domingo 23, enero 2022
spot_img

Deyver Vega desequilibró y clavó el zurdazo que allanó el camino del bicampeonato

San José, 21 Dic (Elpaís.cr) – Jugar a perfil cambiado para encarar desde la derecha y enfilarse hacia el medio para desenfundar remates con su prodigiosa zurda, es un arma que fue perfeccionado Deyver Vega y en los últimos partidos le dio mucho resultado, ni que de decir en la final frente al Herediano.

El zurdo cada vez se fue convirtiendo en un futbolista más importante para el engranaje de su equipo, principalmente en los encuentros de las semifinales y la final, donde tuvo un rol protagónico.

La idea del técnico saprissista, Jeaustin Campos, fue aprovechar su gran manejo de la pelota, velocidad y técnica para el disparo, pero no jugando en una posición en la que seguramente se podía sentir más cómodo de acuerdo a su pierna fuerte, todo lo contrario, el timonel lo encasilló por el costado derecho.

El habilidoso Vega no defraudó a su conjunto, regaló buenos desbordes por esa orilla y sobre todo goles: dos que nunca olvidará no solo por la gran terminación sino por el significado, uno fue para eliminar al archirrival y el otro para asegurar el bicampeonato y título 31.

Luego de ser partícipe de los dos primeros goles en el partido de ida por la final, tras cobrar ambos córners para los goles de Heiner Mora y Ariel Rodríguez, el ’15’ se fue en blanco en un partido que finalizó 4-2, dejando muy cerca a los morados de alcanzar una nueva estrella.

Este sábado, quien es uno de los mejores jugadores del campeonato, tenía la oportunidad de al igual como lo hizo en Alajuela por la vuelta de las ‘semis’, abrir el marcador y casi que sepultar las esperanzas heredianas por lograr el ’24’, con una jugada muy similar.

Corría el 36′ y Vega recostado por derecha, recibió un trazo largo que controló con mucha calidad, y de ahí en adelante tenía claro lo que debía hacer: cortar hacia el medio para buscar su mejor perfil y cuando tuviera el espacio sacar un zurdazo que terminara en el fondo del arco de Daniel Cambronero.

Justamente, esto fue lo que hizo, cuando le ganó la espalda a Alexander Larín, dominó el balón y le amagó en un par de ocasiones a Francisco Calvo para dejarlo fuera de acción, y estando en la frontal del área disparó un zurdazo que el arquero pudo desviar pero por la potencia no evitó que inflara la red que cubría su portería.

Esa anotación, producto de un destello de calidad de Deyver Vega, prácticamente le aseguraba el título a los morados aunque faltaban poco más de 50 minutos para que finalizara el juego, pero lo cierto es que tres goles de ventaja parecían demasiado trabajo para una escuadra florense que, no daba señales verdaderas de poder hacer la histórica remontada.

En la segunda parte luego del empate rojiamarillo, el zurdo se dedicó a labores de sacrificio y cierre de espacios, siempre estando atento a una salida rápida para liquidar el pleito, sin embargo, esto no se daría y en el transcurso del complemento con su trabajo cumplido, le dejó el lugar a Jordan Smith, quien ingresó a fortalecer la defensa para evitar una sorpresa florense.

Estando ya en el banco y con el pitazo final cerca, simplemente se alistaba para salir en carrera a la cancha a abrazar a sus compañeros y a celebrar un bicampeonato, en el que él tuvo mucha influencia para que Saprissa pudiera lograrlo.

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias