre Comercio e Inversión llamado “Alianza del Pacífico” que no es ni más ni menos que seguir con esos afectos y esos entusiasmos desmedidos:

La Fracción del PLN dijo: Consideramos conveniente que el país no abandone los esfuerzos realizados para la plena incorporación de Costa Rica en la OCDE, camino que ya dejó el gobierno anterior allanado. También es importante avanzar en la adhesión a la Alianza del Pacífico…” Leer los discursos en el Plenario Legislativo.

El Presidente del 2006 al 2010 fue arquitecto de la situación actual del país dado que su Gobierno no fue capaz de avistar la crisis de 2008, teniendo los indicadores para hacerlo; su Ministro de Hacienda, como defensa, señala culpable de ella al siguiente Gobierno. Sin volver a ver para atrás, por el espejo retrovisor como dicen ahora, estos hacen sugerencias, habiendo ignorado las que les hicieron para disminuir las injusticias del TLC EUCA-RD. Ahora dicen en ese sentido:

“… el Gobierno debería generar confianza para aumentar la inversión con el fin de generar más empleos y mejores salarios …Sugirió a Solís incorporarse a la Alianza del Pacífico, porque de lo contrario sería un enorme error.”

Esto es lo que yo llamo un afecto exagerado hacia el Libre Comercio, proyecto de más de 60 años, que ha sacrificado nuestras poblaciones.

Y es que el Tratado Comercial y de Inversión “Alianza del Pacífico” plantea totalmente lo contrario de lo que plantea el Plan Nacional de Desarrollo, son dos cosas contradictorias, excluyentes, irreconciliables, y es por esto que me atrevo a decir que dicho Tratado Comercial y de Inversión NO VA en este Gobierno, parece que así lo ha manifestado el señor Presidente. Porque de ir ese Tratado, el Plan Nacional de Desarrollo se convertiría en la segunda mayor “tomadura de pelo” a la población costarricense, y de pasada en una afrenta a don Alberto Cañas Escalante.

En mi caso personal ya me cansé de callar estos afectos y entusiasmos que solo pobreza y desigualdad social producen. Brechas que desgarran la sociedad costarricense y que arrebatan a la población las esperanzas de bienestar social y equidad. No sigamos tragando el mismo cuento, construyamos nuestro propio futuro.

Eduardo Delgado Soto

Céd.  6-0063-0803

Más noticias

7 COMENTARIOS

  1. El mismo Román Macaya publicó un artículo en La Nazion el 6 de Junio del 2013 con una muy buena crítica a este tratado ultra secreto: http://www.nacion.com/opinion/foros/CAFTA-esteroides_0_1346065400.html

    Al día de hoy el Sr. Macaya es el embajador de Costa Rica ante Estados Unidos y se mantiene bien calladito. Hoy en La Nazion aparece un artículo de que Costa Rica tratará de negociar la entrada al TPP a inicios del 2015: http://www.nacion.com/economia/politica-economica/Costa-Rica-negociara-Alianza-Pacifico_0_1458254198.html

    Hay que despertar y oler la corrupción, todos estos títeres bailan para el mismo amo sin importar los intereses del pueblo que los elige cada cuatro años. Poderoso caballero es Don Dinero.

  2. Don Eduardo, que pena pero pareciera que solo a su persona y la mía le interesa analizar un poco acerca de los perniciosos daños que provocaría el Tratado de Alianza Pacífico, no sé si es que después de la derrota del TLC., por medio del «fraudulendum»; el costarricense acepta cualquier tratado, e independientemente de las consecuencias que en un cercano futuro les pueda acarrear.

    Saludos!

    • Tiene usted razón don Roy, este asunto del de los TLCs bilaterales y regionales son muy perjudiciales para nuestro
      país, y son fuente de todos los tráficos lícitos e ilícitos que se pueda uno imaginar. Hay que mantenerse atento y tomar
      posiciones para tratar de detenerlos. El actual ministro de Comercio Exterior es alumno y servidor de la anterior Ministra.

    • Pareciera que así es don Marco, los costarricenses menores de 40 años, excepto muchos por dicha, han perdido
      la perspectiva y no ejercen su derecho de ciudadanía. En estos tiempos son más las cosas que nos desunen y nos
      vuelven individualistas, que aquellas que nos unen como pueblo. Pero todo cuesta, aunque seamos dos comencemos
      y demos apoyo a las organizaciones del Agro que están en contra de estos instrumentos que nos golpean y nos deterioran
      el país. De mi parte seguiré haciendo el esfuerzo que sea necesario ya otros nos acompañarán don Marco. Saludos.

  3. Dios loiga, pero usted saca esa conclusión de la lectura de objetivos del Plan nacional de desarrollo y debo recordarle la añeja costumbre institucionalizada de adobar con bellas palabras una intención doble y perversa. Le pongo como un ejemplo: una ley denominada «justicia tributaria» que lo que hará es aprobar impuestos regresivos y en consecuencia lesivos para las clases de más escasos recursos económicos y así por el estilo.

  4. Bueno, al parecer los prejuicios y estereotipos vienen por todos lados y no sólo de los que eventualmente apoyarían una entrada a la Alianza del Pacífico. A los compañeros que se oponen, cosa que yo también hago, les recomiendo no hacer juicios a priori por cuanto están haciendo lo mismo que hacen esos a los que llamamos neoliberales. Si bien es reprochable el terrorismo, los prejuicios y los estereotipos de la derecha, todavía lo es más, por inesperado, cuando provienen de sectores de izquierda o de cualquier otro tipo de progresismo. Por favor señores; argumentemos nuestras afirmaciones tal y como lo hace el autor de esta magnífico escrito, don Eduardo Delgado Soto y no nos vayamos por afirmaciones facilistas y prefabricadas (lugares comunes) como la hechas por Juan Felix cuando nos dice que es una “añeja costumbre institucionalizada de adobar con bellas palabras una intención doble y perversa”, o la de Eduardo Delgado Soto cuando afirma que “el actual ministro de Comercio Exterior es alumno y servidor de la anterior Ministra”, o la de Roy al mencionar que “al día de hoy el Sr. Macaya es el embajador de Costa Rica ante Estados Unidos y se mantiene bien calladito”.Por lo demás; si eventualmente se estuviera haciendo un replanteamiento de las condiciones en que Costa Rica pudiera ingresar a la Alianza del Pacífico, no hay hasta el momento razón alguna para dudar de la sinceridad y compromiso del gobierno de Luis Guillermo Solís para con el Plan Nacional de Desarrollo por él mismo aprobado, y si no es así, pues que me lo demuestren con argumentos que sean, además de racionales, verdaderos; y no sólo con suposiciones sustentadas en prejuicios y estereotipos que es lo único que visto en los 5 primeros comentarios. Saludos para el compañero Marco Montero.

  5. Jorge Madrigal, me encantaría compartir su optimismo de que este gobierno no nos va a meter en la Alianza Pacífico, que no no suceda igual que ya nos está pasando con los puertos del Caribe y APM Terminals. Pero por lo que he leido son muchos los coqueteos de continuar en este sentido la labor de los anteriores gobiernos. No veo el cambio por aquí.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias