miércoles 19, enero 2022
spot_img

Mariela Castro felicita a Obama por la «valentía» de su decisión hacia Cuba

La Habana, 18 dic (EFE/Redacción Elpais.cr).- Mariela Castro, hija del presidente cubano, Raúl Castro, felicitó hoy al mandatario norteamericano Barack Obama por la «valentía» de su nueva política hacia Cuba, noticia que le pilló por sorpresa porque no estaba al corriente de los contactos secretos de los dos países para restablecer vínculos, aunque en el 2012 se había pronunciado por el intercambio de prisioneros, pedido el voto para el segundo mandato de Obama y por el levantamiento del embargo comercial.

«Felicito al presidente Obama por su valentía, realmente lo que más yo deseaba es que pasara a la historia como el presidente de los Estados Unidos que rompió el bloqueo y que además liberara a los cinco (agentes cubanos presos en EE.UU.)», dijo en una entrevista trasmitida este jueves por la cadena de televisión estadounidense CNN.

Mariela Castro Espín confesó que en algún momento pensó que estaba siendo «utópica» con sus deseos, pero en el fondo no perdió la esperanza, por lo que ahora se alegra de «haber tenido fe» ante esa posibilidad que ahora se ha hecho realidad.

Preguntada sobre la opinión de su tío Fidel Castro sobre este proceso de normalización de relaciones con EE.UU., se mostró segura de que éste «está muy feliz» y que «en cualquier momento escribirá alguna de sus reflexiones habituales».

Aunque dijo no conocer los detalles, Mariela Castro se mostró convencida de que Fidel «debe de haber participado en estas decisiones».

Mariela Castro, que es directora del Centro Nacional de Educación Sexual y diputada al Parlamento de la isla, aseguró que «no tenía la más mínima idea» de que tenían lugar desde hace un año y medio negociaciones secretas entre representantes de Cuba y EE.UU.

«Realmente ayer me sorprendí tanto como ustedes como todas las personas en Cuba y en el mundo», porque en Cuba «cuando se hacen esas cosas pasan en silencio y por eso se tienen resultados», sostuvo.

También aclaró que ella no participa en el trabajo de su padre, Raúl Castro: «yo estoy por mi lado y él por el suyo, cada cual en lo que le toca».

Para la hija de Raúl Castro «son sumamente importantes» tanto la excarcelación de los tres agentes cubanos que quedaban encarcelados en EE.UU., como el cambio de política del Gobierno de Washington hacia la isla que llevará a reanudar las relaciones diplomáticas y a eliminar el bloqueo norteamericano vigente desde 1962.

En su opinión, «una buena parte del pueblo norteamericano» sí es partidario de que se normalicen relaciones y finalice el bloqueo, «sobre todo por un sentido de justicia».

Para ella, el «primer paso» en favor de Cuba debería ser la eliminación del bloqueo, «el mayor impedimento» para el desarrollo en la isla.

Pese a los cambios que se avecinan, la diputada reiteró el valor de la Revolución cubana, «un proyecto, un experimento histórico» para lograr «justicia y equidad social».

Ante las críticas por la ausencia del pluripartidismo, defendió que esto no es sinónimo de democracia, y negó que en la isla se restrinja con la libertad de expresión.

«Decimos lo que queremos, nadie nos puede callar, es todo un cliché mediático que se ha inventado con relación a Cuba».

Sobre la posibilidad de que su padre realice una visita a Estados Unidos, afirmó que Raúl Castro «lo disfrutaría muchísimo», aunque consideró que «él tendrá un lenguaje mucho más diplomático» que ella para hablar de los temas de la entrevista.

Mariela Castro había pedido votar por Obama

Cabe recordar que el 4 de junio del 2014, Castro Espín, a través de  la cadena CNN Internacional, pidió liberar tanto a Gross como a «los cinco» cubanos acusados de espionaje en Estados Unidos, y de los que uno, René González, se encontraba ya en libertad condicional en Miami.

Creo que los seis deben ser liberados», dijo la hija de Raúl Castro. «Me refiero a los cinco cubanos y a Alan Gross. Creo que esta sería la solución más feliz para todos ellos», añadió.

Castro Espín aseguró que a Gross «se le ha facilitado todo lo que ha solicitado», como «ver a su esposa y tener visitas conyugales», y «se le ha tratado con respecto y dignidad, como siempre tratamos a los prisioneros en Cuba».

«No hemos recibido el mismo trato, por otra parte, para los cinco cubanos que tienen sentencias muy largas», protestó.

La sobrina de Fidel Castro, que visitó San Francisco y Nueva York  generó en la oportunidad  críticas tanto de políticos republicanos como de demócratas en EU, confió en que las relaciones con Cuba mejorarían en un segundo mandato del presidente estadounidense.

«Como ciudadana del mundo, a mi me gustaría (que ganase). Dentro de lo que hay, yo prefiero a Obama», indicó Castro Espín en ese momento.

«Yo creo que Obama es un hombre justo», aseguró, preguntada por la posibilidad de una mayor apertura hacia Cuba e incluso el cese del embargo económico. «Y Obama necesita más apoyo para poder tomar estas decisiones», dijo.

«Si Obama contara con el completo apoyo del pueblo estadounidense, podríamos normalizar las relaciones, podríamos tener mejores relaciones que las que tuvimos con el presidente (Jimmy) Carter», añadió.

Durante la presidencia de Carter (1977-1981) se crearon las oficinas de intereses estadounidense y cubana en los respectivos países, y el ex mandatario ha llegado incluso a expresar su oposición a la política de embargo.

Aunque la concesión de un visado a Castro Espín inundó de quejas las oficinas del Departamento de Estado, la activista cubana ha logrado llenar varios auditorios en Estados Unidos, donde no ha dudado en afirmar que mira «críticamente» la realidad de la isla y cree que el proceso electoral podría ser «más democrático todavía», concluyó en la entrevista a la televisora estadounidense en junio del 2012. (Archivo Elpais.cr).

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias